Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

El apoyo escolar con clases particulares en español

Publicado por Berenice, el 15/10/2018 Blog > Apoyo escolar > Lengua > Ventajas de clases particulares en español

¡Pues sí! Pronto llegará el momento de regreso a clases.

En este artículo, vamos a explicar cuál es el punto de vista de una profesora de clases particulares de la lengua de Cervantes.

¿Por qué ir a clases de Lengua? Veamos.

El apoyo escolar con clases particulares, ¿para quién? ¿por qué?

Cada vez más jóvenes recurren a un profesor particular para que les ayude con una asignatura, bien porque tienen dificultades o porque se sienten superados por la complejidad de las tareas a realizar: memorizar, comprender una lección difícil, progresar en clase de español siendo disléxico, fijar la atención, organizarse, en suma, porque no saben hacer “su trabajo de alumnos”.

Las clases particulares de Lengua sirven para revisar las bases, resolver dudas, mejorar los resultados escolares, superar un examen de español, evitar repetir.

¿Entre cuatro y seis horas semanales, según el nivel, de clase con el profesor, no son suficientes?

Poner remedio a las carencias de la enseñanza tradicional colectiva con un acompañamiento personalizado

El sistema educativo reconoce implícitamente los límites de la enseñanza tradicional.

Las evaluaciones nacionales e internacionales son incontestables: el colegio agrava la dificultad escolar, en particular en las disciplinas fundamentales.

Sin poner en tela de juicio la competencia y el compromiso de los docentes, tenemos que ser lúcidos y reconocer los defectos de nuestro sistema educativo. Es profundamente desigual, seleccionando los alumnos más que acompañándolos hacia el éxito escolar. Es monolítico en su enfoque disciplinarios, suscitando a veces el aburrimiento e incluso la perdida del gusto por el trabajo y el esfuerzo.

No está adaptado al desarrollo de las competencias indispensables a la futura inserción de los estudiantes de secundaria y es poco eficaz en su orientación y la lucha contra el abandono escolar. En definitiva, el colegio actual a menudo no motiva a los alumno, supone una fuente de ansiedad para los padres y frustra a los profesores a quienes deja poca autonomía.

Ante este panorama, ¿cómo orientar las clases de apoyo escolar?

Algunos estudiantes necesitan que el profesor utilice mucho el pizarrón porque solo entienden bien lo que ven (esquema, mapa, tabla, palabras clave de la lección), mientras que a otros les molesta y prefieren que las explicaciones sean verbales.

Es difícil tener en cuenta estas exigencias. Los perfiles pedagógicos son maleables: hay que poder discernir las aptitudes escolares de cada uno.

Frente a esto, la presión de las notas y de los consejos de clases, la crisis del empleo y la carrera hacia los diplomas nutren las inquietudes de las familias.

Para que los niños logren obtener buenos resultados, se dirigen o bien a asociaciones de voluntarios que aportan un apoyo escolar gratuito, o bien a clases particulares menos costosas.

¿Te gustaría saber cómo enseñar español a un disléxico?

¿Cuál es el valor añadido de las clases particulares?

Difícil de cuantificar, reposa sin embargo, para el conjunto de asignaturas, en tres aspectos importantes:

Las clases particulares contribuyen a dar confianza a los alumnos.

Toma clases particulares para confiar en tus habilidades Hay que dar confianza para aceptar la ayuda

En primer lugar, las clases particulares contribuyen a que los alumnos recuperen la confianza en sí mismos cuando esta ha sido gravemente socavada. En una relación dual, es esencial que haya “buena conexión” entre el profesor y el alumno.

Si es el caso, este último se atreverá a hablar de sus dificultades y preguntar sin temor del juicio del profesor ni las burlas de sus compañeros.

Este profesor se percibe como un “entrenador” benévolo, porque, a diferencia de su colega del colegio y el instituto, no pone notas, no hace comentarios en rojo en los exámenes.

Al contrario, da ánimos, porque está ahí para ayudar a progresar.

Esto también puede darse en una clases, no estamos diciendo que el profesor en funciones en un centro escolar sea un sádico que solo piense en humillar a sus alumnos.

Sin embargo, un cero en ortografía o un comentario algo exacerbado en un momento de cansancio provocan a menudo resentimiento y un profundo desánimo. Pero si está en confianza y se siente apoyado, el alumno recuperará la esperanza de obtener buenos resultados y su transformación puede ser inmediata.

Es un auténtico placer ver una cara decaída alegrarse. Se instaura entonces un círculo muy positivo: el niño o el adolescente participa más en clase, recibe como recompensa los ánimos del profesor de su clase, aprende mejor las lecciones y … si las lagunas no son demasiado importantes, las notas mejoran.

No todo es siempre tan idílico y rápido pero, incluso si es necesario algo de tiempo, da inicio el proceso para alcanzar buenos resultados.

