La salud a través de la comida es el desafío de los próximos años - Joël Robuchon (1945-2018), chef francés

Practicar yoga se populariza cada vez más, puesto que es un ejercicio no solo significa movimiento para el cuerpo, sino que ayuda a llevar una vida más sana en general.

Quienes son amantes de esta disciplina, tienden a preferir alimentos frescos y naturales; también optan por saborear cada bocado de la comida y, por ende, comer lento.

Por otro lado, la dieta del  yoga también rechaza los productos alimenticios procesados o precocinados, así como las grasas saturadas, la bollería industrial y el azúcar refinado.

Esta dieta se olvida totalmente de la Coca cola, aunque su finalidad no es adelgazar a quien la realice, sino darle un sentir de bienestar total. 

El yoga es una disciplina que conocemos todos y que se puede practicar en diferentes niveles e, incluso, técnicas.  Desde los ejercicios de respiración, pasando por los estiramientos, la meditación o el desarrollo muscular.

Son muchas las facultades que se desarrollan con las posturas de yoga, independientemente de nuestro nivel. Una secuencia de ejercicios al día o cada dos días nos permitirá ponernos en forma y adelgazar si es lo que se busca, una de las principales razones por la cual las clases de yoga tienen tanto éxito hoy en día.

Ejercicios de yoga
El yoga, más que un deporte.

Con un día propio (el Día Internacional del Yoga celebrado el 21 de junio), nos damos cuenta de que el yoga es más que un deporte en sí mismo: combina cuerpo, mente y estado de ánimo para otorgar una sensación de bienestar.

Por esta razón, los seguidores de esta práctica adoptan una dieta sana y equilibrada, cuidan sus comidas, puesto que es necesario que todo el cuerpo esté en energía armónica para llevar con éxito la disciplina del yoga.

¿Pero qué en qué consiste una dieta yóguica? ¿Existe una dieta así?

El yoga y la alimentación son inseparables

Cuestiones como qué es una alimentación adecuada, cuáles son los alimentos ricos en vitaminas, cómo disminuir la ingesta de los productos lácteos y los ácidos grasos, surgen en la mayoría de los practicantes de yoga.

¿Por qué? Porque al practicar yoga descubrirás que todo está conectado en el cuerpo humano. Es tan importante el ejercicio físico que realizas, como la alimentación que ingiere tu cuerpo.

Igual de importante es el estado de tu mente y de tus sentires. Con el yoga se busca la paz, considerado para muchos sinónimo de felicidad. Por esto también es una actividad que va de la mano con la meditación. 

El yoga, aliado de meditar
El yoga va de la mano con la meditación.

En síntesis, el yoga busca el bienestar pleno del ser humano. Y la alimentación es un factor clave para lograrlo, ¿o no siempre la comida es lo esencial ante cualquier catástrofe?

Además, comer es  una actividad totalmente universal que se ejerce diariamente alrededor de tres veces al día, por lo que, aunque no seas practicante de yoga, es necesario saber comer «bien» en función del tipo de persona que se trate.

No solo hay que reflexionar sobre una dieta equilibrada y llevarla acabo con pesadez y callando cualquier antojo que surja, ¡no! el placer del paladar debe ser la fuerza motriz para verdaderamente tener un equilibrio en la alimentación.

Simplemente se trata de una cuestión de reconsiderar la nutrición y de poner las cosas en perspectiva. Cuando se practica yoga, no se piensa en lo que se dejará de comer o en las sacrificios que se harán respecto a la alimentación, sino que se aprecia y valora por encima el bienestar del cuerpo. 

Si el cuerpo, la mente y el estado de ánimo se alinean a la hora de alimentación, tendremos el éxito asegurado. Es uno de los tantos beneficios del yoga: logra la armonía.

alimentos ricos en vitaminas
Valora los alimentos que realmente nutren a tu cuerpo.

Así, el yoga es una disciplina que nos permitirá descubrir e incluso basarnos en algunos pilares que podremos usar mientras comemos.

