Ser profesor es una labor gratificante sin lugar a dudas. Ya sea si se imparten las clases en un colegio privado, en una escuela, en la universidad o en cualquier otro nivel educativo: transmitir conocimientos y apoyar en la formación de mejores seres humanos es un trabajo digno de orgullo.

Las maravillas intangibles que se obtienen al ejercer esta profesión son innumerables, pero también hay beneficios que podemos apreciar con nuestros propios ojos.

Si estás pensando en convertirte en docente, probablemente tengas ya otro trabajo u otra profesión, por lo que las clases particulares se pueden convertir en tus aliadas para generar un ingreso extra o para experimentar una de las profesiones más bonitas del mundo.

Los cursos extracurriculares son una excelente opción para arrancar con la experiencia en la docencia. Puedes enseñar cualquier asignatura que manejes con excelencia. Ya sea que domines un idioma extranjero, un instrumento musical o alguna técnica artística.

"La educación no es llenar un cubo, sino encender un fuego" -William Butler Yeats

Igualmente, se encuentra la vertiente del apoyo escolar, el cual se enfoca en ayudar a los estudiantes a reforzar y expandir los conocimientos aprendidos en la escuela tradicional. Normalmente, en este aspecto se suelen impartir asignaturas propias de la educación básica, como matemáticas, español o ciencias naturales.

Además, también está la opción de apoyar a los alumnos para superar con éxito los exámenes de ingreso a la universidad, o bien, a la secundaria o preparatoria.

Las posibilidades para un docente particular son infinitas en cuanto a asignaturas y lugares para impartir clases se trata. Si eres un profesor de apoyo académico, puedes dar clases no solo en un colegio, también en un centro dedicado a cursos de reforzamiento escolar o de forma 100% independiente.

Esta última opción es conveniente para muchos profesores, pues ofrece grandes ventajas: flexibilidad de horarios, autonomía para la planificación del programa y contenido de la clase, y libertad para organizar a tus estudiantes según tu estilo de vida.

Sin embargo, ser profesor particular por tu cuenta también conlleva algunos desafíos, pero ninguno que no puedas superar.

Profesor particular
Dar clases de apoyo escolar tiene múltiples ventajas.

Uno de los primero obstáculos que surgen cuando se comienza a impartir asignaturas extracurriculares sin pertenecer a un centro educativo, es el conseguir alumnos. ¿Dónde encontrarlos?, ¿cómo hacer que deseen aprender contigo?, ¿de qué manera crear una red de estudiantes?

¡No te angusties! Cada una de estas preguntas se resuelven con perseverancia y compromiso. Y aquí te damos un gran consejo para que difundas tus clases particulares y rápidamente tengas a tus primeros alumnos: confía en el boca a boca.

Igualmente, puedes revisar plataformas web, aunque éstas suelen ser para dar clases online, también hay varias que son específicamente para la difusión de docentes.

Ricardo
Ricardo
Profesor de Apoyo escolar
5.00 5.00 (31) 250$/h
¡1a clase gratis!
Eireen
Eireen
Profesor de Apoyo escolar
4.73 4.73 (5) 250$/h
¡1a clase gratis!
Sera
Sera
Profesor de Apoyo escolar
5.00 5.00 (2) 250$/h
¡1a clase gratis!
Alejandro
Alejandro
Profesor de Apoyo escolar
4.77 4.77 (6) 200$/h
¡1a clase gratis!
Sofia
Sofia
Profesor de Apoyo escolar
4.97 4.97 (24) 250$/h
¡1a clase gratis!
Luis daniel
Luis daniel
Profesor de Apoyo escolar
5.00 5.00 (2) 170$/h
¡1a clase gratis!
Ivan
Ivan
Profesor de Apoyo escolar
120$/h
¡1a clase gratis!
Liliana
Liliana
Profesor de Apoyo escolar
5.00 5.00 (1) 100$/h
¡1a clase gratis!

De voz a voz: ¿por qué funciona?

El método de boca a boca puede sonar poco útil en una era donde la publicidad vía Internet impera. Pero, la verdad es que pocas cosas son tan efectivas para generar nuevos estudiantes como el voz a voz. ¡Sí, así como lo lees!

