Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cuál es el procedimiento para renunciar a una plaza en el servicio profesional docente?

Publicado por Ángeles, el 27/08/2018 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Como renunciar a la plaza en una escuela pública

Pensar en renunciar al Servicio Profesional Docente es una cosa. Tomar la decisión de hacerlo, es otra bien distinta, ya que supone dejar un trabajo en el servicio público que, por lo tanto, depende del estado.

Entonces, ¿Cómo hay que proceder para renunciar desde el punto de vista jurídico? Y, sobre todo, una vez que se ha solicitado la renuncia, ¿cuáles son las consecuencias para quien renuncia desde el punto de vista profesional?

Con este artículo Superprof se propone responder a algunas de las dudas más comunes sobre la renuncia a un puesto del Servicio Profesional Docente.

Renunciar al Servicio Profesional Docente: algunas razones para hacerlo

docente estres de la profesion Motivos para estar harto

¿Cómo renunciar a una plaza de profesor, cuando pueden llegar a ser tan codiciadas? Una pregunta que quizás tengas ahora en mente. Después de unos años (algunos meses, quizás) enseñando en una escuela primaria o secundaria, ya has tomado la decisión. Has notado que ya no es como antes, que se ha perdido la chispa.

Pero antes de centrarnos en lo que respecta a la duración de la solicitud, las indemnizaciones o el fin del contrato, debemos hablar de los motivos que te pueden hacer renunciar a una plaza.

La sensación de haberse confundido de profesión

Cuando empezamos nuestros estudios superiores si es que tenemos el objetivo de convertirnos en profesores, vemos la profesión como una verdadera vocación; una pasión trascendental, algo necesario para consagrar toda una vida a trasmitir conocimientos a los jóvenes. La chispa.

Sí, pero tras varios años trabajando, tras numerosas decepciones, después de ver que no recibes el reconocimiento que te mereces, que has caído en la rutina y que tu salario está estancado, has visto que la pasión ha desaparecido.

Para algunos profesores llega el momento difícil de decir: “quiero renunciar”. Para los que estén en esa situación, les decimos que quizás se hayan confundido de profesión y que no es nunca demasiado tarde para cambiarla y buscar un contrato en algún otro lugar. Después de todo, no estás atados de pies y manos a la Secretaría de Educación Pública.

Pocas perspectivas de evolución

El objetivo de una carrera profesional (especialmente para los que tienen un contrato indefinido) es evolucionar: aumentar las competencias, las responsabilidades y el salario. Especialmente, con respecto a este último elemento, aquellos que cuenten con una plaza de profesores, sabrán que el salario apenas cambia en el sistema público.

Hay solo dos criterios que pueden aumentar la remuneración de un profesor: su estatus y su antigüedad. Así que los aumentos salariales no llegan todos los años. Si a eso le añadimos el hecho de que existe una red que no permitirá a los profesores realizar grandes proyectos… En definitiva, que cualquiera puede acabar con ganas de renunciar.

Pocas posibilidades de desplazamiento

Iniciar una carrera en el Servicio Profesional Docente supone estar dispuesto a que nos envíen a cualquier sitio. En el último reparto de plazas, a los jóvenes que resultaron idóneos para el ejercicio de la docencia, los funcionarios del Servicio Profesional Docente del estado de Durango, llaman al joven que logró el primer lugar en puntaje y le señalan que su plaza asignada va para un lugar al otro extremo del estado; le informan que si no está de acuerdo, puede pasar al escritorio del notario público a firmar su renuncia. ¿Cuántos jóvenes que aprobaron el examen han renunciado a su plaza por esta razón?

Además, lo cierto es que luego es muy difícil abandonar este primer puesto. De hecho, el sistema de trasferencias no es sencillo ni predecible y para lograr un cambio es necesario  experiencia trabajando.

En definitiva, las perspectivas de desplazamiento acaban siendo escasas. Y cuando tenemos vida de familia, o ganas de asentarnos en una región en especial, a veces tenemos que dejar de lado nuestros planes… Así, no es difícil entender que algunos profesores decidan poner su vida personal por delante de su vida profesional.

Si deseas impartir clases particulares, no dudes en consultar nuestra plataforma para buscar alumnos para clases particulares.

El principio de la renuncia

Quizás tus ganas de renunciar a tu puesto de trabajo en el Servicio Profesional Docente provengan de alguno de los motivos citados anteriormente. Sea como sea, una vez que has tomado esa decisión, las dudas que te surgen son: ¿qué supone exactamente una renuncia? Y ¿qué tengo que hacer para renunciar?

La dimisión o renuncia supone:

  • La ruptura de un contrato de trabajo de duración indefinida.
  • El carácter unilateral de la ruptura del contrato de trabajo por iniciativa exclusiva del empleado.
  • La voluntad inequívoca de romper el contrato de trabajo.
  • La voluntad de romper el contrato de trabajo por motivos personales del empleado.

renunciar al servicio público Abnadonar el Servicio Profesional Docente

Y ¿cómo se puede realizar en la práctica esta renuncia? A esta pregunta responderemos en el apartado siguiente.

