Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cuál es la mejor manera forma de hacer yoga llegados a una cierta edad?

Publicado por Yann, el 30/01/2019 Blog > Deporte > Yoga > Yoga para los Mayores

«No tenemos la edad que indica el estado civil sino la que otorgan los contemporáneos». – Philippe Bouvard, periodista, humorista y presentador francés

La práctica del yoga es una actividad que todos conocemos y que practican muchas personas en todo el mundo, independientemente de su edad. De hecho, desde las esteras de yoga hasta los saludos al sol, la atención plena y la torsión, el yoga ha empezado a formar parte de nuestro cuerpo y de nuestra mente, ya lo practiquemos a los 7 o a los 77 años. Sin embargo, la edad puede desempeñar un papel fundamental a la hora de dejarse llevar, así como en la efectividad de ciertas posturas de yoga. ¡Hay que practicar el pensamiento positivo!

Seguro que te has planteado más de una vez la siguiente pregunta: ¿a qué edad somos considerados «mayores»? En el mundo del deporte, cada vez se envejece antes y un ejemplo (quizá forzado) puede ser la Federación de Atletismo, que asigna la categoría «senior» a todos los participantes que tengan tan solo 23 años. Por lo tanto, todo es relativo, y el desarrollo muscular, la flexión, la alineación de la columna vertebral o los estiramientos pueden estar al alcance de cualquiera, incluso aunque no sean jóvenes.

La madurez en el yoga

Yoga y edad avanzada. Como se suele decir: «la edad está en la cabeza». Sin embargo, existen ciertas posturas de yoga que no podemos hacer durante varios años.

Independientemente de la disciplina que decidamos practicar, ya se trate de una sesión de yoga o no, hay una edad que consideramos como la madurez: la «vejez». Es a partir de esta etapa que creemos que hay que otorgar un cierto respeto a la edad y, por lo tanto, que habrá que adaptar algunos de los ejercicios al cuerpo y a la condición física de nuestros mayores. Sin embargo, se trata de una generalización, porque algunas personas mayores son tan jóvenes como los que de verdad tienen cincuenta años menos.

A pesar de todo esto, es obvio que se pueden ofrecer clases dirigidas a las personas mayores, por la sencilla razón de que a pesar de todas las excepciones que confirman la regla, la mayoría de las personas mayores tienen un nivel sustancialmente similar en yoga, al igual que los jóvenes. Una persona mayor es una persona cuya edad es la de jubilarse y cuya forma física no permite hacer locuras.

Se prestará atención a la respiración, a la alineación de la columna vertebral, al desarrollo muscular, a la relajación y a la gestión del estrés. Todo esto no se practica de manera profunda e intensiva, pero todo es posible cuando eres mayor, y es probable que aprendas mucho más de ellos en la práctica del yoga que muchos otros. Basta con saber cómo dosificar la energía y la intensidad en la clase.

¿Estás embarazada? ¿Qué te parecería practicar el yoga prenatal?

Adaptar tus objetivos de yoga cuando tienes una cierta edad

Por supuesto, el yoga es una disciplina muy bonita, sin embargo, es importante saber cómo gestionar mejor los objetivos que nos fijamos en el caso de las personas mayores, incluso antes de poder elegir qué tipo de yoga se adapta mejor a nosotros. Cuando optamos por la práctica del yoga, podemos fijarnos numerosos objetivos:

  • Relajarse
  • Hacer deporte sin excesos
  • Conocer gente nueva
  • Entender este particular estilo de vida
  • Asociar el deporte con la dieta
  • Combinar cuerpo, mente y espíritu
  • Aprender acerca de la meditación
  • Aprende a respirar mejor
  • Entre otros muchos objetivos.

Por lo tanto, no hay uno, ni diez, sino muchos objetivos que uno puede fijarse a la hora practicar yoga y más si somos mayores. Porque aunque tengamos 60 años, nuestros objetivos se forman, se transforman y nos permitirán tener una visión del yoga más hermosa, completa y posible, para todos los tipos de personas.

El yoga para discapacitados también es posible.

Adaptar el tipo de yoga practicado a la edad

Tipo de yoga según la edad. Independientemente de la edad, cuando uno es mayor, lo ideal es hacer todo cuanto esté en nuestra mano para hacerle justicia al cuerpo y, por lo tanto, practicar yoga.

Tengamos 50, 60 o 98 años, en la mayoría de ocasiones, nuestro cuerpo es un poco menos flexible y, por lo tanto, nos resulta mucho más difícil manejarnos después de cierta edad. No se trata de un problema en sí, sino de un hecho que se debe tener en cuenta para aprovechar al máximo los beneficios del yoga, ya sean ejercicios de respiración, pranayama o saludos al sol.