Por supuesto, no vamos a contarte nada nuevo ahora, pero debes saber que este tipo de disciplina, que combina el lado físico, el refuerzo muscular y la noción de espiritualidad, próxima a veces a la meditación, está muy relacionada con el tipo de alimentación que llevamos.

Algunos comen para vivir, otros viven para comer, pero el yoga tiene una filosofía al respecto, que nos permite tener una visión de los lípidos, los alimentos ricos en almidón, los carbohidratos, las grasas y las necesidades nutricionales más centrada en el lado práctico.

Entonces, ¿cuáles son los pilares de la famosa dieta yoga?

Consejos para realizar la dieta para yoga

He aquí un elemento muy importante de la dieta yoga: incluye el deseo de estar más en consonancia con el contenido de tus platos.

Ya se trate de verduras, legumbres, proteínas vegetales, etc., todos los alimentos desempeñan un papel fundamental y hace falta tener una visión de la vida mucho más espiritual cuando se come para lograr la transición a una alimentación sana de forma natural.

Tomar conciencia de lo que tenemos en el plato, masticar bien para sentir las texturas y los sabores, elegir los alimentos en función de lo que quieres comer: estas son las ideas principales que pueden definir la dieta del yoga.

Fresco y natural
El placer de comer se encuentra en lo natural.

Por supuesto, no nos referimos a una «dieta» para perder peso que dura solo mientras se llega al peso deseado; sino tal cual a ese conjunto de sustancia que regularmente se ingieren como alimento, es decir, se convertirá en tu día a día.

Esta dieta no aporta precisamente un calendario de calorías, sino un bienestar físico que también nos ayudará a tonificar. Se asocia principalmente a genera un estado físico general en buen estado y, por lo tanto, un cuerpo sano.

He aquí uno de los principales fundamentos de la nutrición yóguica, que se basa en la importancia de la reflexión sobre el lugar que debe ocupar la alimentación en la vida cotidiana.

Porque comer es un arte, y no es solo un acto inocuo, que no requiere un mínimo de enfoque constructivo. Como ya habrás oído en más de una ocasión: ¡somos lo que comemos!

¿Es necesario ser vegano?

Antes de continuar, debemos de reconocer que no hay una sola dieta yóguica, sino que encontramos tantas como practicantes: vegetarianismo, crudivorismo, etc.

Yoga, un estilo de vida
El yoga se puede practicar en casi cualquier sitio.

Cada una de éstas se corresponden con las diferentes formas de pensar que podemos ver reflejadas en un plato. Sin embargo, algunos grandes pilares como el vegetarianismo se encuentran en muchos regímenes de yoga.

No hace falta decir que saber disfrutar de las verduras y los productos naturales es algo fantástico, una oportunidad que muchos rechazan.

La idea principal aquí es abogar por la no violencia y, por lo general, por el no sufrimiento. De ahí que se defienda el sufrimiento no animal, que se hará palpable en el pequeño yogui cuando esté dispuesto a dejar atrás la carne en su plato.

La carne se sustituirá por proteínas vegetales y legumbres, por lo que, por supuesto, no se registran deficiencias nutritivas siempre y cuando se lleve la alimentación adecuada.

Este principio recibe un nombre dentro del campo del yoga: «ahimsa». Para eliminar la carne y el pescado de la dieta, por supuesto, es necesario proceder por etapas, para adaptarse poco a poco, si así se desea, sin tirar la toalla rápidamente.

También podemos simplemente reducir nuestro consumo para sentirnos mejor con nuestro cuerpo y con nuestra cabeza, mientras mantenemos la noción de placer que representa un bistec o unos deliciosos tacos de carnitas.

Platillo yogui
Una alimentación adecuada no es difícil de conseguir.

Sé sincero contigo mismo y reflexiona cuántas veces a la semana consumes carnes, si la respuesta es casi diario, será mejor disminuir, ¡es muchísima ingesta de carne!

El problema son principalmente los excesos, por lo que puedes decidir llevar una alimentación más balanceada y comer carne en una comida de la semana, puede ser ese delicioso filete o unos cuantos de tus tacos favoritos.

