Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Es compatible esperar un bebé y ser yogui?

Publicado por Yann, el 30/01/2019 Blog > Deporte > Yoga > ¿Cómo Hacer Yoga si Estás Embarazada?

«En cuanto una mujer está embarazada, descubre una razón vital para la vida, una justificación de la existencia, clara e inequívoca». – Shashi Deshpande, escritora hindú

Estés embarazada o no, debes estar al tanto de los múltiples beneficios del yoga para la mayoría de nosotros. Con las secuencias de posturas, los ejercicios de respiración, la atención plena o la flexibilidad, una práctica regular de yoga (prenatal o no) puede ser muy interesante para estimular nuestro bienestar. Cuando se espera un bebé, el yoga para mujeres embarazadas puede ser una buena alternativa para estar más relajadas y serenas.

Tras los nueve meses de embarazo (a veces incluso menos), la futura mamá padecerá dolores de espalda, el estrés causado por el aumento de peso o el deseo de relajar el perineo. Todo ello hará que las embarazadas busquen una vía de escape para relajarse. Aquí es donde entra el yoga prenatal, que les permitirá vivir mejor la preparación para el parto y contribuirá a tener una mayor flexibilidad gracias a los estiramientos y ejercicios de yoga. ¿Preparada para decirle adiós a los pequeños dolores diarios?

¿En qué consiste el yoga prenatal?

Yoga y embarazo. El yoga prenatal puede comprender mejor los problemas y los objetivos del embarazo, sin descuidar los beneficios del yoga y el valor de la actividad física.

Hacer yoga mientras estás embarazada significa saber escuchar tu cuerpo, pero también el del bebé. Aunque te llame la atención tomar clases individuales con un profe de yoga, las lecciones en grupo te permiten hablar con otras madres sobre el embarazo, los miedos y los deseos de una futura madre. Sea como fuere, el yoga prenatal supone una buena forma de preparación para el parto.

El yoga prenatal es una clase de yoga dirigida exclusivamente a mujeres embarazadas, y a la que se podrá acudir a partir de un determinado mes del embarazo. El objetivo de este tipo de yoga es conocer mejor el cuerpo, mientras se desarrolla la flexibilidad, así como las cualidades que harán que el embarazo y los momentos del parto sean mucho más relajados y tranquilos. Una sesión de yoga puede resultar beneficiosa desde numerosos puntos de vista posteriormente.

Más que una clase de yoga, mejor que un ejercicio físico, el yoga prenatal también permite un entrenamiento real de la futura madre, en el camino del embarazo, independientemente de que se sepa la fecha de nacimiento o no, o de que queramos tonificar o no. Este tipo de yoga contribuye a promover la armonía entre la madre y el futuro bebé, de tal forma que hacer un saludo al sol o relajarse resulte más placentero físicamente mes a mes, semana a semana.

Asimismo, se recomienda practicar el yoga para mayores cuando te haces mayor.

¿Qué beneficios puede tener el yoga para el embarazo?

Beneficios del yoga para el embarazo. Saber controlar el embarazo también significa entender el cuerpo y la maternidad. El yoga prenatal está aquí para ayudarnos.

Por lo tanto, el yoga prenatal es un tipo de yoga que ayuda a relajar las caderas, a saber cómo respirar mejor o a desarrollar más la circulación sanguínea para preparar el parto. Pero más concretamente, se trata de una disciplina específica del embarazo, que, por lo tanto, incluye posturas adaptadas, ejercicios de respiración específicos o un fortalecimiento muscular más suave que el yoga dinámico. Entre sus beneficios encontramos:

  • Tener una visión más dulce del embarazo
  • Prepararse mentalmente para el parto
  • Conocer a otras embarazadas y futuras madres para compartir experiencias y tranquilizarse mutuamente
  • Tomar conciencia del cuerpo de una embarazada
  • No ver la maternidad como un freno para la actividad física
  • Saber cómo aprovechar los primeros meses para aliviar los posibles dolores
  • Tranquilizar al futuro papá desde el primer mes
  • ¡Y muchos otros beneficios!

En resumen, aunque el yoga prenatal sea una actividad física que muchas mujeres embarazadas pueden practicar, el hecho es que una buena práctica de yoga antes o después del parto puede reducir los dolores de espalda, realizar un buen seguimiento del embarazo y aliviar el estrés al mismo tiempo. Eso sí, tendrás que evitar ciertas posturas, dándole prioridad a otras asanas, ya que habrá que adaptarse al cuerpo de una embarazada.

Descubre también las clases de yoga en madrid.

Las contraindicaciones del yoga durante el embarazo

Contraindicaciones del yoga en el embarazo. Ya estés de un mes o de varios meses, la mujer embarazada debe dar la imagen de ser una yogui relajada que puede enfrentarse a los desafíos de la vida cotidiana de manera duradera.

