Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cómo aprender mejor todo sobre Italia y su idioma?

Publicado por Gaspard, el 07/12/2016 Blog > Idiomas > Italiano > La Historia de la Lengua Italiana

El italiano está considerado uno de los idiomas más románticos y melódicos de la historia del mundo.

Son numerosos los que sueñan con hablar italiano y comprender esta lengua encantadora.

La historia de la lengua italiana ilustra realmente la propia historia de Italia, hasta llegar a la unificación del pueblo italiano.

Ocupa el puesto 19 entre las lenguas más habladas del mundo, la encontramos sobre todo en Italia, el Vaticano, San Marino, Suiza, Eslovenia, Croacia y Malta.

El italiano es una de las lenguas oficiales de la UE.

Las premisas del idioma italiano

Como todos los idiomas, el italiano no se hizo en un día.

Gracias a su contexto europeo, la lengua italiana ha conocido múltiples cambios, basados en la historia de su país.

¿Te gusta la historia internacional?

¿Quieres saber más sobre la lengua y la cultura italiana? Nuestro artículo te va a gustar.

Tenemos muchas cosas que contar, así que empecemos de inmediato.

Los primeros habitantes de las regiones de Italia

Nuestra historia comienza en el 800 a.C. En esta época, la región que corresponde hoy en día con Italia y Córcega, estaba habitada por numerosos pueblos.

Encontramos:

  • Los etruscos (en Toscana);
  • Los griegos (al sur de la península y en Sicilia);
  • Los celtas (al norte de Italia);
  • Los fenicios también estaban presentes, sin ser autóctonos;
  • Así como numerosas etnias itálicas.

Esta civilización no tenía una lengua única. Sin embargo, a pesar de sus diferencias, eran lenguas relativamente cercanas. Se contaban en la región alrededor de 40 lenguas.

El latín lo hablaban solamente los grupos itálicos. Había que diferenciar entonces entre el latín clásico y el latín primitivo.

¿Quieres saber cómo se pasó del latín al italiano?

La creación de la ciudad de Roma

Visitar Italia y sus bellas ciudades. La espléndida ciudad de Roma vista desde el cielo en nuestros días.

La fundación de Roma en el 753 a.C. por los etruscos, los sabinos y los romanos cambió la situación.

Así, rápidamente, se sucedieron numerosas guerras para conquistar la región italiana. Eso dio lugar a una Italia unificada y romanizada bajo el reino de Augusto (entre el 27 y el 14 a.C.).

Los romanos comenzaron así a conquistar un gran número de regiones colindantes.

En el año 200 d.C., el Imperio romano ocupaba toda la Europa del oeste actual, junto con el norte de África, Inglaterra, Armenia y Arabia.

Puedes consultar un mapa del Imperio romano en aquella época.

Así, el latín se exportó a numerosos países conquistados, salvo a los que se situaban en las extremidades del imperio. Los romanos transmitieron también su cultura y su religión: el cristianismo.

El desarrollo del latín en detrimento del griego

Lenguas vivas provenientes del latín. El latín: una lengua muerta madre de numerosas lenguas contemporáneas.

En el año 200 d.C., gracias a la tradición oral, las dos grandes lenguas que se hablaban en el Imperio romano eran el latín y el griego. Todo el resto fueron ignoradas.

Muy rápidamente, los dirigentes quisieron imponer la lengua latina a los diferentes pueblos. Limitaron entonces el empleo del griego al máximo, castigando a las personas que osaban expresarse en griego.

Subsistió así la lengua latina, dividida en dos: el latín literario (para los aristócratas) y el latín vulgar (hablado por los soldados y los colonos).

Con el tiempo, el latín vulgar (o latín popular) se impuso y fue la base del italiano, el español y el francés.

¿Te gustaría conocer el vocabulario básico del italiano?

Construcción del italiano gracias a diversas confluencias

Poco a poco, el Imperio romano se debilitó, lo que hizo que los pueblos vecinos se lanzaran a su conquista.

Entre los siglos IV y VIII: las invasiones germánicas

Los hunos llegaron al Imperio romano a partir del 375. Originarios del Asia central, este pueblo dirigido por Atila tuvo un tremendo impacto en la geografía política del Imperio.

Procedentes del este, los hunos empujaron a múltiples poblaciones hacia el oeste, lo que debilitó al Imperio romano de occidente (y a su capital, Roma).