Si apenas vas a comenzar a ejercer como docente de clases particulares y lo harás de manera independiente, no dudes en contárselo a todos (absolutamente a TODOS) tus conocidos. Probablemente, en tu lista de contactos no exista la persona indicada, es decir, el estudiante que desea aprender eso que tú impartes. Aunque, si esta lista crece con los amigos y familiares de tu círculo social, rápidamente llegará a ti el alumno adecuado.

El boca a boca siempre ha funcionado y no ha decaído, solo ha cambiado, puesto que actualmente puedes usar las herramientas tecnológicas a tu favor. Probablemente, tus padres o primos pertenezcan a varios grupos en WhatsApp o en Facebook, pídeles que compartan en estos la información de tu docencia, ¡tu información llegará a muchísima gente!

Para esto, obviamente primero hay que informarlos. Cuéntales qué asignaturas vas a impartir, cómo lo harás y las cualidades que te destacan como docente. Ellos ya te conocen, así que también podrán agregar características positivas tuyas.

Promoción de voz a voz
Cuenta con tus amigos para la difusión de voz a voz.

Y si aún lo dudas, hablemos de estadísticas para mostrar el buen funcionamiento de este método de autopromoción.

Según un estudio sobre el poder de las recomendaciones (realizado por Nielsen a más de 25 mil consumidores en 50 países), el 90% de las personas confían plenamente en las evaluaciones y críticas de la gente que conoce.

Este porcentaje es muy superior a la confianza que genera la publicidad cibernética. Los ciudadanos reconocen una mayor honestidad cuando no hay un interés económico de por medio, por lo tanto, prefieren confiar en alguien conocido que en una página web que probablemente esté patrocinada.

"La educación ayuda a la persona a aprender a ser lo que es capaz de ser" -Hesíodo

Así, y como se puede ver a través de la cifra, casi todas las personas confiarán en la recomendación que sus amigos o familiares hagan de cierto producto. Tú puedes aprovecharte de esto y comenzar a difundir tu “producto”, que en realidad son tus clases.

Sin embargo, si dar clases particulares de forma independiente no termina de convencerte, ¿por qué no intentar transmitir tus conocimientos en un organismo privado de apoyo escolar?

Tus estudiantes, tu difusión

Cada vez que generas una experiencia positiva en tus estudiantes a través de clases de calidad, creativas y amenas, les estás dando los motivos suficientes para que ellos te recomienden con sus compañeros. ¿Qué mejor que un alumno recomendando a un docente?

Este tipo de boca a boca se basa 100% en la calidad de tus clases, así que la mayor parte dependerá de ti y de tu desempeño como profesor, así como de la relación que desarrolles con tus estudiantes.

Aprender enseñando
Ser docente también implica aprendizaje.

Una vez que comiences a recibir a tus primeros alumnos, comprométete al máximo para ser el mejor docente. Aunque con esto no nos referimos a que te compares con otros profesores, sino contigo mismo: que te superes día a día frente a tus alumnos.

Para esto, te dejamos algunos consejos para que tus clases sean las ideales para cualquier persona y así, tus alumnos no duden en recomendarte:

