Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¡Descubre la gastronomía italiana!

Blog > Arte y ocio > Cocina > La Cocina Italiana más Allá del Dúo Pasta y Pizza

Seamos honestos: cuando pensamos en la cocina italiana, pensamos inmediatamente en pizza y pasta.

Es verdad que los espaguetis, fusilli, macarrones, raviolis y las pizzas se exportan a todo el mundo y se han convertido en imprescindibles de la gastronomía.

Se han impuesto de forma permanente en nuestros platos y en la carta de los restaurantes.

Platos italianos que tienes que probar. La pizza no es la única estrella entre los platos italianos (aunque está buenísima, desde luego).

Esta cocina mediterránea, en la que el ajo, el aceite de oliva y la albahaca son los reyes, ha sabido seducir hasta a los más escépticos.

La cocina italiana es una de las preferidas de los españoles.

Pero la tradicional pizza napolitana y los sabrosos platos de pasta italiana no pueden resumir por sí solos la riqueza de la “cucina della mamma”.

En efecto, hay numerosos platos italianos que merecen la atención de nuestros exigentes paladares.

Superprof te propone aquí un delicioso compendio de las mejores recetas italianas, lejos de los prejuicios y de las ideas preconcebidas.

Las mejores recetas de antipasti de Italia

En Italia, los antipasti son sagrados. Este término representa en realidad una sabrosa mezcla entre las tapas españolas y los entrantes franceses.

Literalmente, quiere decir antes de la pasta: antes de la comida, por tanto.

Los antipasti se degustan por lo general como aperitivo, acompañados de un vino de Prosecco por ejemplo (¿cómo, no conoces este fabuloso vino blanco espumoso italiano?

Para un español que quiera cocinar entrantes originales para sus invitados, buscar ideas de recetas italianas de antipasti es una idea excelente.

Rico, rico, cocina italiana saludable. De Milán a Roma, pasando por Verona, los antipasti como la bruschetta, son una institución.

Estos aperitivos con acento mediterráneo son recetas originales y por lo general, bastante fáciles de hacer:

  • Los arancini di riso, o bolitas de arroz fritas, se hacen a base de harina, huevos y quedo.
  • Los rollitos de berenjena a la mozzarella, o al ricota, para comer verduras sin darse cuenta, se puede añadir salsa de tomate.
  • Las bruschetta de tomates cherry y mozzarella, ideales en pan payés.
  • Los bocaditos de polenta con jamón de Parma.
  • Los champiñones rellenos de queso de cabra o al pesto (una salsa italiana a base de albahaca y piñones).
  • Los crostini a la caponata, pan tostado con tápenas, vinagre balsámico, berenjenas y aceite de oliva.

Esta lista no es exhaustiva, por supuesto, las recetas de antipasti  (para los que se lo pregunten, en singular se dice “un antipasto”) son muy variados.

El carpaccio también puede servirse como un entrante.

Aunque el carpaccio de ternera crudo, originario de Venecia, sea el más popular, se declina en numerosas versiones:

  • Carpaccio de atún,
  • Carpaccio de tomates mozarella, ideal para los adeptos de la cocina vegetariana,
  • Carpaccio de calabacín,
  • Carpaccio de berenjena.

Incluso se pueden encontrar fácilmente recetas de carpaccio de remolacha.

Para servir un carpaccio como en Italia, no olvides sobre todo añadir en tu plato (¡frío!) un chorrito de aceite de oliva -procedente del sur de Italia, aún mejor-, así como zumo de limón y albahaca fresca.

¿Sabes cómo se interpreta la cocina italiana en el resto del mundo?

El queso italiano en el alma de la cocina italiana

Si el queso italiano merece ya una parte entera de este artículo-viaje al centro de las tradiciones culinarias italianas, es porque está presente en la mayoría de recetas italianas.

Que los más chovinistas no se mosqueen: ¡sí, el queso español es extraordinario!

El queso italiano, una historia de pasión. Los italianos saben hacer queso: ¿y tú, sabes cocinarlo?

Sin embargo, el queso italiano es un valor seguro y delicioso para dar dinamismo a tus platos:

  • La mozzarella de bufflone, o di bufala, que elegiremos de DOP y que condimenta y da sabor a ensaladas y carpaccios.
  • El ricota, queso fresco que se puede cocinar en pasteles, quiches y por supuesto en lasañas.
  • El pecorino, queso de cabra originario de Cerdeña, absolutamente delicioso degustado con verduras.
  • El parmesano (parmigiano reggiano para los iniciados), que, por supuesto, da sabor a pizzas y pastas, pero también a muchos otros platos italianos.
  • La scarmoza, delicioso queso ahumado que e puede degustar por ejemplo en invierno en una raclette.
  • El provolone, queso de leche de vaca del sur de Italia, que está exquisito con pollo relleno, por ejemplo.
  • La burrata, una mozzarella más cremosa que se saborea sola con un chorrito de aceite de oliva.

Las tiendas italianas se multiplican en España y proponen la mayoría de estos queso, así como otros productos italianos, que te permitirán confeccionar tus platos “como en Italia”.

Si vives en la Ciudad Condal, ¿por qué no buscas alguno de nuestros cursos cocina barcelona?

