Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿De dónde viene el alfabeto latino?

Publicado por Yann, el 27/03/2018 Blog > Apoyo escolar > Latín > Origen y Evolución de las Letras Latinas

La historia de Roma también está relacionada con su escritura. ¿Qué alfabeto utilizaron Cicerón, Tito Livio o Julio César en los primeros siglos del Imperio Romano?

Las letras romanas han tenido muchas influencias a lo largo de los siglos y, antes de convertirse en las letras del alfabeto romano, fueron una escritura cuneiforme que nació casi cuatro siglos antes de nuestra era.

¿Preparado para saber más acerca los orígenes y la evolución del alfabeto romano y el sistema de escritura del latín?

¡Descubre con Superprof cómo familiarizarte con el latín!

Cronología de la evolución del alfabeto romano

Cronología del alfabeto latino La epigrafía o estudio de los signos grabados permitió determinar el origen de los alfabetos.

En latín, las letras romanas que usamos hoy en día no aparecieron mágicamente de la noche a la mañana. La escritura de las letras mayúsculas y minúsculas tuvo muchas influencias y sufrió muchos cambios antes de llegar a ser como la conocemos actualmente.

Vamos a hacer un repaso sobre la invención de la escritura y las influencias que tuvo:

  • 3700 a.C.: los sumerios desarrollan la idea de una fonética sistémica. Usan un alfabeto cuneiforme que será ampliamente difundido, prestado y adaptado. El sumerio parece ser el idioma escrito más antiguo que se conoce. La escritura era principalmente pictográfica y lineal: los signos fonéticos hacían referencia a vocales, mientras que los logogramas o ideogramas hacían referencia más a una idea, a algo antes de referirse a un sonido;
  • 3100 a.C.: aparecen los jeroglíficos del antiguo Egipto cuando los egipcios toman prestada la idea de escritura, logogramas y fonografía de los sumerios. La escritura egipcia es sobre todo figurativa. Los personajes representan directamente diversos objetos y seres vivos: plantas, dioses, hombres, animales… Sin embargo, los especialistas clasificaron tres categorías de signos: los signos-palabras (ideogramas) que designan un objeto o una acción, los signos fonéticos (fonogramas) para una consonante o serie de consonantes y los determinativos que indican el campo léxico de la palabra;
  • 2500 a.C.: la escritura cuneiforme se completa en Mesopotamia. La escritura de los mesopotámicos es capaz de transmitir cualquier idea;
  • 2000 a.C.: los escribas egipcios desarrollan un alfabeto de 26 signos que se propaga rápidamente entre esclavos, mercenarios y extranjeros presentes en Egipto;
  • 1500 a.C.: aparece el alfabeto protosinaítico derivado de jeroglíficos egipcios. También se llama alfabeto protocananeo. Es un alfabeto lineal (a diferencia del alfabeto cuneiforme), que consta de 23 signos. Es el antepasado del fenicio;
  • 1000 a.C.: los fenicios usan el alfabeto protosinaítico y lo transforman en un alfabeto simplificado, consonántico y no pictográfico. Se usó para transcribir el fenicio, un idioma semítico. Se trata de un abyad porque solo hay sonidos consonánticos. Este alfabeto se extendió por todo el Mediterráneo a través de los comerciantes y evolucionó según las culturas presentes en el país de origen;
  • 850 a.C.: los griegos se apropian del alfabeto fenicio añadiendo vocales. Es el primer alfabeto real porque todas las consonantes y todas las vocales están representadas por un grafema separado. Sigue siendo hoy en día el alfabeto utilizado en Grecia. Este alfabeto no tiene conexión con las escrituras previas, el lineal B y el silabario chipriota, que se usaron para escribir en griego hasta entonces;
  • 775 a.C.: los etruscos son invadidos por los griegos y adoptan el alfabeto griego adaptándolo para formar lo que se convertirá en el alfabeto etrusco que se usará en la Antigua Roma más tarde;
  • 650 a.C.: los romanos toman prestado el alfabeto etrusco para escribir en latín y difunden una versión modificada en toda Europa: el alfabeto latino.

¿Te gustaría saber también qué palabras y expresiones latinas se siguen utilizando en castellano?

¿Cómo es el alfabeto latino?

Evolución del alfabeto latino Las letras latinas son prestadas del griego.

El alfabeto romano, en su versión arcaica, tenía solo 20 letras. No había G, J, U, W, Y y Z.

Muchas letras (como en muchos idiomas antiguos) derivan directamente de las letras griegas en la escritura latina, sin ningún cambio de ortografía: A, B, E, I, K, M, N, O, T y X. El uso de la K es muy raro, y se prefiere la C.

Otras letras evolucionaron para formar las letras C, L, S, P, R y D del alfabeto romano. Las letras V, F y Q, que no usaban los griegos, aparecen durante el Imperio Romano.

En el siglo III, se añaden la G, la Y y la Z por derivación del alfabeto griego, sobre todo para facilitar la escritura de palabras extranjeras. Habrá que esperar hasta la Edad Media para ver la aparición de la J, la U y la W para facilitar la escritura de ciertas palabras y para distinguir consonantes y vocales. De hecho, la J y la U hacían tanto de consonante como de vocal al principio.

El alfabeto romano es el origen de nuestro alfabeto latino.

¿Te interesa también saber cómo aprender a escribir en latín? ¡Descubre nuestros consejos para aprender a escribir en latín!

Los tipos de escritura de las letras romanas

Aprender un idioma que no es nuestra lengua materna, e incluso que ni siquiera es uno de los idiomas que se hablan hoy en día como el griego antiguo, ¡no siempre es fácil! Es por esto que estudiar los diferentes tipos de escritura es una manera efectiva para que el alumno aprenda a pronunciar bien los fonemas latinos y aborde este lenguaje de manera fonológica.