  • Educa desde el corazón. Sea una clase de idiomas o una de matemáticas, si tú estás motivado, vas a contagiar el entusiasmo a tus estudiantes, y por consecuencia, disfrutarán plenamente de tu desempeño docente. Por ende, no dudarán en contarle de tu pasión por la enseñanza a sus compañeros de su escuela tradicional o a sus amigos que estén en búsqueda de apoyo escolar.
  • Habla de ti. No se trata de compartir tus problemas con los asistentes a tus clases. Sino de basarte en algunas de tus experiencias y relacionarlas con el tema que se abordará en el aula. De esta forma, las asignaturas serán más reales y también más interesantes, tanto para los alumnos como para ti. Ten por seguro que la atención de los estudiantes estará todo el tiempo en el pizarrón.
  • Sé creativo. La creatividad es clave para cualquier profesor. A través de la imaginación podrás crear dinámicas entretenidas y atractivas para que tus alumnos no se aburran nunca cuando impartes conocimiento. Recuerda que aprender divirtiéndote es una de las mejores formas de instruirse. Con este tip, tus estudiantes no olvidarán con facilidad las enseñanzas que les has brindado.
  • Confía en tus alumnos. Si quieres que tus estudiantes desarrollen autonomía y tengan criterio propio, dos cualidades increíbles para cualquier persona en formación, puedes otorgarles pequeñas responsabilidades para que aporten en la clase. Por ejemplo, dejarles que traigan cierto material para la siguiente sesión. Son pequeños hechos que poco a poco muestran que confías en ellos. Cualquier persona agradece y valora la confianza.
  • Flexibilidad. El mundo contemporáneo es muy demandante, especialmente el educativo, por lo que la flexibilidad es actualmente una necesidad, no un capricho. Para lograr ser flexible, escucha a tus estudiantes. También puedes adecuar el plan de trabajo según sus necesidades y acorde a las demás actividades que realicen.
  • Celebra sus avances. Instaura objetivos de aprendizaje y de trabajo para que los alumnos puedan apreciar sus mejoras. Cada que lleguen a estos logros, dales palabras de aliento o algún aliciente relacionado con la clase, como un día de enseñanza al aire libre o alguna excursión.
Tips de enseñanza
Usa tu imaginación para alentar a tus alumnos.

Recuerda que mantener a tus alumnos motivados es clave para que disfruten de tu clase y así hablen bien de ti. De esta forma, llegarás a más alumnos y de un momento a otro, serás uno de los maestros más cotizados. ¡Echa a volar tu imaginación para que tu docencia sea única!

Perseverancia: clave para crear una red de estudiantes

Después de conseguir a tus primeros alumnos gracias al boca a boca de tus conocidos, y luego de que tus propios estudiantes te recomienden con sus compañeros, llegará el momento de formar toda una red de aprendices. Así, siempre tendrás a alguien interesado en tus clases y no tendrás motivos para parar de enseñar, a menos que así lo desees.

Para crear una red de alumnos con base en el boca a boca tienes que tener perseverancia. Es importante mantener la pasión por la docencia y demostrarla en el aula. No olvides que la constancia es la fórmula del éxito en cualquier campo que te desenvuelvas, especialmente cuando eres independiente.

"El arte de enseñar es el arte de asistir el descubrimiento" -Mark Van Doren

Ser profesor particular por tu cuenta tiene ventajas, pero como ya mencionamos, también múltiples desafíos. Por el lado de la difusión de tus clases, confía en el boca a boca, pero no dejes de aplicarlo una vez que los alumnos comiencen a llegar.

Es decir, probablemente seguirás conociendo gente, ya sea eventos sociales o profesionales, así que aprovecha a cualquier nuevo conocido para platicarle sobre tu profesión como docente particular.

Enseñar es bastante gratificante
Ser profesor es digno de orgullo.

Lleva con orgullo la bandera docente y presume tu labor en cualquier oportunidad que surja. Es común charlar sobre el trabajo, así que, ¿por qué no aprovechar los eventos sociales para difundir tu dedicación como profesor? Casi cualquier situación es oportuna para presumir que eres un maestro apasionado, que disfrutas de dar clases y que deseas transmitir conocimientos a más personas.

De esta forma, ten por seguro que cualquiera que te escuche no dudará en hablar bien de ti con su propio círculo social. Para todos está claro que si te muestras entusiasmado hablando de tu profesión, es porque te encanta, y cualquier persona que disfruta de su trabajo, tiende a ser buena en lo que hace. La pasión es fundamental para desempeñarse de la mejor manera.

Aplica estos consejos y tu red de estudiantes no dejará de expandirse. Aunque, si no estás seguro de que ser profesor particular independiente sea tu fuerte, podrías probar convertirte en un maestro voluntario en una asociación.

¿Buscas un profesor de Apoyo escolar?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5, 1 votes
Cargando…

Ruth

Estructuralista de vocación viajera. Amante de las palabras y adicta a la sintaxis.