«En un día despejado, podíamos ver las montañas Tsukuba y también el Fuji. ¡Qué vista tan extraña y maravillosa!» - Yasunari Kawabata

El Monte Fuji es la 35ª montaña más alta del mundo, aunque técnicamente es un volcán. Símbolo del país del sol naciente, es imposible resistirse a acercarse a él durante un viaje a Japón.

Puedes observarlo desde tu asiento en el Shinkansen entre Tokio y Kioto, pero la región de los 5 lagos donde se encuentra tiene mucho que ofrecer, así que sería una pena no pasar unos días explorándola. Entonces, ¿qué actividades se pueden hacer en el Monte Fuji?

Descubre con Superprof la guía completa para visitar el Monte Fuji.

Subir a la cima del Monte Fuji

Consejos para subir al monte Fuji
El Fujisan visto desde el cielo. Ha habido 16 erupciones desde la formación del volcán, la última de ellas en 1707.

Si tienes alma de aventurero, ¡lánzate a subir al Monte Fuji! Aunque los senderos son accesibles para todos los excursionistas, jóvenes y mayores, ten en cuenta que es una caminata físicamente exigente por varias razones:

  • Se avanza de noche, con el objetivo de disfrutar del amanecer en la cima del cráter.
  • Subes sobre rocas volcánicas inestables, que pueden obstruirte el paso regularmente.
  • El descenso es tan difícil como la subida porque hay que tener cuidado de no resbalar.
  • La caminata es larga: entre 5 y 10 horas dependiendo de tu forma física y la visita de los lugares.
  • Es una montaña alta: la cumbre se eleva a 3776 metros, lo que implica riesgos del mal de altura en algunas personas.
  • Hace frío y, dependiendo de las condiciones climáticas, el ascenso puede ser aún más difícil (en caso de lluvia, por ejemplo).

¡Estás advertido!

Si quieres intentar hacer la expedición, asegúrate de prepararte bien y cubrirte con ropa impermeable. Llévate de 2 a 3 litros de agua por persona y alimentos energéticos. ¡No olvides tu linterna frontal!

Hay cuatro rutas de senderismo que conducen a la cima del monte Fuji: Yoshidaguchi, Subashiri, Gotemba y Fujinomiya y 10 estaciones. El autobús te dejará en la quinta estación, a 2000 metros de altitud. El Monte Fuji se puede visitar durante su período de apertura entre el 1 de julio y el 10 de septiembre, y es mejor evitar los fines de semana y los períodos de vacaciones en Japón.

Durante el camino, puedes descansar en uno de los muchos refugios si te sientes cansado.

Una vez en la cima, podrás disfrutar de las impresionantes vistas sobre las nubes y ver salir el sol al son del himno nacional japonés. Aprovecha la oportunidad de rodear el cráter y observar la sombra proyectada por el monte Fuji en el mar de nubes.

¿Quieres conocer también la historia del Monte Fuji?

Disfrutar de las vistas del Monte Fuji desde los 5 lagos

El Monte Fuji se encuentra en la región de los 5 lagos (Fuji Goko). Cada uno de los lagos ofrece una vista panorámica del punto más alto de Japón. Todos están ubicados al pie de la montaña, ofreciendo una imagen digna de una pintura japonesa.

Formados por la nieve derretida del Monte Fuji y los torrentes locales, los lagos se sitúan al norte del Monte Fuji, en una zona rural de Japón. Aquí, no hay grandes ciudades, pero puedes estar seguro de que hay muchas instalaciones turísticas.

No tendrás problema a la hora de encontrar un sitio donde dormir y donde comer cerca de los lagos. Es la región ideal para caminar, ir en bicicleta y descansar en un onsen (aguas termales). Cada lago ofrece un reflejo único del volcán.

No dudes en ir a Yamanakako, Kawaguchiko, Saiko, Shojiko y Motosuko. También puedes visitar el museo del kimono, el museo de arte Itchiku Kubota o las espectaculares cuevas de esta región.

¡Los aficionados a la fotografía lo disfrutarán!

¿Te interesa saber también cuál es el presupuesto necesario para visitar el monte Fuji?

Coger el funicular desde el Monte Kachikachi

Cómo coger el funicular de kachikachi
¡Date un paseo por el lago Kawaguchiko para disfrutar de las magníficas vistas del volcán!

Desde el lago Kawaguchiko, no puedes perderte el funicular del monte Kachikachi que te transporta a la plataforma de observación a más de 1000 metros de altitud. El lago ya está ubicado a 856 metros de altitud y alcanzarás los 1075 metros al nivel del Fujimidai, que cuenta con muchas plataformas panorámicas.

Desde allí, tendrás unas vistas excepcionales del monte Fuji y del lago. Incluso puedes ver el parque de atracciones Fuji-Q Highland (y darte un paseo si quieres mientras estés por allí) y si el cielo está despejado, verás en el horizonte los Alpes Minami (las montañas Akaishi y Arakawa). Cuando llegues a la cima, podrás continuar tu caminata hacia el pequeño santuario del Monte Tenjo.