Para escribir su alfabeto, los romanos tenían cuatro escrituras principales. Su uso dependía del soporte elegido y del destinatario del texto escrito:

  • La capital,
  • La cursiva
  • La rústica,
  • La quadrata.

La capital romana se utilizaba en los monumentos y se grababa en piedra o mármol. El nombre de «capital» apareció mucho después; los romanos no la llamaron así. En la imprenta (mucho después del mundo griego y la república romana), los impresores colocaban las letras mayúsculas en la parte superior del armario donde estaban almacenadas las letras utilizadas para imprimir. Superior se dice caput en latín, que dio lugar a capital.

Inicialmente, la dirección de la escritura no está definida. Los romanos escriben de izquierda a derecha y de derecha a izquierda cuando vuelven a la línea. No fue sino hasta el siglo IV a.C. que la dirección izquierda-derecha se adoptó definitivamente.

También observamos que, originalmente, las palabras no están separadas, sino que se separan más tarde por puntos. En el siglo II a.C., la escritura capital es la que más se utiliza.

Tipos de escritura latina La rústica se utilizaba menos en Roma que la capital.

La escritura itálica o cursiva se usa en la vida cotidiana para las cartas, los actos comerciales, las leyes… También es la escritura utilizada por los estudiantes. Los soportes son diferentes según el uso: papiro, tabla de cera, madera o arcilla, y se usa un estilo, una pluma o un pincel para escribir en latín. Son soportes frágiles y, por lo tanto, es difícil saber cuándo apareció la escritura cursiva.

Escribir con letras cursivas es más rápido y más simple que con las capitales o las rústicas, por lo que la escritura es difícil de descifrar debido a su velocidad de ejecución y al hecho de que letras están unidas y las palabras no están separadas.

Poco a poco, aparece la cursiva «moderna». Ya no se usan solo letras mayúsculas, sino también minúsculas desde el siglo IV. Es esta evolución la que da lugar a las escrituras de los imperios visigodo, franco y británico.

La quadrata se usó para escribir los primeros libros en pergamino, llamados códices (conjunto de varias hojas de papiro).

Se escribía con un cálamo (caña tallada) o una pluma. La quadrata se usa principalmente para escribir manuscritos de prestigio porque es más larga de escribir que la cursiva. La forma de las letras es cuadrangular y bien proporcionada. Se parece a la escritura capital pero las abreviaturas son escasas. Todavía no hay puntuación o separación entre las palabras.

La escritura rústica se usó entre el siglo I y el siglo IX. Es una evolución de la quadrata y se escribía con un cálamo. A veces se grababa en bronce, marfil o piedra porque ocupaba menos espacio que la capital romana. Las letras eran más estrechas que la quadrata y sus formas eran más flexibles.

¿Quieres aprender a hablar en latín? ¡Lee nuestro artículo!

El sistema romano de numeración

Uno podría pensar que las letras romanas dieron origen a su sistema de numeración. De hecho, la C podría ser una abreviatura de centum (cien) y la M de mil. ¡No es así! Es una historia antigua que una vez más le debemos a los etruscos.

Por lo tanto, los números romanos aparecieron con la ayuda de una herencia puramente etrusca, que no debe confundirse con las letras romanas:

  • I: uno,
  • V: cinco,
  • X: diez,
  • L: cincuenta,
  • C: cien,
  • D: quinientos,
  • M: mil.

Numeración latina Hay muchos relojes con números romanos.

La escritura es de izquierda a derecha, desde la cifra más grande a la más pequeña. Luego hay que sumar para saber con qué figura estamos tratando. Una regla: nunca se repite un número más de 4 veces.

Entonces, ¿cómo se escribe 4999?

La solución fue la escritura por sustracción, aunque algo tardía, ya que no fue hasta la Edad Media, tras muchas pruebas y errores, cuando se obtuvo lo que todavía usamos hoy en día:

  • El número 9 con la escritura aditiva se escribe VIIII;
  • Se escribe IX gracias a la escritura por sustracción.Hay que restar 10-1 para obtener 9.

Para los números superiores a 5000, los romanos también buscaron varias soluciones. En un principio, se añadían círculos alrededor de una línea para añadir los miles y los cientos de miles, pero no era muy práctico dibujarlos en la piedra. Después, los miles se expresaron con una línea horizontal encima del número. Una línea cerrada en los extremos, o incluso un marco completo alrededor de una cifra, a veces indicaba cientos de miles.

Además, se escribía II.C para 200 o III.M para 3000.

Hoy en día, ya no damos la fecha en números romanos. Los números arábigos los reemplazaron. Incluso en matemáticas y aritmética, los números se escriben con su grafía árabe.

Los números romanos se usan para escribir los nombres de los reyes (Luis XIV, Francisco I…), los siglos (siglo III, siglo VI, siglo XVIII…), las dinastías, una tabla de contenido, las divisiones importantes de una obra (Acto I, Capítulo V…), etc. Pero su uso no es obligatorio la mayoría de veces y poco a poco va desapareciendo.

Échale un ojo también a nuestro artículo sobre los mejores consejos para aprender a hablar en latín.

 

Compartir

A los lectores les gusta este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

Aucune information ? Sérieusement ?Ok, nous tacherons de faire mieux pour le prochainLa moyenne, ouf ! Pas mieux ?Merci. Posez vos questions dans les commentaires.Un plaisir de vous aider ! :) (Aucun vote pour le moment)
Loading...

Leave a Reply

avatar