La dieta yoga también es eso: no privarse, no frustrarse, para sentirse mejor en cuerpo, mente y espíritu. Alinear los tres polos es esencial para estar lo más equilibrado posible, ¡como si tuvieras que mantener una postura de yoga!

Alimentos saludables
Preparar tus alimentos será beneficioso para tu dieta.

Además, un gran tip: aprende a cocinar. Puedes crear los platillos más deliciosos del mundo sin la necesidad de acudir a la carne como un ingrediente, solo se necesita el conocimiento.

En Superprof puedes encontrar a los maestros de la cocina vegana dispuestos a enseñarte sus mejores recetas y trucos gastronómicos. El costo de la clase ronda entre los 100 y los 300 pesos, esta es la ventaja de nuestra plataforma: encontrarás la variedad necesaria para elegir a tu maestro ideal.

Además, en México cada vez son más los restaurantes que se especializan en la comida libre de carne.

Igualmente, en esta plataforma puedes encontrar tus clases de yoga perfectas que se acomoden a tus horarios y a tu nivel, con un costo de alrededor de 400 pesos la hora.

Verás que de la mano de unas ricas recetas y tu sazón especializada, ser vegetariano no te será una barrera y pronto te empezarás a sentir más libre y ligero durante tus clases de yoga.

Alimentación adecuada
Aprende a cocinar recetas veganas, ¡será divertido!

El crudivorismo y su relación con el yoga

Cuando uno piensa en el crudivorismo, a menudo se siente tentado a asociarlo con un estilo de vida monótono, no muy sabroso y lleno de aburrimiento.

Aún así, en relación con el yoga, esta es una dieta llena de sabores y colores, que le da a los alimentos todo su sabor, además de preservar los buenos nutrientes. Como resultado, la digestión de estos será más sencilla, agradable y, lo que es más importante, eficaz. ¿Qué mejor?

Al igual que con el vegetarianismo, no es necesario cambiar por completo el estilo de vida y la dieta. Además, comer es compatible con la carne y el pescado, ¡es probable que conozcas la existencia de algunas preparaciones como el tartar o el carpaccio!

Sea como fuere, no importa cómo te alimentes, mientras respetes la temporada de las frutas, verduras, ya sea con el vegetarianismo, el locavorismo o el crudivorismo.

Alimentación adecuada
Disfruta de los alimentos en su estado más natural.

Porque el yoga también se basa en escuchar al planeta, incluso más allá del cuerpo y mente. Los valores defendidos por esta disciplina deportiva se basan en la energía del bienestar, totalmente gratis y accesible para cualquiera que lo desee.

Alista tu menú yogui con recetas deliciosas

Ha quedado claro que el vegetarianismo es una de las bases de la alimentación ideal para cualquier amante del yoga. Lo único que se consume de origen animal es el yogur, el queso y la leche.

Aunque respecto a este último producto, cada vez hay más oferta de leche de origen vegetal. Las de almendra y coco han tenido gran éxito por su rico sabor.

A esto se le agrega frutas, verduras, legumbres, frutos secos, cereales y hortalizas. La intención también es que sean de temporada para que el producto sea lo más natural y fresco posible.

Después del entrenamiento, incluso para el desayuno y para las noches, no faltará variedad siguiendo la dieta de yoga. Todo es cuestión de preparar los alimentos saludables para los días de la semana, ¡la planeación ayuda a no descuidar lo que se ingiere!

Alimentos saludables
Disfruta de este delicioso y nutritivo alimento.

Por ejemplo, para los desayunos puedes echar a volar la imaginación; con unos cuantos ingredientes como la avena y variando las frutas, puedes crear deliciosos porridge y variarlos día a día. Así tendrás la energía necesaria para enfrentar el día y olvidarte de la grasa.

También los smoothies son una excelente forma para consumir frutas y verduras en el desayuno: son rápidos e ideales para las personas "fitness" que salen cada mañana al entrenamiento. Igualmente si trabajas temprano o simplemente las mañanas son muy apuradas, un smoothie es tu aliado en la dieta del yoga. 