Para descender, hay que coger un camino entre arces, cipreses y pinos. El descenso dura 40 minutos.

¿Sabías que…? Kachi-kachi se refiere al sonido de las ramitas que se rompen al pisarlas.

Si planeas pasar la noche en Kawaguchiko, puedes hacer una caminata de 3 o 4 horas al día siguiente hacia el Monte Mitsutoge. Alcanzarás los 1785 metros de altura y disfrutarás de vistas absolutamente mágicas del Fujisan.

Descubre también cómo organizar una visita al Monte Fuji.

Visitar la cascada Shiraito no Taki

Al suroeste del monte Fuji se encuentra el Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu. Y dentro de este parque nacional, puedes visitar dos cascadas, monumentos naturales reconocidos por las autoridades japonesas: Shiraito y Otodome.

Tienen una buena posición en el ranking de las 100 cascadas más bellas del país y están a solo unos minutos a pie una de la otra. Es la ocasión perfecta para dar un agradable paseo y disfrutar de la naturaleza del entorno. Se alimentan de la nieve derretida del monte Fuji y la lluvia y están estrechamente ligadas entre sí.

Visitar las cascadas más bonitas de Japón
¡Aprovecha la oportunidad de hacer un recorrido por la ciudad de Hakone!

¡Shiraito no Taki (la cascada de hilos blancos) vierte 1,5 toneladas de agua por segundo y tiene 20 metros de alto y 150 metros de ancho! En verano, las familias van a descansar lo más cerca posible de la cascada para disfrutar de su frescura. Puedes observar el Monte Fuji desde el camino de acceso a la cascada, cerca de unas escaleras.

Otodome no Taki (la cascada que detiene el sonido) es más tradicional y se puede ver desde lejos. Tiene 25 metros de alto y 5 metros de ancho.

Desde 2013, el Monte Fuji ha sido catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y sus alrededores se han convertido en lugares de peregrinación.

Pasear por el bosque de Aokigahara

Al pie del Monte Fuji se encuentra el bosque de Aokigahara. Es un bosque muy denso de 35 km2 también conocido como Jukai (mar de árboles).

Es un bosque relativamente joven de 1200 años que creció en una corriente de lava resultante de la erupción de 864 que duró 10 días. El suelo del bosque está cubierto principalmente de musgo y el terreno es bastante irregular debido a las burbujas de gas. Sin embargo, puedes caminar fácilmente: no hay zarzas y hay senderos marcados en la orilla del lago Sai.

La otra razón por la que este bosque es famoso es la cantidad de suicidios que tienen lugar allí. Se dice que es el segundo lugar de suicidios más frecuente del mundo detrás del Golden Gate de San Francisco. La leyenda dice que hay muchos espíritus que vagan por este bosque.

Quizás recuerdes la historia de Logan Paul, un videógrafo estadounidense que descubrió a un japonés que se había suicidado colgado de un árbol y lo filmó para un vlog en 2017. El tema dio lugar a un gran escándalo entre los japoneses y muchos de sus patrocinadores lo boicotearon, al igual que YouTube, que eliminó el vídeo.

Hay guardias forestales que inspeccionan regularmente el bosque para evitar los suicidios, pero ya imaginarás lo difícil que es estar pendiente en todas partes y a todas horas.

¿Sabías que…? Japón es uno de los países con mayor índice de suicidios y es la primera causa de mortalidad entre los hombres de 20 a 44 años. De media, más de 60 personas se suicidan cada año en esta isla del Pacífico.

Unirte a los peregrinos del Monte Fuji en Oshino Hakkai

Visitar el pueblo de oshino hakkai
¡Retrocede en el tiempo en Japón!

El pueblo de Oshino Hakkai es muy popular entre los japoneses, donde destaca la artesanía local. El pueblo está construido con una arquitectura particular: sus casas están hechas con techos de paja y hay un molino de agua.

El tiempo parece haberse detenido en el período Edo en este pueblo, por lo que para descubrir la forma de vida japonesa de hace dos siglos, es el lugar ideal. Puedes visitar el museo del pueblo que rememora su historia.

Pero si los peregrinos acuden aquí, también es por los 8 estanques del pueblo. Hace 800 años, había un lago llamado Oshino Hakkai y el pueblo se formó tras las sucesivas erupciones del Monte Fuji, dando lugar a nada menos que 8 masas de agua.

Estos ocho estanques, que toman su nombre de su característica principal, son la atracción principal del pueblo. Se llaman Deguchi (salida), Okama, Sokonashi, Choushi, Waku, Nigori, Kagami (espejo) y Shoubu.

Alimentados por la nieve derretida del Monte Fuji, el agua de los estanques es muy pura gracias a la capacidad de filtración de la lava. Los peregrinos todavía van a bañarse allí para purificarse.

Entonces, ¿qué planeas hacer durante tu visita al Monte Fuji?

¿Buscas un profesor de Japonés?

¿Te gustó este artículo?

0.00/5, 0 votes
Cargando…

Valeria Superprof

Superprofe, comunicóloga y apasionada del estilo de vida.