La recurrencia a las clases de apoyo escolar ha aumentado en los últimos años, debido a múltiples cuestiones. Entre éstas se encuentra la competitividad académica cada vez mayor, consecuencia del mundo laboral cada vez más demandante.

Por esto, las clases particulares son elementales tanto para los estudiantes como para los profesionales que requieren desarrollar más habilidades y capacidades para cumplir sus sueños.

Así, las clases extracurriculares de idiomas, música, deportes y de otras asignaturas se vuelven clave en la vida de toda persona con grandes anhelos de superación personal y profesional.

"Enseño porque nací para marcar la diferencia" -Teresa Kwant

Gracias a este crecimiento en la demanda de apoyo escolar, ser docente particular es una excelente opción laboral, pues encontrarás un amplio abanico de posibilidades para impartir clases, como en línea, organismos de enseñanza privados, a domicilio o en asociaciones.

Esta última posibilidad es bastante gratificante (bueno, el solo hecho de ser profesor ya lo es) y sirve para que desarrolles tus capacidades de enseñanza sin presión ni estrés. Es una buena elección si apenas estás comenzando y deseas tener más experiencia. También si ya eres todo un maestro renombrado, las asociaciones son magníficas para contribuir al mejoramiento de tu comunidad.

Clases particulares
Ser docente en una asociación es muy gratificante.

El funcionamiento de las Casas de la Cultura

Todo lo anterior suena bien, ¿no?, pero quizá te preguntes, ¿qué son las asociaciones? Lo explicaremos basándonos en el Código Civil Federal de México, en el cual se expresa: "Cuando varios individuos convinieren en reunirse, de manera que no sea enteramente transitoria, para realizar un fin común que no esté prohibido por la ley y que no tenga carácter preponderantemente económico, constituyen una asociación".

Básicamente, una asociación es la alianza de varias personas con un proyecto específico. Y la temática varía bastante, aunque en la mayoría el punto en común es la filantropía. A través de estas organizaciones ciudadanas se puede hacer promoción del arte, la cultura, la ciencia, el deporte, la educación, los derechos humanos, la ecología, la protección a grupos sociales vulnerables y mucho más.

Gracias a esta variedad, las asociaciones son un espacio idílico para ser profesor, pues podrás ahondar en diversas temáticas, así como ampliar tus propios conocimientos.

"Un solo maestro puede transformar a un delincuente en un buen ciudadano" -Philip Wylie

Para saber si un centro es una asociación, estos son los requisitos mínimos que debe cumplir o tener:

  1. Un acta constitutiva registrada ante un notario público. En ésta se debe incluir una especie de manifiesto en el que se explique la razón de ser de la asociación y las actividades o lineamientos que seguirá.
  2. Es importante contar con una Autorización de uso de denominación o razón social. Esto es para que la asociación pueda tener su nombre y así poder identificarla y distinguirla sin tener ningún problema legal.
  3. Como extra, es mejor que la asociación cuente con una planificación y organización detallada desde su creación. Así, conforme avance, se pueden solicitar recursos o apoyos gubernamentales para que llegue a más personas.

Cabe destacar la esencia fundamental de una asociación: su propósito debe ser social y comunitario, por lo que las actividades que ofrezca deberán ser gratuitas para el público en general o bien, algunas tienen cierta cuota de recuperación (principalmente para comprar los materiales que se utilizarán).

Muchas de las asociaciones se convierten en Centros Culturales o Casas de la Cultura, y casi todas estas tienden a ser asociaciones. Así que hay una estrecha relación entre ambas, son casi lo mismo, la única diferencia es que las asociaciones pueden tener otras vertientes, aunque la mayoría se inclina por cuestiones culturales.

Igualmente, en México también existen Casas de la Cultura que pertenecen al gobierno, sin embargo, suelen funcionar como una asociación. Las diferencias son mínimas y puramente administrativas.

Asociación, ideal para la docencia
Las asociaciones también ofrecen talleres para niños.

Las ventajas de impartir cursos en una asociación

Si bien las asociaciones pueden ser de todo tipo y guiarse por múltiples vertientes, más de una se enfoca en la educación, principalmente en la regularización académica. Este factor ha ayudado a miles de estudiantes que no pueden costear el apoyo escolar que ofrecen los centros privados, puesto que estos suelen ser caros o simplemente el costo no es factible para muchos alumnos, aunque estén realmente interesados en mejorar su rendimiento en alguna asignatura.

Así, las asociaciones alzan la mano como una opción factible para miles de personas con ánimos de reforzar, continuar o ampliar sus estudios, pero que no cuentan con los recursos suficientes para pagar a un profesor particular o la inscripción y mensualidad de una academia.

Debido a la esencia propia de una asociación –no tener ánimo de lucro–, la mayoría (si no es que todos) de los docentes que laboran en un centro de este tipo son voluntarios. Es decir, no reciben sueldo base, puesto que las clases o talleres que se imparten son gratuitos para los asistentes.

De esta forma, la principal retribución que reciben estos profesores son intangibles, como la satisfacción y el orgullo de presenciar los avances de sus alumnos.

Para muchos esto no será suficiente, pues siempre hay cuentas por pagar. Sin embargo, ser maestro en una asociación trae consigo otros beneficios que no se cuentan por monto monetario. Para empezar, una ventaja de laborar en estos recintos es la facilidad de tratar con los estudiantes, puesto que tienden a asistir personas con verdaderas ganas de aprender, o mejor dicho, no van obligados por sus padres o por alguna otra situación.

Y, ¿qué mejor para un profesor que enseñar a alguien con sed de conocimiento? La transmisión de saberes es más fluida cuando el aprendiz está dispuesto a adquirirlos.