El procedimiento

El procedimiento vigente exige al interesado a presentar una aviso formal evitando en lo posible que esto suceda durante el transcurso del año escolar, por lo que normalmente la renuncia solo es efectiva al terminar el año en curso. Entonces, pierde de manera irrevocable su puesto y sólo podrá recuperarlo si vuelve a superar las pruebas de acceso requeridas (fase de concurso, oposición y asignación de plazas, en el caso de los maestros y profesores).

Por otro lado, las personas que decidan aceptar el desempeño de un empleo, cargo o comisión que impidan el ejercicio de su función docente, de dirección o supervisión, deberán separarse del Servicio, sin goce de sueldo, mientras dure el empleo, cargo o comisión.

Cuando se renuncia voluntariamente, se tiene derecho al pago de las partes proporcionales de:

  • Aguinaldo.
  • Vacaciones y prima vacacional.
  • Al pago de la prima de antigüedad.
  • Prestaciones que estuvieran vigentes en el Contrato de Trabajo o en las Condiciones de Trabajo que regulen tu relación con el patrón.

¿Qué efectos tiene la renuncia?

Ahora que ya sabes que quieres renunciar y sabes cómo hacerlo, ha llegado el momento de pensar qué implica esa renuncia.

retivo voluntario y liquidacion Debes saber lo que implica renunciar, antes de hacerlo

Una vez que la renuncia se haga efectiva, el solicitante dejará de ser considerado un servidor público, es decir que perderá sus prestaciones entre ellas las siguientes:

  • Asistencia médica, quirúrgica, farmacéutica, hospitalaria y de maternidad.
  • Seguro de Riesgos de Trabajo.
  • Seguro de Invalidez y Vida.
  • Seguro de Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez.
  • Seguro de Enfermedades y Maternidad.
  • Seguro de Guarderías y Prestaciones Sociales.

No obstante, y aunque se pierde la antigüedad laboral y con ella ciertos bonos y apoyos, renunciar a una plaza de profesor no inhabilita para ingresar de nuevo al Servicio Profesional Docente a través del procedimiento de selección establecido. Con lo que la renuncia no impide que en el futuro puedas volver a ejercer como profesor en el sistema público.

maestros retirados ¿Y qué pasa con la liquidación y la jubilación por pensión?

Por otro lado, en lo que respecta a la jubilación, esto está previsto en la ley.

Se ha establecido un pago de la prestación por terminación de los efectos del nombramiento por mutuo consentimiento o renuncia, que se otorga independientemente de cualquier otra prestación. Este pago es de 16 días de salario convencional para aquellos profesores que han prestado de 3 años hasta menos de 10, de 18 días de salario convencional para quienes han prestado de 10 a menos de 15 años y 20 días de salario convencional para quienes han prestado más de 15 años de servicio.

En el caso de la gratificación por jubilación, se otorgarán 20 días de salario convencional por cada año de servicio a quién haya laborado de cinco hasta 15 años y 25 días para quién haya laborado de 15 años en adelante.

Renunciar al Servicio Profesional Docente: ¿Qué pasa después?

Esta es una de las partes que más te deberían interesar.

Y para que te sea más claro vamos a exponértelo en formato de pregunta respuesta.

¿Un profesor que haya renunciado puede volver después a reintegrarse al servicio público?

La respuesta corta es: sí, puedes reintegrarte en el futuro. Pero si quisieses más adelante volver a trabajar en este sector, tendrías que volver a presentarse al concurso de oposición, ser determinado como idóneo y concursar por la asignación de plaza.

Dicho de otra forma, ya no podrás contar con tus puntos por antigüedad y tendrás que volver a empezar desde el principio. Por lo que ya sabes lo que te espera y lo mejor es reflexionar bien esta decisión. También resulta difícil y tedioso volver a prepararse a un concurso de oposición cuando llevas tanto tiempo fuera de combate…

Tras mi renuncia, ¿tengo derecho a una liquidación?

El profesor renunciante no tendrá derecho a liquidaciones ni otras prestación, excepto a la parte proporcional de aguinaldos y otros pagos que no se hayan realizado durante este año.

Por lo cual, nosotros te recomendamos que preveas una cierta cantidad de dinero suficiente para hacer frente a tus necesidades, mientras reflexionas y buscas un nuevo empleo.

¡También tienes derecho a dar clases particulares!

Las clases particulares te permitirán proseguir tu actividad profesional en la enseñanza. Se trata de una forma de conseguir ingresos y de cambiar la vida de las personas utilizando tus conocimientos y competencias adquiridas.

Sea donde sea que vivas siempre hay gente deseosa de recibir clases particulares.

¿Tengo derecho a la pensión por jubilación?

Una salida precipitada del Servicio Profesional Docente también es pensando en su jubilación…

Sí y no.

