Para perder peso, la mayoría de las personas hacen dietas de todo tipo y no siempre piensan que muchas de las veces alcanza con es practicar deporte de forma regular para ponerse en forma. Es verdad que a veces la actividad física puede resultarles a muchos aburrida o demasiado repetitiva. ¡Sobre todo si hablamos de la bicicleta elíptica, la bicicleta estática o los ejercicios de tonificación!

Sin embargo, algunas disciplinas, como el baile, permiten no solo practicar deporte, tonificarse y perder grasa, sino también divertirse y desarrollar todas tus habilidades artísticas. En unas pocas clases es posible asimilar muchos ejercicios para perder peso, ¡mientras haces una coreografía!

Teniendo en cuenta que de acuerdo con cifras del Inegi, más del 57% de los mexicanos no realiza ejercicio, encontrar placer practicando algún baile es una excelente idea para dejar atrás la inercia y poner el cuerpo en acción.

Además, a diferencia de lo que sucede con una larga lista de deportes, para bailar no hace falta tener una edad o estado físico determinado.

¡Todos pueden calzarse ropa deportiva y dejarse llevar por la música!

baile fitness
Bailar, una excelente forma de quemar grasa

Ahora bien, si lo que buscas es ponerte en forma al mismo tiempo que aprendes las bases de una técnica de baile, es importante saber que existen ritmos que nos ayudarán más que otros a conseguir este objetivo.

¿Qué ritmo adoptar para perder peso efectivamente gracias al baile? ¡Descubre con Superprof cómo perder peso bailando!

Hacer ejercicio bailando

Cuando lo que se busca es tonificar tu cuerpo bailando, hay mil y una formas de hacerlo. Dependiendo de los objetivos concretos que persigas, también habrán  diferentes formas de abordar la actividad física y ritmos variados para encarar la prácticas. Y entre estos objetivos, podemos incluir:

  • Tener un vientre plano,
  • Reducir los muslos,
  • Tonificar los glúteos,
  • Perder unos cuantos kilos,
  • Desarrollar músculo,
  • Perder mucha grasa, etc.

Estos objetivos se pueden alcanzar más o menos rápidamente, en gran parte dependiendo de la motivación que tengas a la hora de ponerte a bailar. Para ello, el amateur debe estar adoptar una  posición ofensiva frente a su cuerpo. Con esto queremos decir que, sea cual sea la meta que se fije un principiante en baile, ésta tiene que ser ante todo alcanzable.

Con esto queremos decir, que si bien muchas de las veces para lograrla será necesario hacer sacrificios, no podemos ir más allá de nuestros propios límites.

Querer hacer giros y vueltas dignos de un profesional cuando recién estamos empezando a aprender zumba no sería prudente...

Ir despacio es fundamental para asimilar la técnica del baile que nos interese. Pero esto no implica que no podamos empezar a entrenar de manera intensiva.

Siempre y cuando tengamos un alta médica y el seguimiento de un profesional de la danza que siga de cerca nuestro progreso, podemos incorporar sesiones de baile en nuestro día a día.

Todavía más si lo que se quiere es perder bastante peso. Para conseguirlo, probablemente tengas que tomar al menos tres sesiones de baile por semana. El desarrollo muscular, por su parte, estará acompañado de sesiones de musculación en las máquinas, mientras que la pérdida de peso se puede hacer simplemente con clases de baile.

¿Quieres saber también cómo adelgazar con la zumba?

El baile es una actividad que se puede practicar en todas partes, todo el tiempo, pero requiere algo de organización y un poco de tu tiempo cada semana. Dependiendo de tus objetivos, las sesiones pueden extenderse de una a cuatro veces a la semana, y todo esto requiere cierto control de tu horario.

¡Tener un vientre plano no es fácil! Por eso, si quieres adelgazar y/o tonificarte, bailar puede ser la solución, siempre que lo quieras de verdad. ¡Ponte ropa cómoda y unas buenas zapatillas y prepárate para enfrentarte a la pérdida de peso estés donde estés!

Cuando estés de vacaciones, en tu casa los fines de semana...Para bailar no se necesita un equipamiento especial. Algo que representa una gran ventaja si lo que buscamos es realizar una actividad física de manera regular, ¡y sin tener que prever traslados hasta una sala deportiva!

El baile, sea cual sea, además de ser un auténtico deporte, también es una afición, un placer. No por nada, son muchos los que realizan este tipo de ejercicio cuando lo que necesitan es relajarse y dejar las preocupaciones del día a día a un lado. Sin lugar a dudas, bailar puede convertirse en un verdadero ejercicio de meditación.

La opción de hacerlo para adelgazar es una muy buena idea, pero debes tener en cuenta que tendrás que ser constante durante bastante tiempo.