Cuando eres una persona mayor, la idea es tomar clases grupales, adaptadas a tu condición física y de salud, para que no practiques solo el yoga y caigas en malas posturas. La idea, cuando se practica yoga, es lograr el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, independientemente de la edad. El yoga no cierra las puertas a nadie, solo hay que saber aprovecharlo.

Entre los tipos de yoga que pueden ser más adecuados para ciertas edades, encontramos:

  • El yoga nidra, que ayudará a las personas cuyos trastornos del sueño sean un freno y una preocupación.
  • El yoga más adecuado para los problemas de espalda, que no sea demasiado dinámico.
  • El yoga de la risa, destinado principalmente a todas las personas que se sienten tristes y solas, como vemos a menudo a la hora de la jubilación.

Estos son solo algunos ejemplos, pero atestiguan el hecho de que uno puede ser mayor y practicar yoga sin problema. Solo tienes que aprender a escuchar tu cuerpo, tu armonía interior y aprender sobre el tipo de yoga que es mejor para ti.

¿Qué posturas de yoga debes evitar según la edad?

Evitar ciertas posturas de yoga cuando somos mayores. Porque ser una persona mayor y estar activo físicamente no es incompatible, pero hay ciertas reglas que deberás aplicarte, especialmente cuando practiques yoga.

De este modo, aunque todo sea factible cuando uno es mayor y desea practicar yoga, es necesario poder hacer excepciones y darse cuenta de que ciertos ejercicios ya no son para nosotros o simplemente que parecen más difíciles a la hora de hacerlos. ¡Esta es la razón por la que la presencia de un profesor puede ser la mejor herramienta para participar en el mundo del yoga y convertirse en un profesional!

Por lo tanto, hay que indicar que algunas posturas van en contra de determinada edad. Entre estas posturas, podemos citar todas aquellas que impliquen torsión, posturas de pie sin apoyo o el fortalecimiento muscular, que son muy propicias para desestabilizar a los yoguis en cuestión. De esta manera, nos centraremos en los ejercicios de respiración, las posturas prolongadas en el tiempo o los ejercicios para sentarse.

La práctica del yoga debe ser ante todo beneficioso, deberá considerarse en relación con nuestro estado de salud. Una buena manera de desarrollar el bienestar y traer pensamientos positivos y relajación a la vida diaria. Así que, ¿lo intentamos? ¡No hay límite de edad para sentirse bien!

Aprender a escoger un profesor de yoga que sepa impartir clases a mayores

Profesor de yoga para mayores. Aunque se crea que la edad define la actividad física de uno, esto no es así, y hacer yoga es una buena manera de desarrollar las capacidades físicas de uno.

Un profe de yoga será esa figura de apoyo, guía y casi tutor, que nos ayudará a progresar en nuestra práctica de yoga. Ya sea en una clase en grupo o individual, e independientemente de nuestra edad, tendremos un enfoque corporal muy específico, que definirá en parte la forma en que practiquemos yoga. Secuencias, asanas, armonía cuerpo/mente, práctica regular de meditación, son muchas las prácticas que podrás aprender gracias al profe de yoga.

Será tu maestr@, un profesional en su campo que podrá adaptar sus clases a sus alumn@s. Por este motivo, también hay clases de yoga solo para personas mayores, que mostrarán una imagen de la vejez mucho menos fija, mucho más escalable y dinámica. No se trata aquí de hacer posturas increíbles e impresionantes para nuestros mayores, sino de decir que el profe puede hacernos darnos cuenta de esto.

Por lo tanto, si tienes 65 años u 80 años, podrás aprender yoga, desarrollarte, establecer una estrecha relación con el profesor, que será la figura principal de tus clases, con un papel entre líder y oyente de las expectativas de sus clientes, en este caso, los yoguis principiantes. Entre dos saludos al sol, nada mejor que un buen maestro calificado para guiarnos lo mejor posible.

Por lo tanto, el yoga es un deporte, una práctica adecuada para todos, pero también una forma de vida que, si se te considera un adulto mayor, es totalmente accesible. Basta con saber cómo adaptar la práctica, para que uno pueda mantenerse en forma de acuerdo con los deseos, habilidades y objetivos. ¿Quieres convertirte en un verdadero profesional de la relajación y escucharte a ti mismo y a tu cuerpo? ¡Descubre el arte del yoga!

Compartir

A los lectores les gusta este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

Aucune information ? Sérieusement ?Ok, nous tacherons de faire mieux pour le prochainLa moyenne, ouf ! Pas mieux ?Merci. Posez vos questions dans les commentaires.Un plaisir de vous aider ! :) (Aucun vote pour le moment)
Loading...

Leave a Reply

avatar