Solo las murallas de Constantinopla permitieron al Imperio romano de Oriente resistir frente a los ataques de los hunos.

Entre los pueblos que se vieron obligados a desplazarse hacia el oeste, encontramos a los visigodos. Estos asaltaron Roma que cayó finalmente en el 410.

Algunos otros pueblos germánicas también pudieron sacar provecho:

  • Los francos;
  • Los burgundios;
  • Los ostrogodos;
  • Los vándalos;
  • Los alamanes.

Al final de S. V, los reinos germánicos ocuparon el lugar del Imperio romano que había despaparecido por completo.

Los ostrogodos ocuparon el reino de Italia.

Entre el siglo VI y VII: los lombardos

En 568, los lombardos vinieron de Escandinavia y tomaron Milán, Pavia, la Toscana y Venecia. Poco a poco, se fueron amparando de toda Italia del norte y de una parte de Italia de sur (por entonces ocupada por los bizantinos que habían extendido el Imperio romano de Oriente).

Esta división de Italia entre lombardos y bizantinos duró hasta el S. VIII.

Entre el siglo VIII y IX: la invasión de los francos y musulmanes

Carlomagno, el rey de los francos en esta época, aprovechó las múltiples rivalidades de los diferentes ducados lombardos para invadir la Lombardia e Italia. Se convirtió en rey de los francos y de los lombardos y luego en emperador del Santo Imperio romano germánico.

Italia estaba entonces dividida en dos mundos: un mundo romano y un mundo germánico.

Sin contar con que los musulmanes se habían instalado en Sicilia.

Tras haber conquistado toda la isla, se dirigieron hacia la Italia peninsular, hasta Génova.

A finales del S. IX, Italia estaba dividida en varias entidades políticas:

  • El reino de Italia;
  • Los estados de la Iglesia;
  • El Imperio romano de Oriente;
  • Venecia;
  • Los musulmanes.

Fin del siglo X: llegada de los normandos

En 999, los normandos (pueblo proveniente de Escandinavia) se echaron al mar para llegar al sur de Italia. Pronto vencieron a los bizantinos y los árabes y conquistaron toda la parte sur de Italia.

En 1154, los normandos crearon el reino de Sicilia. Este territorio comprendía Sicilia y el sur de Italia.

Diferentes conquistas que formaron un mosaico lingüístico

Debido a todas estas conquistas, Italia se vio sumergida en una auténtica amalgama de lenguas (más de 1000). Todas surgidas del latín, muchos de aquellos dialectos no consiguieron jamás imponerse.

El latín de la Iglesia siguió siendo la lengua con mayor influencia cultural en la región.

Sin embargo, todos esos pueblos trajeron consigo lenguas extranjeras que influenciaron en el italiano tal y como lo conocemos hoy en día.

Esto comienza con los pueblos germánicos, seguidos por los lombardos, sin olvidar los francos o una cierta influencia de la lengua árabe, de los normandos y sicilianos.

Además, durante la Edad Media, los italianos también tomaron prestadas algunas palabras del francés medieval.

Descubre también la influencia que tiene el italiano en el mundo hoy en día.

La creación del reino de Italia

El principio de una unificación lingüística por medio de la literatura

A finales de la Edad Media, Italia estaba dividida en dos: los principados del norte (que comprendían la república de Siena y la república de Florencia) y el reino de Nápoles al sur.

En el Renacimiento (en el siglo XVI exactamente), Italia conoce una enorme popularidad en diversos ámbitos (entre los que destacan la cultura y la ciencia).

Sobre todo, obtiene una cierta unidad lingüística gracias a los escritores. Así, los grandes autores de la época escribieron todos en florentino (una variante de la lengua toscana hablada en Florencia).

Entre ellos, encontramos al célebre Dante Alighieri, pero también a Petrarca o a Boccaccio.

No obstante, es sin duda La Divina Comedia de Dante la que favorece la difusión y la comprensión del florentino en Italia.

La importancia del Renacimiento en el italiano actual. Dante Alighieri y La Divina Comedia han tenido un papel primordial en el desarrollo del italiano moderno.

Esto no impidió que el latín eclesiástico resistiera durante numerosos años. Pero, con la llegada de la imprenta y la autorización del papa Benito XIV de leer la Biblia en lengua vulgar (el nombre del latín florentino), la lengua florentina comenzó a extenderse cada vez más.

En el S. XVI, Italia se vio bajo la influencia cultural de España, a través de la persona de Carlos V. Se había convertido en emperador del Santo Imperio romano germánico. Pero también en rey de Nápoles, Sicillia y Jerusalem.