¿Quieres tomar clases particulares de Lengua para ponerte al día?

Las clases particulares son más eficaces que las clases “tradicionales”

En segundo lugar, el profesor particular puede trabajar sin que haya distracciones (ruido, risas, interrupciones…) que perturben sus explicaciones. El alumno está activo de principio a fin, tan implicado que no se dará ni cuenta de la hora. El tiempo pasado en la clase particular es por tanto más eficaz que las horas pasadas entre los muros de la clase.

Echa un ojo también a nuestro artículo sobre cómo progresar en ortografía.

Las clases particulares están organizadas “a medida”, en función de las necesidades del alumno

En tercer lugar, el profesor particular de Lengua hace las clases “a medida”. Observa y escucha atentamente a su alumno, detecta las causas del bloque en su aprendizaje, los errores a los que habrá que poner remedio, los métodos inadecuados que hay que corregir.

No está sujeto a ningún calendario ni ningún programa oficial. Adapta su enseñanza a las particularidades del alumno.

Podrá tener en cuenta por ejemplo un problema de dislexia – en complemento de la ayuda indispensable de un ortofonista- de lengua y de cultura con un estudiante extranjero o de elocución (tartamudeo).

Puede pasar tres horas con un punto que se resiste a la comprensión y que requiere más tiempo para ser asimilado y no dedicar demasiado tiempo a las nociones que parecen asimiladas o están en vías de serlo.

Su único objetivo es darle a cada uno las herramientas para ser autónomo.

¿Te interesa saber también cómo aprender a expresar mejor tus ideas por escrito?

El mundo maravilloso de las clases particulares, no tiene entonces ningún defecto?

Sí, claro. A veces, los esfuerzos no logran los resultados esperados. Las causas son diversas. Si la personalidad del profesor y del alumno se oponen, si este último tiene problemas psicológicos y familiares que impiden su aprendizaje, habrá que recurrir a otro profesional.

Además, las clases particulares resultan bastante caras y el presupuesto familiar no siempre permite este gasto.

Por último, algunos adolescentes no hacen ningún esfuerzo por prestar atención en clase, ya que el profesor que mamá y papá pagarán les explicará la lección, o mejor aún, les ayudará a hacer los deberes.

Muy hábiles, fingen no saber hacer los ejercicios de matemáticas, la redacción o el resumen de la lectura que el malvado profesor les ha impuesto…¡de un día para otro! Lejos de hacerles autónomos, las clases de español serán entonces un buen remedio para no molestarse. Tendrá que ser el profesor particular el que no caiga en la trampa.

Desde el punto de vista del profesor, es una manera distinta de enseñar

Los maestros que enseñan de manera “tradicional”, tienen a veces un sentimiento de impotencia.

Claro que es un trabajo apasionante, en un contexto en el que se establece una dinámica de grupo que permite intercambios de ideas muy estimulantes e instructivos.

Las clases no son siempre soporíferas y sin duda muchas veces nos sorprende la actualidad de un texto de hace trescientos años o nos subyuga la lectura de un poema o un comentario.

Sin embargo, los profesores pueden llegar a sentirse frustrados. ¿Cómo ayudar a un adolescente que tira la toalla o que no participa en absoluto?

Falta de tiempo, demasiados alumnos. Programación, preparación, exámenes, la trilogía del maestro…

Los maestros tienen muchas actividades Los maestros también se sienten desbordados.

Dar clases particulares de Lengua permite ayudar a los alumnos, simplemente.

Descubre nuestros consejos para evitar cometer faltas en los exámenes.

Las clases particulares restauran el diálogo pedagógico entre alumno y profesor

Las clases particulares favorecen el diálogo pedagógico que hace emerger el potencial insospechado de algunos alumnos. Se evoca un autor, se busca en la biblioteca, se lee un página, se comenta.

La literatura está al alcance de la mano. Se trata de leer, escribir.

Por supuesto, la ortografía y la gramática son fundamentales para mejorar la expresión escrita de cara a los exámenes de admisión.

Se estudia por tanto la metodología que consiste en saber cómo analizar un tema, un texto, un documento iconográfico, cómo y por dónde empezar.

Dar clases: una pasión compartida

No hay que corregir exámenes ni hacer respetar la disciplina: los alumno están tranquilos y concentrados. Sin ningún tipo de dudas, las clases particulares de lengua son otra manera de enseñar y es una experiencia realmente agradable, tanto para el alumno como para el profesor.

¿Quieres saber también cómo las clases de lengua ayudan a los niños?

Compartir

A los lectores les gusta este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

Aucune information ? Sérieusement ?Ok, nous tacherons de faire mieux pour le prochainLa moyenne, ouf ! Pas mieux ?Merci. Posez vos questions dans les commentaires.Un plaisir de vous aider ! :) (Aucun vote pour le moment)
Loading...

Leave a Reply

avatar