El risotto, la otra estrella de los platos italianos

La pasta italiana, cocinada al dente evidentemente (no queremos ofender a nuestros amigos italianos que nos leen), son suculentas. Pero el risotto es divino también.

El país es el primer productor de arroz en Europa, y la mayoría de sus variedades se producen en el norte de Italia. El arroz par risotto es una variedad de arroz redondo.

Para morirse de bueno. Cremoso, se deshace en la boca… ¡Un risotto bien hecho podría salvar el mundo prácticamente!

Para hacer bien un risotto, tienes que elegir un arroz Carnaroli o Arborio, que aguantan mejor la cocción.

También debemos aprovisionarnos de un vino blanco, seco preferentemente, así como de cebollas y del inevitable parmesano. ¡Ya está lista la base para el risotto!

Si la pasta se puede cocinar al pesto, a la boloñesa, a la carbonara, el risotto posee múltiples variantes provenientes de Italia:

  • El risotto a la tinta de sepia (al nero di sepia), que toda persona que visite Venecia debe probar,
  • El risotto al queso de cabra y al limoncello, el famoso digestivo italiano,
  • El risotto del pescador, a base de pescado, evidentemente,
  • El risotto con setas y champiñones.

De hecho, como ocurre con la pasta, las recetas de ristotto solo tienen el límite de tu imaginación.

Sin embargo, para cocinar como en Italia, es indispensable ser paciente y observar varias reglas:

  • Un risotto requiere paciencia y no se cocina en 20 minutos,
  • Un risotto no se prepara con antelación,
  • El caldo tiene que ser casero (sí, hay una gran diferencia),
  • Sofreír la cebolla en mantequilla hasta que estén transparentes, es importante,
  • Vigilar continuamente, prohibido formalmente abandonar la cocina durante su preparación,
  • Remover permanentemente, sin parar, con la cuchara de madera preferentemente.

Si sigues estas reglas fundamentales de la cocina italiana, serás un profesional del risotto.

Además puedes cocinar el risotto para acompañar los dos platos a base de ternera preferidos de los italianos, el osso bucco o el saltimbocca.

O incluso un escalope a la milanesa, si prefieres la carne rebozada. Buon apptetito!

¿Quieres descubrir cómo varía la cocina italiana de una región a otra del país?

Los postres italianos

No, que no cunda el pánico, no vamos a olvidarnos de los postres en nuestro itinerario por las mejores recetas italianas, más allá de la pasta y la pizza.

El postre italiano es sagrado y el tiramisú, célebre postre con mascarpone y café, que no necesita presentación, es seguramente el más conocido de todos.

Se declina incluso a la frambuesa, al chocolate o incluso con galletas speculoos en numerosos restaurantes en Europa.

Los dulces en Italia son una institución. El tiramisú es el rey, ¿pero conoces otros postres italianos?

Pero Italia ha sabido hacernos llegar otros postres suculentos:

  • El panetonne, un brioche relleno de pasas que se degusta tradicionalmente durante las fiestas de fin de año.
  • La pana cotta con sorbete de frambuesa, a base de nata líquida y vainilla.
  • El sabayón, un mousse perfumado a base de vino blanco, azúcar y yema.
  • La sfogliatella, una especie de cruasán con un hojaldre ligero.
  • La colomba di Pasqua, que se degusta en Semana Santa en toda Italia, la receta de este pastel glaseado con azúcar es fácil de preparar, a base de huevos, harina, miel…
  • El baldino, originario de Toscana y que se cocina con cacao y harina de castañas,
  • El pandoro de Verona, alternativa al panetonne de color amarillo cocinado con levadura de cerveza.

De lo dulce a lo salado, los italianos saben cómo hacernos la boca agua.

Si te interesan los cursos de cocina madrid, encontraras todos los profesores cerca de ti sobre Superprof.es

Los vinos italianos para acompañar los platos típicos

En Italia, como en el resto del mundo, cuando se habla de gastronomía se habla de enología. El maridaje entre platos y vinos es importante, e Italia cuenta con excelentes vinos.

Italia fue el primer productor mundial de vino en 2015.

¿Qué podemos decir de los vinos italianos?

Hemos evocado ya el Prosecco que remplaza a menudo el champán, pero hay otros:

  • El Trebbianno d’Abruzzo, elegido mejor vino italiano en Milán, es un vino blanco.
  • El Barolo Riserva, un vino tinto terroso con un delicioso toque de canela,
  • El Barolo Riserva Montorfino, vino afrutado proveniente de la agricultura biológica,
  • El Radici Taurasi Riserva, vino intenso con un toque de frambuesa.

Y no olvidemos tampoco el digestivo limoncello, típicamente italiano y que hace tiempo que traspasó la frontera.

Sería un placer acabar este artículo con un café ristretto servido en Roma. ¿Tú no?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

Aucune information ? Sérieusement ?Ok, nous tacherons de faire mieux pour le prochainLa moyenne, ouf ! Pas mieux ?Merci. Posez vos questions dans les commentaires.Un plaisir de vous aider ! :) (moyenne de 5.00 sur 5 pour 1 votes)
Loading...

Leave a Reply

avatar