«Para triunfar, hay que trabajar duro, no rendirse nunca y, sobre todo, acariciar una magnífica obsesión». - Walt Disney

Aunque el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy suele dar la bienvenida a más de 100.000 personas cada año, la animación nunca ha sido tan popular. Desde las primeras películas de Disney, el mundo de la animación ha recorrido un largo camino. Se han creado numerosos estudios y los pedidos de dibujos animados aumentan año tras año. Para la televisión, para el cine, para la publicidad, la animación está en todas partes.

¿Cómo empezar tu andadura como dibujante y animador? Primero, averigüa qué materiales necesitas para hacer una animación. ¡Saca tus pinceles y prepara tus bocetos más bonitos! ¡Es hora de aprender a dibujar!

El dibujo, una práctica que requiere poco material

El dibujo es una práctica artística que se lleva utilizando desde hace mucho. Desde pequeños, los niños comienzan a dibujar antes de aprender a leer o escribir. Así que cada uno de nosotros tiene años de práctica a nuestras espaldas. Porque efectivamente, dibujar es una actividad sencilla que requiere pocos recursos.

Dibujo: material indispensable.
El dibujo es una actividad sencilla y asequible.

Una hoja de papel y un lápiz pueden ser suficientes para elaborar una obra maestra.

Al igual que el dibujo, el dibujo animado es lógicamente una práctica que requiere pocos medios, al menos según el método tradicional y solo si te detienes en unos segundos de dibujo animado. De hecho, se necesitan 24 dibujos por segundo para hacer una animación. También tendrás que hacerte con un buen suministro de papel para garantizar la producción.

Pero la tarea de dibujar en sí, resulta bastante sencilla con poco material. El flipbook, o folioscopio, es una alternativa a la película de animación, también se usa mucho en las actividades infantiles debido a que requiere pocos accesorios. Basta entonces hacer unos pocos dibujos y luego juntarlos todos para hacer una especie de folleto. A medida que pases rápidamente las hojas, verás que tus personajes cobran vida.

Pero esto es para aquellos que quieren divertirse solo unas horas.

Si quieres empezar con una producción digna de un estudio, necesitarás poco más que un lápiz y una hoja.

El material necesario para una animación tradicional

La primera técnica que apareció para realizar largometrajes de animación fue la llamada técnica del celuloide. Se trataba entonces de reproducir los dibujos mediante láminas transparentes. Esta técnica, hoy ya en desuso, es sin embargo apreciada por los entusiastas del dibujo tradicional. Si quieres probar esta práctica, este es el material que necesitarás:

Lápices de madera de colores

Antes de repasar un dibujo, es fundamental trazar el contorno del borrador. Muchos artistas en los dibujos animados, al igual que en los cómics, utilizan lápices de colores. De hecho, al utilizar lápices grises, a veces resulta complicado distinguir entre las líneas del borrador y las del dibujo final. Especialmente porque los diseñadores usan algunos programas informáticos para borrar las líneas del borrador. Al elegir un color como rojo o azul, harás que el software distinga claramente qué líneas hay que eliminar y cuáles no.

Este tipo de lápices están disponibles en varios colores y se denominan lápices Col-Erase. A diferencia de los lápices de colores, se pueden borrar más fácilmente. Hay varias marcas que ofrecen este tipo de lápices como Prismacolor, por ejemplo. Depende de cada artista elegir el color y la marca que prefiera.

Por supuesto, también necesitarás invertir en otros materiales creativos si no quieres hacer una animación solo con un lápiz de grafito. A continuación, puedes elegir entre pasteles, acuarelas, rotuladores, lápices de colores, ¡todo es posible!

Láminas transparentes

Material indispensable para empezar a animar.
Hojas de papel: la base del dibujo animado.

Como ya hemos dicho, para hacer una animación con el método tradicional, ¡es necesario preparar un buen suministro de papel! Puesto que lo necesitarás para tus dibujos. Cuanto más larga sea la película de animación, más necesitarás.

Puedes utilizar hojas finas en blanco. Pero para garantizar una transparencia óptima, será necesario invertir en una mesa de luz.

Si quieres descubrir el método real, tendrás que utilizar láminas de celuloide. Estas hojas están hechas de acetato de celulosa y se parecen mucho al papel de calco.

Sin embargo, ten cuidado, el celuloide es relativamente caro.

Una cámara o un escáner

Una vez que hayas terminado todos tus dibujos (¡bien hecho!), te tocará editarlos en un ordenador. Pero antes de eso, es necesario sacar una foto de todos estos dibujos, o escanearlos. Sin embargo, la segunda opción sigue siendo la más práctica. Escanea los dibujos uno por uno y no olvides ordenarlos en el ordenador. ¡Puede convertirse rápidamente en un caos con más de cien dibujos muy similares!

Si no tienes un escáner pero sí una buena cámara, asegúrate de apoyar la cámara con un trípode, luego ve colocando los dibujos que vayas a fotografiar siempre en el mismo lugar para evitar errores.

Un software de edición

Aunque la técnica que quieras utilizar sea la tradicional, es fundamental acudir a una pantalla en algún momento para editar la animación.