Seguramente desarrollarás menos músculo que levantando pesas, pero el placer de moverte al ritmo de la música te traerá todavía más placer. Sobre todo si tienes una veta artística que nunca hayas explotado o que hayas dejado de lado por falta de tiempo. La diversión es esencial cuando se quiere perder peso porque condicionará tu frustración y aumentará tu motivación.

Lee también nuestro artículo sobre cuántas calorías se pierden bailando.

Clases de zumba para adelgazar

La zumba, además de ser una afición, puede ser un auténtico deporte que te ayudará a adelgazar sin darte cuenta. Solo tienes que estar seguro de lo que quieres y quererlo de verdad. Es lo que se conoce comúnmente como «motivación».

En unas pocas clases, y teniendo en cuenta los muchos ejemplos de mujeres que han perdido unos cuantos kilos tras unas pocas semanas, ¿cómo no llenarse de inspiración? Sin embargo, obviamente entran en juego ciertos criterios que van a marcar el ritmo con el que practicar el baile.

Por ejemplo, no tienes por qué tener objetivos excesivos, y según la velocidad y el ritmo al que quieres perder peso, tienes que tener en cuenta que tu cuerpo no es una máquina. Por lo tanto, el ritmo varía en función de muchos aspectos, pero es cierto que sin esfuerzos, ¡no se consigue nada!

Es un motor que nada puede igualar, así que debes saber cómo mantenerlos y seguir pequeños consejos para no abandonar antes de tiempo. Por ejemplo, establecer un horario en el que realizarás tus sesiones de baile -con profesor particular o de manera individual, siguiendo videos en YouTube, por ejemplo- y establecerte metas.

Una vez que las vayas cumpliendo, podrás darte el placer de tacharlas del papel.

tambores
Con clases particulares de danza africana también puedes ponerte en forma

El baile es una práctica que requiere mucha pasión, pero a veces también técnica, según el tipo de actividad que elijas. La zumba tiene menos reglas a seguir que, por ejemplo, el ballet. Por otra parte, el impacto negativo sobre las piernas es casi nulo. ¡Una gran diferencia entre esta práctica y el running!

La zumba sin lugar a dudas te resultará una actividad más divertida y estará más centrada en el entrenamiento cardiovascular. Así, motivarse para perder peso también depende del baile que elijas.

Por eso, si levantar pesas en el gimnasio no es lo tuyo pero aún así quieres moldear tu figura, no dudes en buscar un profesor de zumba particular.

De la mano de un experto en este ritmo latino podrás aprender los movimientos básicos y, poco a poco, ir progresando hasta ser capaz de bailar en pareja y realizar movimientos mucho más complejos.

Además, nadie mejor que tu maestro de zumba para facilitarte la mejor música para practicar esta disciplina. Un dato que agradecerás tener a mano cuando empieces a bailar por tu cuenta, puertas adentro.

Descubre también nuestro artículo sobre los músculos que se ejercitan bailando.

Salsa, otro ritmo de baile-fitness

Si bien es innegable que el primer ritmo que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de tipos de baile que nos ayuden quemar grasa es la zumba, hay que decir que la salsa no se queda atrás...

De hecho, cada vez son más las salas deportivas y los profesores particulares que ofrecen esta disciplina entre sus servicios.

En parte porque, al igual que sucede con la zumba, este ritmo permite trabajar -gracias a giros y movimientos de piernas y brazos- diferentes grupos musculares, sin por eso resultar una actividad muy exigente.

Además, tampoco existen demasiadas reglas a la hora de ponerse a bailar este ritmo. Alcanza con ponerse un vestuario cómodo y dejarse llevar por la música para empezar a percibir los beneficios de este tipo de baile.

Además de tener todos los beneficios de un ejercicio aeróbico, al bailar salsa podrás:

  • Mejorar tu coordinación
  • Aumentar tu autoestima
  • Vencer la timidez
  • Conocer gente nueva
  • Relajarte gracias al poder de la música, entre otras.

Bailar, una de las mejores actividades aeróbicas

Existen muchos deportes y prácticas que pueden ayudarnos a fortalecer nuestros músculos, perder peso y mejorar nuestra capacidad respiratoria...Y, sin lugar a dudas, bailar es una actividad placentera que puede ayudarnos a conseguir estos objetivos.

Pero dentro del baile, existen diferentes técnicas y la elección del ritmo que vayamos a realizar será fundamental para no decepcionarnos más tarde.

Por ejemplo, si lo que queremos es trabajar los brazos, probablemente el tango no será la mejor disciplina...

Si bien la cantidad de calorías dependerá en gran medida de la regularidad, el tipo de baile es igual de importante, ¡porque hay muchos!

