Desde la Edad Media hasta mediados del siglo XX, el latín fue una parte central de la educación en Occidente. Junto con la lógica y la retórica, la gramática (como se conocía el latín) se incluyó como parte del Trivium, la base de una educación medieval de artes.

Del latín, fluyeron todos los estudios y fue realmente la puerta de entrada a la vida de la mente, ya que la mayor parte de la literatura científica, religiosa, jurídica y filosófica se escribió en el idioma hasta aproximadamente el siglo XVI. Para sumergirse en los estudios clásicos y humanistas, el latín era imprescindible.

Las escuelas primarias en Europa y especialmente en Inglaterra durante este tiempo fueron escuelas latinas, y la primera escuela secundaria establecida en Estados Unidos fue también una escuela latina.

Pero a partir del siglo XIV, los escritores comenzaron a usar la lengua vernácula en sus obras, lo que lentamente disminuyó la importancia central del latín en la educación.

Esta tendencia se aceleró en el siglo XIX; las escuelas pasaron de convertirse en futuros clérigos a graduarse de empresarios que tomarían su lugar en una economía industrializada. El énfasis en las artes lentamente dio paso a lo que se consideraba una educación más práctica en lectura, escritura y aritmética.

Si bien el latín había estado teniendo una muerte lenta durante cientos de años, todavía tenía una fuerte presencia en las escuelas hasta mediados del siglo XX. A partir de la década de 1960, la Iglesia Católica revisó su liturgia y permitió a los sacerdotes dirigir la misa en lenguas vernáculas en lugar de latín, eliminando así uno de los últimos vínculos del público con la lengua antigua.

frases latinas
En Roma es muy común encontrar frases latinas en las atracciones turísticas.

Si bien ya no es un requisito que las personas sepan latín para prepararse durante su vida, sigue siendo un excelente idioma para estudiar, pues ayuda a tener un entendimiento mejor del lenguaje y gramática no solo del español, sino de otros idiomas.

Una buena forma de adentrarse al latín es por medio de palabras y frases latinas. Y una de las más famosas es “cogito ergo sum”, pero ¿qué significa? En este artículo daremos un repaso para conocer más sobre esta frase tan famosa. Conoce más conjunciones latinas que usamos constantemente en español.

Primero, ¿qué quiere decir sólo la conjunción latina ergo?

Primero que nada, debemos entender qué significa ergo. Se trata de una conjunción latina que se traduce como “por lo tanto”, “luego”, “pues” o “por lo cual” y se usa para mostrar que algo es la consecuencia lógica de lo que se acaba de decir.

En otras palabras, es una palabra que se usa para conectar dos ideas u oraciones.

Ejemplos:

  • “Me gusta la jardinería; ergo, tengo muchas plantas en casa”
  • “Mañana tengo un examen; ergo, me iré a dormir temprano”

Cuando uses esta palabra, debe ir antecedida de punto y coma y seguida de una coma. Es muy común que las personas no usen estos signos de puntuación al usar la palabra ergo, así que no caigas en ese error.

Al ser considerada una palabra arcaica, puede ser antinatural usarla tan seguido, así que trata de no utilizarla en exceso en tus escritos escolares o académicos.

que es ergo
No uses en exceso los términos latinos ya que puedes sonar pretencioso.

Mira cómo puedes usar la palabra ergo en tus trabajos escolares.

Cogito ergo sum significado

La frase "Cogito, ergo sum", que se traduce tradicionalmente como "Pienso luego existo", es una frase de René Descartes y es una traducción de la declaración original en francés del filósofo: "Je pense, donc je suis", que aparece en su Discurso del método (1637).

La locución latina se convirtió en un elemento fundamental del pensamiento occidental. En español se traduce como “pienso luego existo”, pero la traducción literal del latín más precisa sería “pienso, por lo tanto soy” o “pienso, pues soy”.

Descartes entendió la "certeza" como la característica principal del conocimiento válido. Realizó una serie de experimentos mentales (con respecto a la duda metódica) para encontrar la verdad indudable y evidente expresada por esta frase.

La interpretación de esta frase ha sido objeto de numerosos debates filosóficos. La frase expresa un clima intelectual escéptico que es indicativo de la filosofía moderna.

Aunque la idea expresada en "cogito ergo sum" se atribuye ampliamente a Descartes, muchos predecesores ofrecen argumentos similares, particularmente Agustín de Hipona en De Civitate Dei (libros XI, 26), quien también anticipa refutaciones modernas del concepto.