A continuación, te proponemos un menú para yoguis: un par de recetas saludables, fáciles de hacer y, sobre todo, deliciosos. Igualmente, los ingredientes son fáciles de encontrar en México.

Desayuno: Smoothie-bowl completo

Ingredientes:

  • 1 kiwi
  • 1 plátano
  • 1 piña en rodajas
  • Avena al gusto
  • Un manojo de rúcula

Éste es un desayuno fácil, sano, rico y te llenará de energía para tu entrenamiento de yoga. Los ingredientes se mezclan en la licuadora. Se sirve en un bowl y se le agrega papaya picada o mango, arándanos, frambuesas, fresas y cerezas al gusto, así como semillas de chía. También se puede agregar más avena si así se desea.

Y ¡listo! Tendrás un desayuno listo para antes de clases.  Además, a este desayuno le puedes cambiar la textura según tu gusto, así como la cantidad de ingredientes. Por ejemplo, si te gusta espeso, congela el plátano una noche antes.

Puedes experimentar con este tipo de desayuno según tu gusto, y descubrir nuevos platillos deliciosos.

Comida: Sopa de lentejas con comino

Necesitarás:
  • 1 12 tazas de cebolla picada
  • 2 cucharaditas de sal
  • 2 zanahorias picadas
  • 1 12 tazas deapio, pelado y cortado
  • 1 cucharadita de ajo
  • 2 cucharaditas decomino molido
  • 2 tazas de lentejas
  • 8 tazas de agua o caldo vegetal
  • 2 hojas de laurel

La preparación es muy sencilla. En una olla a fuego medio, añade un poco de sal y la cebolla, al dorarse ésta añade las zanahorias, el apio y el ajo. Luego el comino, las lentejas y otro poco de sal. Por último añade el caldo y las hojas de laurel y deja cocinando con fuego bajo hasta que las lentejas estén lista (30 minutos aproximadamente).

Y ¡listo! Tendrás un platillo rico que te dejará listo para las clases de yoga por la tarde.

Yoga y meditación, el dúo favorito

La práctica del yoga está relacionada con el trabajo de la mente. Durante el entrenamiento o las rutinas de yoga, el practicante debe concentrarse en los movimientos y sentir que se producen en su cuerpo.

Es por esto que practicar meditación antes o después del entrenamiento de yoga, o en alguna posición aconsejable durante el ejercicio.

Yoga y meditación
Meditar ayuda a despejar tu mente.

Así como hay varios tipos de yoga, también los hay de meditación. Es importante probar con varios para encontrar el adecuado para cada personalidad.

Puedes hacer meditación gratis en tu casa con la guía de algunas apps o de videos-tutoriales online, o asesorarte en tus clases de yoga.

La meditación, de la mano del yoga, ayuda a completar el círculo de bienestar; pues la mente tiene un gran peso en ésta.

Incluso, puede influir en la dieta. La alimentación que sigue siendo la base de nuestra forma y nuestra salud en general. Entonces, ¿list@ para cambiar tu estilo de vida?

Dieta verde

La dieta verde kundalini se basa en consumir frutas y verduras de este color, puesto que éstas están llenas de nutrientes: minerales, vitaminas y fibra.

Además, contienen pocas calorías (por lo que es utilizada para adelgazar) pero aportan un gran nivel alimentario. Por el lado de las vitaminas, son ricas en A, C, B, E y K, fundamentales para el cuerpo humano. 

Dieta verde kundalini
Las verduras y frutas verdes son una gran fuente de salud.

El reto de la dieta verde kundalini se conforma por 40 días de consumir exclusivamente alimentos verdes; esto significa ensaladas, vegetales verdes al vapor, aguacate, brotes, ajíes verdes y aceitunas o pistachos, entre otros. También se puede incluir melón, uvas y manzana verde.