Para tener una idea más clara, a continuación te dejamos lo que cada tipo de baile puede aportarte, según la parte del cuerpo que quieras tonificar y según tus objetivos:

BaileParte del cuerpo trabajada
BalletContorno/postura
Danza africanaGlúteos/caderas
Danza orientalCintura/caderas
Jazz modernoSilueta en general
ClaquéGlúteos

Estar motivado es la clave, pero saber a qué baile recurrir es la base de cualquier práctica deportiva y de cualquier programa de adelgazamiento.

Por lo tanto, el ballet, del que hablamos antes, requerirá mucho más rigor que los demás. Para este baile, se requerirá una sesión casi diaria. Por el contrario, bailes como la zumba, muy centrada en el ejercicio cardiovascular, divertido al mismo tiempo, se pueden practicar siempre que queramos y sin necesariamente necesidad de seguir al pie de la letra reglas estrictas.

danza clasica
El ballet tiene reglas a seguir al pie de la letra...¿qué tal si pruebas con clases de zumba?

¿Y por qué no mezclar los bailes? Algunos gimnasios ofrecen diferentes clases cada día de la semana, ¡no dejes de aprovecharlo!

¿Qué mejor que variar los bailes y descubrir el swing, el jazz moderno y el break dance en la misma semana? Y todo para perder grasa y tonificar los muslos. No está mal, ¿no te parece?

Sin importar cuál sea tu objetivo -tener un vientre plano, perder peso rápidamente, perder grasa o sudar en general- con el baile harás un gran gasto de energía en cada sesión, sin importar el ritmo.

Para perder peso lo más rápido posible, obviamente te recomendaremos una media de tres sesiones por semana, pero todo dependerá de los criterios que hemos mencionado desde el principio.

Un elemento importante a tener en cuenta antes de elegir el baile que mejor se adapte a tus objetivos y decidir tu ritmo es también el equivalente metabólico. Pero ¿qué es eso? Es una unidad estática que determina la relación entre el gasto durante una actividad física y el gasto de un individuo en reposo.

También llamado MET (Metabolic Equivalent of Task), hay que saber que la práctica de baile moderado (alrededor de dos sesiones por semana, considerada una práctica de baja intensidad) tiene el valor MET de 4. Esto significa que quemamos cuatro veces más grasa que en reposo. Muy motivador, ¿no te parece?

Esto es obviamente una media, porque no todos los bailes tienen la misma intensidad física, pero la idea general es siempre la misma y ​​permite tener una buena perspectiva para tener un ritmo constante. También como ejemplo, aquí tienes algunos bailes que se practican para perder peso, para guiarte en tu elección:

  • La danza africana, por sus movimientos dinámicos,
  • El ballet, por el rigor que requiere,
  • La danza oriental,
  • La salsa, para tonificar las piernas.

Estos consejos te serán de utilidad para evaluar las peculiaridades de cada baile, así como sus inconvenientes y sus ventajas. ¡Elige el que más te convenga!

En resumen, el ritmo que hay que adoptar bailando para perder peso de forma efectiva no está establecido, porque depende de muchos criterios: tu estilo de vida, tu constitución, tu tiempo, tus preferencias, tu motivación o tus objetivos. Todo esto puede cambiar el ritmo.

De hecho, muchas personas practican varios tipos de baile a lo largo de su vida. Esto se explica porque los ritmos más exigentes pueden dejar de ser convenientes para personas de 50 o más años. Dolores musculares y problemas de postura pueden hacer que, por ejemplo, una bailarina de ballet abandone esta técnica tan exigente y la reemplace por otra cuando llega a la adultez.

Este es tan solo un ejemplo de por qué no siempre se practica un solo tipo de baile, sino varios, dependiendo la etapa en la que uno se encuentre.

De hecho, las personas mayores se ven especialmente favorecidas cuando bailan de manera regular. Según un estudio realizado por el American Council on Exercice (ACE), bailar a prevenir la senilidad, a trabajar la memoria y a prevenir el envejecimiento, entre otras cosas.

Es una de las razones por las que el baile es una disciplina hermosa, rica y significativa: cada uno encuentra lo que busca, en el momento en el que está. Y la pérdida de peso siempre se hace con un objetivo paralelo: divertirse, desarrollar músculo, perfeccionarse… En definitiva, hay algo para todos los gustos cuando se quiere conseguir un vientre plano bailando.

Definición y beneficios de la bailoterapia

Así como existe la musicoterapia -que hace referencia al uso de la música y sus elementos con objetivos terapéuticos- también existe la bailoterapia.

¿A qué hacemos referencia con este concepto? A la práctica que busca, vinculado al cuerpo con diferentes género musicales, hacer que los bailarines tanto amateurs como experimentados logren relajarse y aumentar sus niveles de autoestima.