Pero a partir de Descartes, la frase se ha vuelto popular más allá del campo de la filosofía.

ergo sum que significa
La frase de Descartes es una de las más conocidas de la Filosofía.

La frase "cogito ergo sum" no aparece en el trabajo más importante del filósofo francés, las Meditaciones Metafísicas, pero el término "cogito" se menciona (a menudo de manera confusa) en ella.

Descartes sintió que esta frase, que había usado en su Discurso del método, había sido engañosa en su implicación de que estaba apelando a una inferencia, por lo que la cambió a "Soy, existo" (también llamada a menudo "la primera certeza" ) para evitar el término "cogito".

Al comienzo de la segunda meditación, habiendo alcanzado lo que él considera el último nivel de duda, su argumento de la existencia de un 'dios engañoso', Descartes examina sus creencias para ver si alguno sobrevive a la duda.

Al creer en su propia existencia, descubre que es imposible dudar de que existe. Incluso si hubiera un 'dios engañoso' (o un demonio malvado, la herramienta que usa para evitar caer de nuevo en creencias sin fundamento), su creencia en su propia existencia sería segura, porque ¿cómo podría ser engañado a menos que existiera para poder sobrevivir? ¿ser engañado?

Pero me he convencido de que no hay absolutamente nada en el mundo, ni cielo, ni tierra, ni mentes, ni cuerpos. ¿Ahora se deduce que yo tampoco existo? No: si me convencí de algo [o pensé algo en absoluto], entonces ciertamente existía. Pero hay un engañador de poder supremo y astucia que me engaña deliberada y constantemente. En ese caso, yo también indudablemente existo, si él me está engañando; y que me engañe todo lo que pueda, nunca lo hará pensar que no soy nada mientras piense que soy algo. Entonces, después de considerar todo muy a fondo, finalmente debo concluir que la proposición "Yo soy, existo" es necesariamente cierta siempre que sea planteada por mí o concebida en mi mente.

Hay dos puntos importantes que deben tenerse en cuenta. Primero, solo afirma la certeza de su propia existencia desde el punto de vista de la primera persona; no ha demostrado la existencia de otras mentes en este momento.

De esto se deduce que esto es algo que los individuos deben pensar por sí mismos a medida que siguen el curso de las meditaciones. En segundo lugar, no afirma que su existencia sea necesaria; él está diciendo que "si está pensando", entonces necesariamente existe.

Descartes no usa esta primera certeza, el cogito, como base sobre la cual construir más conocimiento; más bien, es el terreno firme sobre el que puede pararse mientras trabaja para restaurar sus creencias.

Una forma de expresar lo que Descartes quiso decir es: "Soy consciente de mi existencia".

cogito ergo sum que significa
Una de las interpretaciones de "cogito ergo sum" es que una persona "es" cuando piensa.

'Pienso luego existo, ¿verdad?'
No, en realidad no. Una formación más completa de la filosofía de Descartes sería Bubito, ergo cogito, ergo sum. 'Dudo, luego pienso, luego existo'. Descartes quería saber si realmente se podía saber que algo era real, pero creía que su capacidad para dudar de la realidad demostraba que, si bien podría no ser real, lo era. John Green

Si estás interesado en el origen de las palabras latinas, mira que significa per se.

Tomar clases particulares de latín

Saber latín puede darte más información sobre la historia y la literatura. El latín fue la lengua franca de Occidente durante más de mil años.

En consecuencia, gran parte de nuestra historia, ciencia y gran literatura se registró por primera vez en latín. La lectura de estos clásicos en el idioma original puede brindarte información que de otro modo podría haberse perdido al leerla en español o inglés.

Además, los escritores modernos (a partir del siglo XVII) a menudo sazonan su trabajo con palabras y frases en latín sin ofrecer una traducción porque (razonablemente) esperan que el lector esté familiarizado con él. No tener un conocimiento rudimentario del latín hará que te pierdas de comprender completamente lo que el escritor pretendía transmitir.

Por eso y más, es importante tomar clases particulares de latín. En Superprof contamos con maestros de lengua latina en todo México, con quienes puedes tomar clases en línea o a domicilio. Quizá ha llegado el momento de abrir la mente y aprender un idioma que muy pocos saben y que te dará una nueva visión del mundo.

¿Estás listo para lograrlo? 

Mientras eliges un profesor de latín en Superprof, aprende más sobre cómo usar el término sic.

¿Buscas un profesor de Latín?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 2 calificación(es)
Cargando…

Sandra

Licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Editora web de viajes, educación, feminismo, relaciones y cultura pop.