La lengua italiana se enriqueció entonces con numerosas palabras provenientes del español y el portugués.

La Revolución Francesa y la influencia de Francia sobre Italia

La Revolución guiando al pueblo, de Delacroix. La Revolución Francesa fue un evento mayor en toda Europa.

Tras la Revolución Francesa, Napoleón tomó el poder en Francia. En 1796, el general Bonaparte llegó a Italia.

Esta invasión incitó a los italianos a querer un país unificado. Por eso, muchos historiadores consideran el periodo napoleónico como el principio de la Italia contemporánea.

Entre 1796 y 1861, Italia sufrió numerosos cambios:

  • Un nuevo recorte territorial en 1815 en el Congreso de Viena;
  • Una dominación casi total de la península italiana por parte de Austria;
  • La guerra de Francia y de los piamonteses contra Austria, que llevó a un movimiento de cohesión en toda Italia.

Poco a poco, el Reino de Italia se fue agrandando al incorporar y transferir las diferentes regiones anexas.

En 1861, se hablaba de numerosos dialectos en Italia, entre los cuales:

  • El franco-provenzal;
  • Los dialectos ladinos;
  • Los dialectos galo-itálicos;
  • Los dialectos sardos;
  • Los centrales;
  • Meridionales;
  • Veneciano;
  • Corso;
  • Los dialectos toscanos.

Sin embargo, la lengua materna toscana (siempre en su vertiente florentina), se veía como la lengua italiana nacional.

¿Participarías en un curso de italiano online?

La lengua italiana contemporánea

Durante el periodo comprendido entre 1922 y 1945, el gobierno y el ministerio fascista de Mussonlini impusieron el uso del italiano en toda Italia. Aprender el idioma italiano (únicamente) se convirtió en una prioridad en materia de enseñanza y educación.

Todas las minorías lingüísticas fueron perseguidas por los comandos formados por Mussolini. El objetivo era atemorizar para erradicarlas.

Los profesores tuvieron que enseñar y trasmitir sus conocimientos exclusivamente en italiano. La administración fue, también, enteramente italiana.

Los derechos lingüísticos de las minorías se suprimieron para reforzar el italiano como lengua oficial.

Se exluyeron también del vocabulario italiano común todas las palabras denominadas “exóticas”, con resonancias extranjeras. Este fue el caso de centenares de palabras y expresiones influenciadas por el francés, el inglés, el árabe o el alemán, que fueron transformadas o sometidas a una traducción.

Habrá que esperar a 1948, tras la Segunda Guerra Mundial, para que aparezca de nuevo un verdadero apoyo cultural a las minorías lingüísticas.

Hoy en día, el italiano contemporáneo no tiene gran cosa en común con el italiano florentino en el que se expresaron Dante y sus contemporáneos. Al igual que el francés, el italiano ha conocido numerosas modificaciones a lo largo del tiempo.

Según los datos del ISAT (Instituto nazional di statistica), entre 1987 y 2000, la gente que utilizaba su dialecto regional para comunicarse solo en el ámbito familiar, pasó del 32 % al 19, 1%.

El italiano oral y escrito se ha impuesto sobre el resto de lenguas.

Asistimos incluso a la desaparición de algunas de las mismas en las conversaciones habituales.

En cualquier caso, como puedes ver, el italiano moderno posee una historia de una gran riqueza.

Si te gusta saber más sobre la grmática, la conjugación y la estructura de las frases que has aprendido en tu curso italiano, la historia de las lenguas romances es una buena oportunidad para desarrollar tu italiano.

Es también un enfoque interesante de la cultura italiana y europea que te ayudará en mejorar tus competencias en lengua italiana.

Después, ¿por qué no hacer un curso de italiano gratuito, apuntarte a una academia o aprender italiano en línea para perfeccionarte?

Y un viaje a Italia, ¿te tienta? Ideal para expresarte con más facilidad, aprender italiano gratis y ampliar tus conocimientos de una le las lenguas más habladas en Europa.

Compartir

A los lectores les gusta este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

Aucune information ? Sérieusement ?Ok, nous tacherons de faire mieux pour le prochainLa moyenne, ouf ! Pas mieux ?Merci. Posez vos questions dans les commentaires.Un plaisir de vous aider ! :) (Aucun vote pour le moment)
Loading...

Leave a Reply

avatar