Es importante destacar que con las clases de bailoterapia probablemente no logres profundizar tus conocimientos técnicos en ningún tipo de baile en particular. De hecho, puede que en una misma lección bailes ritmos de lo más variados: cumbia, reguetón, tango, salsa, bachata, clásico, etc.

Una buena noticia si lo que te mueve a la hora de bailar es la curiosidad y, principalmente, las ganas de mover las caderas. La gran ventaja de inclinarse por clases de este tipo -tomándolas con profesor particular o en una sala deportiva- es que justamente porque no son lecciones donde se aborde el aspecto técnico en profundidad, todas las personas pueden tomarlas.

Es decir, no es necesario tener conocimientos previos en danza ni un excelente estado físico.

El profesor a cargo de este tipo de clases, si bien puede que tenga una especialización en algún tipo de baile en particular, no profundizará en ellos, más bien todo lo contrario...

Después de presentar una coreografía breve, por ejemplo, de zumba, no tardará en pasar a la siguiente que podrá pertenecer  a un ritmo completamente opuesto como danza africana.

El ritmo ágil y entretenido de las clases de bailoterapia las convierten en una excelente opción para los que tengan dificultades para sostener una actividad física a lo largo del tiempo.

Si tenemos en cuenta que casi el 60% de los mexicanos mayores de 18 años son sedentarios -es decir, que no realizan ningún tipo de deporte-, buscar actividades deportivas diferentes como la bailoterapia puede ser una excelente forma de estimularlos.

Si éste es tu caso o es el caso de alguien de tu familia, no dudes en investigar en nuestra plataforma acerca de las propuestas que ofrecen los profesores de baile.

Muchos de ellos están especializados únicamente en un solo tipo de baile, pero otros, como comprobarás, dan clases de más de una disciplina. ¡Y entre ellas la bailoterapia!

Los instructores de bailoterapia que encontrarás en Superprof cuentan con formaciones muy diferentes. Pueden ser bailarines recibidos de un conservatorio, profesores de expresión corporal y hasta integrantes de cuerpos de balllet sumamente reconocidos.

Dependiendo del objetivo principal que persigas a la hora de tomar clases de bailoterapia, estamos convencidos de que siempre habrá un tipo de profesor que se adaptará mejor a tus objetivos.

La estructura de las clases de bailoterapia

A diferencia de las clases de baile tradicionales, donde desde los primeros minutos se comienza repasando los pasos de la coreografía vista en la lección anterior-, en las clases bailoterapia la relajación inicial tiene un papel preponderante.

bailarines
¡Las clases de bailoterapia pueden incluir pasos de tango argentino!

Justamente porque en este tipo de cursos se bailan diferentes ritmos que requieren de una amplia lista de grupos musculares, el calentamiento del comienzo no puede faltar.

Pasados los primeros minutos, el instructor de bailoterapia propondrá coreografías breves de ritmos tales como:

  • Salsa,
  • Reguetón,
  • Pop,
  • Flamenco,
  • Funk
  • Zamba,
  • Tambor, etc.

A medida que vayan pasando las clases, la complejidad de los pasos irá en aumento. Sin embargo, como decíamos previamente, nadie saldrá virtuoso en una sola técnica de este tipo de clases.

Al contrario, los que tomen lecciones de bailoterapia podrán jactarse de haber moldeado su figura, bajado de peso, escuchado música de todo el mundo y adquirido la técnica básica de una buena cantidad de ritmos, pero sin por ello ser especialista en ninguno de ellas.

Por esto mismo podemos decir que las clases de bailoterapia son totalmente compatibles con aquellas dedicadas al aprendizaje de un solo ritmo.

De hecho, son muchos los apasionados del baile que además de perfeccionarse en un ritmo en particular las toman como ejercicio de relajación.

Y es que, al final de las clases de bailoterapia, los profesores suelen dedicar los minutos finales a realizar ejercicios de meditación.

Se trata de una perfecta manera complementar el esfuerzo físico, logrando que la mente se despeje.

Solo para que puedas darte una idea: el precio promedio de una clase de bailoterapia en México es de $155.

Si quieres tomar clases grupales, no dudes en consultarle al profesor particular que te interesa si ofrece este tipo de servicios. Se trata de una excelente manera de abaratar costos para los alumnos, que también favorece al maestro particular.

Antes de concretar tu primer encuentro con un profesor de bailoterapia -o de cualquier otro tipo de baile- no dejes de revisar las reseñas que dejaron en su perfil otros alumnos. Esta es una estrategia más que útil para no decepcionarte el día del primer encuentro.

Saber cuál es su metodología de trabajo te ayudará a tomar la decisión correcta para lanzarse a la práctica de baile, de manera amateur o profesional; para bajar de peso o simplemente para divertirte.

¿Buscas un profesor de Baile?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 calificación(es)
Cargando…

Valeria Superprof

Superprofe, comunicóloga y apasionada del estilo de vida.