Para ello, el software más adecuado sigue siendo el software de la suite Adobe «Premiere Pro». Utilizado para la edición de vídeos, este software también es muy efectivo para editar dibujos animados.

Para adquirirlo, deberás pagar una suscripción de Adobe de aproximadamente 24 € al mes. También existen otros softwares de edición disponibles de forma gratuita, pero es muy difícil obtener la calidad de Adobe.

Una cámara de plataforma elevada móvil

Lo utilizan los profesionales de la animación para facilitar la captura de los múltiples dibujos necesarios para la animación. Se trata de un pie al final del cual se encuentra la cámara y que permite sacar los dibujos desde arriba. La cámara fotografía los dibujos, uno por uno, sin tener que moverte. Si tus dibujos están bien hechos y bien enmarcados, entonces la animación será perfecta.

Pero ojo, esta técnica requiere muchos recursos. De hecho, esta cámara cuesta más de 1.000 €. Por lo tanto, no es accesible para todos los presupuestos.

Herramientas de stop motion

El stop motion es otra técnica tradicional que consiste en utilizar personajes modelados o similares para crear las escenas. En otras palabras, es algo así como el antepasado del cine 3D antes de la aparición de las nuevas tecnologías.

Estos dibujos animados de stop motion se pueden realizar usando plastilina (la mayoría de las veces) pero también con personajes y sets de lego o cualquier otro invento.

El material necesario para una animación moderna

Las técnicas de dibujos animados han evolucionado mucho en las últimas décadas. Estamos lejos de la película Blancanieves y los siete enanitos. Casi todas las películas animadas de hoy son en 3D y, aunque siempre exigen más dinero, las nuevas herramientas facilitan enormemente la realización de películas.

Un buen ordenador

Ordenador para animar.
Preste atención a la potencia de su computadora.

Para hacer una animación moderna, obviamente en 2D o 3D pero con ayuda de las nuevas tecnologías, obviamente hay que empezar por invertir en un buen ordenador. Al igual que los diseñadores gráficos, los animadores deben elegir un ordenador con una tarjeta gráfica de muy buena calidad. También presta atención a la memoria RAM del ordenador. Se recomienda un ordenador con al menos 8 GB de RAM, aunque se apreciará aún más si tiene 16 GB de RAM.

Un software de animación

Un buen ordenador te permitirá utilizar un buen software. Este software te permitirá darle vida a tus personajes dibujados en el ordenador y editar la película.

Aquí te dejamos una lista de softwares disponibles para animación 2D y 3D:

  • AutoDesk Maya
  • AutoDesk Softimage
  • Houdini
  • Aurora 3D Animation Maker
  • Adobe After Effects
  • Blender
  • Animation Paper
  • Moho
  • Pencil 2D
  • Harmony
  • Houdoo
  • Animate CC

La mayor parte de estos programas son de uso profesional.

Una tableta gráfica

La tableta gráfica, la más conocida es la tableta Wacom, permite dibujar directamente en el ordenador, sin tener que pasar por un escáner. Muchos artistas utilizan este tipo de tableta que tan popular se ha hecho en la actualidad. Puedes encontrar tabletas gráficas para diferentes presupuestos.

¡Simplemente conecta la tableta al ordenador y listo!

Un micrófono

A menos que tu animación sea muda, será necesario invertir en un buen micrófono para poder grabar las voces en off de la película. Un buen micrófono evitará ruidos de fondo y dará un efecto de animación profesional. Un micrófono direccional es ideal para voces, mientras que las grabadoras tipo Zoom pueden grabar sonidos ambientales.

Puedes conectar un micrófono direccional a una grabadora tipo zoom.

Voces únicas para la animación.
Invertir en tu propio micrófono te ayudará a obtener un sonido propio.

¿Dónde encontrar el material para crear una animación?

En cuanto a las herramientas digitales, por supuesto, puedes encontrarlas en las tiendas digitales que hay en todas las grandes ciudades. También encontrarás ordenadores, cámaras, micrófonos, etc.

Por otro lado, para todo lo relacionado con herramientas específicas de la animación como la cámara de plataforma elevada o las hojas de celuloide, tendrás que indagar un poco más (aunque en internet seguro encuentras algo). Los lápices de colores se encuentran fácilmente en tiendas de papelería y manualidades.

El resto se puede encontrar fácilmente en Internet, así como en tiendas especializadas en animación, que ofrecen muchas herramientas para películas de este tipo.

No dudes en pedirle consejo a los vendedores de la tienda. Además de ofrecer muchos suministros como gomas, lápices, rotuladores o acuarelas, estos proveedores serán grandes consejeros. Algunos quizá sean estudiantes de Bellas Artes o de una escuela de animación.

¡Aprovecha para encontrar el mejor consejo y empezar con tus clases de dibujo!

¿Buscas un profesor de Dibujo?

¿Te gustó este artículo?

0 calificación(es)
Cargando…

Valeria Superprof

Superprofe, comunicóloga y apasionada del estilo de vida.