Respecto a este aspecto, es importante saber que con tres años de servicio ya tienes derecho a un cierto porcentaje en la pensión por jubilación que aumenta conforme aumentan tus años de servicio.

Sin embargo, en el marco de la nueva legislación en materia docente recientemente se publicó un decreto transitorio mediante el cual se han destinado fondos para un programa de retiro voluntario mediante jubilación anticipada, respetando sus salarios y compensaciones adquiridas.

Tomar un año sabático para reflexionar

Antes de presentar tu renuncia, puede ser bueno reflexionar ya que una vez que renuncias ya no habrá vuelta atrás y tendrás que empezar desde el principio si te das cuenta de que ha sido un error.

¿Pero cómo saberlo? Existe la posibilidad de tomar licencias sin goce de sueldo, lo que quiere decir que puedes contar con un periodo de tiempo por el cual se interrumpe el trabajo para la administración pública.

¿Cómo nos podemos beneficiar de este servicio?

Un año sabático no debe tomarse como un motivo para no hacer nada.

Una “licencia” se define como aquel permiso otorgado al personal para ausentarse legalmente de sus labores por un tiempo determinado, a solicitud de los trabajadores o por dictamen médico del ISSSTE; pudiendo ser con goce de sueldo, medio sueldo o sin goce de sueldo.

Un profesor con licencia dejará de prestar sus servicios y, en consecuencia, perderá el derecho a que ese tiempo se compute y acumule en términos de antigüedad o derechos en el régimen de la seguridad social.

Durante un periodo de tiempo el trabajador puede tener reservado su cargo.

Las licencias con goce de sueldo son:

  • Por gravidez: Se otorga a las trabajadoras embarazadas que presenten la constancia médica del ISSSTE, dura 3 meses.
  • Prepensionaria: (retiro, cesantía en edad avanzada y vejez): Se concede a los trabajadores con categoría o puesto de base y dura por el tiempo que tenga el cargo de elección popular.
  • Invalidez: Se otorga al personal docente y de apoyo y asistencia a la educación que presente un dictamen médico y su duración es indefinida.
  • Beca: Se concede al personal docente y de apoyo y asistencia a la educación con tipo de nombramiento definitivo o provisional en plaza sin titular con promedio mínimo de 8 en Licenciatura. Esta licencia contempla un año para especialización, 2 años para maestría y 3 para doctorado y todas las modalidades cuentan con posibilidad de prórroga de 6 meses para titulación.
  • Licencia para titulación: Se otorga al personal de base y confianza del catálogo institucional y su duración es de 30 días.
  • Permiso para titulación: Se concede al personal de base de los subsistemas homologados de educación media superior y superior y tiene dos posibles duraciones, siendo estas de 6 meses para licenciatura y maestría o 4 meses para doctorado en el caso del personal docente o de 4 meses para licenciatura para el personal de apoyo.

Las licencias solicitadas por los trabajadores se disfrutarán a partir de la fecha en que sean autorizadas por el titular de la Unidad Administrativa o el Coordinador Administrativo.

Por otro lado, existen también varios supuestos de licencias sin goce de sueldo que presentan variaciones dependiendo de la antigüedad del trabajador y el motivo por el cual se solicita la licencia.

¿Qué hacer durante este tiempo de licencia?

Algunos toman licencias con o sin goce de sueldo por por permisos de paternidad, para la creación de una empresa o para una reorientación profesional, ¿por qué no vas a reflexionar sobre tu futuro?

Un tiempo de licencia es una buena solución para dejar la educación pública sin perder tu puesto, algo tan difícil de conseguir en una oposición. Es un tiempo que puedes emplear para decidir si realmente quieres renunciar o no, pero también y, sobre todo, para probar otras cosas.

¿Por qué no das clases particulares en este tiempo?

¿Eres un apasionado de la guitarra? Aprovecha y da clases particulares a domicilio.

Dar clases a domicilio te ayudará a seguir en el campo de la educación y la pedagogía, teniendo toda la libertad del mundo para elegir tus horarios y alumnos.

También serás libre de elegir la ciudad en la que te quieras instalar. Es una opción muy sencilla para seguir en este ámbito y formándote profesionalmente.

También puedes ser freelance, algo que no es incompartible con un año de licencia pero que sí tendrás que dejar si decides retomar tu puesto de profesor.

Puede ser que que esta actividad realmente te muestre que es a lo que te quieres dedicar y quieras seguir por este camino.

Sea cual sea lo que decidas, si renunciar o no, ahora tienes las riendas en la mano y eres tú el que eliges que dirección tomar.

Compartir

A los lectores les gusta este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

Aucune information ? Sérieusement ?Ok, nous tacherons de faire mieux pour le prochainLa moyenne, ouf ! Pas mieux ?Merci. Posez vos questions dans les commentaires.Un plaisir de vous aider ! :) (Aucun vote pour le moment)
Loading...

Leave a Reply

avatar