Una buena práctica de yoga prenatal debe considerar las posibles contraindicaciones para las embarazadas, que son una punta de lanza en este período vital. De hecho, no hace falta decirlo, pero una mujer embarazada es una mujer más frágil, menos capaz de practicar todas las posturas, por la sencilla razón de que según la clase, el embarazo estará más próximo al momento fatídico del parto. ¡No es tan complicado dar a luz!

No obstante, estas contraindicaciones, que sí existen, no deben descuidarse, ni mucho menos. De hecho, uno de los primeros consejos es que recomendamos enfáticamente no hacer yoga durante el primer trimestre del embarazo. Durante este período, se forman los órganos y el sistema nervioso del bebé, por lo que es más prudente evitar cualquier actividad física, y cualquier entrenamiento de yoga puede resultar demasiado intenso.

Por otro lado, incluso transcurrido este período, el yoga prenatal puede ser físico, a veces incluso demasiado físico, y causar un aborto involuntario. Por supuesto, se trataría de un caso aislado, pero se puede dar y, por lo tanto, no se debe levantar la guardia. Si tienes dolores de espalda, ciática o columna, es bueno tener en cuenta estas pequeñas complicaciones que puede acarrear la práctica del yoga cuando una está embarazada.

De la misma manera, también evitaremos los giros, las inversiones y las posturas de estómago que, lógicamente, apoyarán áreas sensibles del cuerpo, lo que puede suponer un esfuerzo físico demasiado intenso para el futuro bebé cuando una está embarazada, y, sobre todo, para la futura madre.

El yoga para personas con discapacidad puede contribuir a recuperar algo de movilidad, ¿lo sabías?

La respiración en el yoga, un aliado de la maternidad

Respiración y yoga en el embarazo. Saber cómo controlar la respiración es un factor determinante para realizar bien una clase de yoga prenatal. Una debe saber cómo orientar su cuerpo y su mente en esa dirección.

Cuando decidimos apuntarnos a una clase de yoga para mujeres embarazadas, no solemos medir las consecuencias totales de nuestra decisión. En verdad, se trata de desarrollar una relación con el cuerpo más fuerte, un dominio de ciertas posturas más centradas en el embarazo o una visión diferente de la maternidad, pero siempre habrá un elemento central y ese es el de la flexibilidad y la respiración.

De hecho, cuando pasan ciertos meses, la respiración se convierte en un apoyo esencial para realizar tus ejercicios de yoga. A veces hablamos de pranayama, pero se trata más bien de saber cómo realizar una respiración fluida que de dominar una técnica. De hecho, si la respiración ha marcado nuestras vidas desde nuestro nacimiento, también tiene poderes extraordinarios que nos permiten:

  • Manejar el estrés
  • Adoptar la mejor postura
  • Ejecutar un esfuerzo
  • Oxigenar los pulmones de cierta manera
  • Hacer posible el realizar ciertas asanas

En resumen, la respiración, más allá de ser un soporte, es una herramienta para la buena realización de las posturas yóguicas, que nos facilitará la realización de muchas posturas que quizá no hubieras pensado hacer, sobre todo las embarazadas de varios meses. Todo esto, y mucho más, será explicado con más detalle por un profesor que, sin duda, conozca estos problemas.

Practica la respiración, la meditación y las posturas durante tu clase yoga.

La figura del profe de yoga, un orientador a la hora del embarazo

En el yoga prenatal, como el yoga nidra o el yoga en línea, la figura del profesor es un poco como un tutor, del que nos creemos todo lo que nos diga y cuyo consejo vale oro. En el yoga prenatal, este es aún más el caso cuando consideramos que nuestra actividad y nuestras posturas interactuarán con nuestro futuro bebé. Prácticamente el 100 % de nuestras dudas serán cuestiones que el maestro conoce, en parte por su experiencia con otras mujeres embarazadas yoguis y, por lo tanto, podrá responderlas.

Cuando tomamos una clase de yoga, esperamos que el profe también esté allí para tranquilizarnos, y para tomar consciencia de que lo que hacemos está bien, es útil, es efectivo y, de este modo, nos servirá para gestionar nuestro embarazo de la mejor manera posible. Además, las clases de yoga para embarazadas se dirigen exclusivamente a embarazadas, por lo que son el lugar perfecto para desarrollar la práctica del yoga, el yo y tu futuro bebé.

Por lo tanto, hacer yoga mientras estás embarazada es posible, e incluso está muy recomendado. Ya estés estresada, relajada o solo quieras hacer una prueba, el yoga prenatal es probablemente una actividad que te hará ver el yoga de una manera diferente, pero no solo eso: de hecho, entre respiraciones y estiramientos, cambiarás la visión de tu embarazo y de tu futuro bebé. ¡Tendrás un punto de vista mucho más positivo! ¿Quieres probarlo?

 

Compartir

A los lectores les gusta este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

Aucune information ? Sérieusement ?Ok, nous tacherons de faire mieux pour le prochainLa moyenne, ouf ! Pas mieux ?Merci. Posez vos questions dans les commentaires.Un plaisir de vous aider ! :) (Aucun vote pour le moment)
Loading...

Leave a Reply

avatar