Toma en cuenta las siguientes recomendaciones de consumo para que la dieta verde kundalini sea un éxito:

  • Al menos 6 porciones de verduras (acelga cocida, apio, calabaza, chayote, chícharo, espárragos, espinaca, nopal, pepino, romeritos, verdolaga, etc.)
  • 8 porciones de aceites y grasas (aceituna y aguacate)
  • Por lo menos cuatro tazas de frijol mungo, de preferencia.
DIeta
El pepino aporta fibra y es una gran fuente hidratante.

Por supuesto, tú puedes adaptar esta dieta para ti, puede ser solamente una semana o incluso un par de días. Recuerda que para la alimentación yogui es fundamental escuchar a tu cuerpo para reconocer sus necesidades.

Igualmente, si requieres esta dieta, asegúrate de hacerla correctamente y ser muy cuidadoso en las cantidades que ingieres, para que no vayas a tener un desajuste de nutrición que contravenga en futuros malestares.

Dieta para yoga
El aguacate es una grasa saludable.

Para llevar con éxito la dieta verde, planea y prepara tus alimentos. Siempre es importante planear tu alimentación aunque sea semanalmente, pero cuando entras en la dieta verde, será mejor que tengas todo organizado.

Teniendo tu comida verde a la mano, no te toparás con urgencias o con hambre mientras no estás en casa y así no caerás en romper la dieta y podrás cumplirla durante el tiempo propuesto.

También es importante mencionar que para el "regreso" a tu dieta cotidiana, se recomienda empezar por las frutas, luego por los cereales y a los días ya puedes consumir lácteos.

Yoga, un deporte especial
Después de practicar yoga, la calma es abundante.

Beneficios del yoga

La sana alimentación es solo uno de los tantos beneficios del yoga. Como tiene tantos, es bueno repasarlos. Así, si aún no eres un practicante de esta disciplina, seguro te animarás a intentarla.

  • Reduce los niveles de estrés

La mayoría de deportes ayuda con esto, pero la ventaja en el yoga es que es totalmente consciente, por lo que la sensación de relajación es mayor y aumenta también el sentimiento de felicidad.

  • Mejora la concentración

Al buscar un equilibrio entre cuerpo y mente, a través de la respiración y la meditación, hace posible alcanzar un estado mental de mayor tranquilidad, por lo que te será más fácil concentrarte ya sea en el trabajo o en la escuela.

  • Acondiciona al cuerpo

El yoga también mejora la flexibilidad, la coordinación y la resistencia, por lo que tu cuerpo no solo se llenará de músculos, sino que estará preparado para cualquier actividad, ya sea que requiera, fuerza o destreza.

  • Sin costo

Esta actividad se puede practicar casi en cualquier parte: en la sala, en el parque, etc. Y lo puedes hacer solo, aunque lo mejor es comenzar con un maestro, para aprender las posiciones de la forma correcta y evitar lesiones.

  • Alivia dolores crónicos

Olvídate del dolor del cuello o de la rodilla, o de esa artritis tan molesta; al realizar las posiciones y movimientos propios del yoga, poco a poco se notará el alivio de estos padecimientos.

  • Equilibra el sistema nervioso

El yoga combina movimiento y relajación a través de la meditación, ésta influye directamente en las estructuras del sistema nervioso del ser humano, por lo que el resultado es una vida más serena.

  • Ayuda a dormir mejor

Al inferir en el sistema nervioso y reducir los niveles de estrés, el yoga también otorga un sueño realmente reparador. Entre la relajación y la calma, tendrás los sueños más dulces.

  • Revierte el envejecimiento

La práctica constante del yoga lleva al yogui a implementar un estilo de vida más sano, en el que el equilibrio predomina; así, el yoga también infiere en el ADN y revierte los daños naturales y no naturales del paso del tiempo.

Ejercicios de yoga
Disfruta de los beneficios del yoga.

¿Te faltan motivos para practicar yoga? Seguro que después de un par de clases te sobrarán, ¡anímate a disfrutar de esta disciplina!

¿Buscas un profesor de Yoga?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 calificación(es)
Cargando…

Valeria Superprof

Superprofe, comunicóloga y apasionada del estilo de vida.