"El aprendizaje es un tesoro que seguirá a su dueño a cualquier lugar" -Proverbio chino

Otro punto a favor de las asociaciones es su apertura a nuevos temas y a diversas metodologías de enseñanza. Muchas de las clases que se ofrecen suelen ser más bien especies de talleres. ¿Cuál es la diferencia? Los talleres no funcionan con un maestro al frente dictando lo que hay que aprender, sino que suelen apoyarse en el aprendizaje colectivo en el que tanto el alumno como el profesor aportan, ya sea conocimientos, experiencias o simplemente opiniones y puntos de vista.

De esta manera, las horas en el aula son más amenas y el disfrute de ambas partes es mayor. Aunque no siempre pueden ser así, puesto que se dependerá del curso a impartir.

Respecto a las asignaturas a ofrecer, hay tanta variedad como flores en el mundo. Como docente, tendrás que adecuar tu material didáctico a los lineamientos de la asociación. En éstas se suelen ofertar materias de todo tipo y para todos los niveles escolares. Recuerda que el punto en común de los profesores que laboran en estos lugares es la pasión por la enseñanza.

Asociaciones: recintos ideales para un docente en formación

Una asociación es un buen lugar para los maestros que apenas se están adentrando en esta maravillosa profesión. ¿Por qué? No tendrás la presión de cumplir con un riguroso programa ni se adquirirá el estrés por las evaluaciones.

Centro de voluntariado
En las asociaciones se adquieren grandes experiencias docentes.

En cambio, probablemente tengas la libertad de crear tu propio plan de trabajo y aplicarlo de la manera que mejor te sientas. Será hora de dejar volar tu imaginación y aplicar la creatividad en cada parte del proceso de enseñanza. Así, poco a poco irás desarrollando las habilidades que todo buen docente requiere, como entablar una buena comunicación con los alumnos y la planificación creativa de las clases.

Es importante señalar que no por ser profesor en una asociación significa que todo es relajación y tranquilidad. Como docente de cualquier recinto, el compromiso con la educación y con los estudiantes es clave para llevar con éxito esta vocación.

No debes olvidar que, al final, estás tratando con seres humanos que buscan tu apoyo para mejorar, por lo que la responsabilidad que tienes como maestro es bastante grande. Los estudiantes confían en ti para lograr sus propias metas y tú puedes apoyarlos con tus conocimientos y experiencia.

Así que, si estás planeando arrancar tu carrera como docente en una asociación, también toma en cuenta la necesidad de difundir los talleres o clases que impartirás. Aunque el recinto cuente con sus propios métodos de comunicación con la población en general, también puedes aportar contándole a tus conocidos de este nuevo proyecto y después, solo confía en el boca a boca para que tus cursos se llenen de alumnos.

Trabajar en el INEA

Si con este artículo te estás convenciendo de desarrollar tu pasión docente en una asociación, a continuación te presentamos algunas de las más destacadas en México. Sin embargo, si no estás tan seguro de que este tipo de centros son el lugar indicado para ti, también puedes revisar las formas de trabajo en un organismo privado de clases particulares.

Al final, lo importante es que te desenvuelvas como profesor en un recinto donde te sientas cómodo y puedas impartir tus clases sin más preocupación que la transmisión de conocimiento.

Ser profesor en diversos sitios
No olvides revisar las diversas opciones y formatos para impartir clases.

En nuestro país existen miles de asociaciones y cada vez hay más, puesto que los ciudadanos están más interesados en unir fuerzas por un bien común. Así que, ya sea que vivas en el Norte o en el Occidente del país, encontrarás alguna en tu ciudad.

  • Enseña por México. Esta asociación se encuentra en ocho Estados de la República (Jalisco, Baja California Sur, Estado de México, Morelos, Puebla, Yucatán, Nuevo León y Coahuila). Y es una de las más destacadas del país. Esta organización se enfoca en brindar apoyo escolar, principalmente en educación básica y media superior, en zonas marginadas con la finalidad de combatir la inequidad educativa del país.
  • Mayama. Situado en Jalisco, esta organización civil se enfoca en la enseñanza, pero no solo en apoyar a los niños en matemáticas y español, sino que busca brindar una educación integral. Cuenta con varios programas en los que también se incluyen clases para padres y de construcción de ambientes seguros.
  • Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA). Si bien no es como tal una asociación, sino un organismo descentralizado de la Administración Pública Federal, tiene su eje principal en la educación. Y es importante mencionarlo puesto que muchas veces las personas mayores quedan relegadas en cuanto a enseñanza se trata. Esta organización  aplica sistemas para la evaluación, acreditación y certificación del aprendizaje de educación básica tanto para adultos como para jóvenes mayores de 15 años que no hayan cursado o concluido este nivel de estudio. Al ser un instituto nacional, la ventaja es que se puede encontrar en cada rincón del país.

Las asociaciones son una bonita manera de ejercer la docencia. Además, te pueden auxiliar en la creación de tu propia red de estudiantes para en un futuro impartir apoyo escolar de forma particular.

También existen muchas plataformas web para dar clases online, este tipo de clases pueden servirte como un ingreso extra o bien, les puedes dedicar más tiempo y convertirlo en un trabajo completo.

Hay muchas opciones para convertirte en profesor particular. Para elegir la ideal para ti, te recomendamos revisar cada posibilidad para reconocer cuál es la que mejor se adecúa a tu estilo de vida y forma de trabajo.

Lo más importante es compartir tu pasión por la enseñanza y poder desarrollarla de la mejor manera.

¿Buscas un profesor de Apoyo escolar?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 calificación(es)
Cargando…

Ruth

Estructuralista de vocación viajera. Amante de las palabras y adicta a la sintaxis.