La diabetes afecta a 1 de cada 11 personas en el mundo y consiste básicamente un problema de asimilación, utilización y almacenamiento de los azúcares que aportan la alimentación. Esto se traduce en una tasa de glucosa en la sangre (o glucemia) demasiado elevada: se trata de hiperglucemia. Esta enfermedad además, aumenta las posibilidades de sufrir derrame cerebral, enfermedades al corazón, ceguera, amputaciones de las extremidades y fallo renal. De ahí la extrema preocupación que hay que poner en su cuidado.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 8.7 millones de mexicanos y mexicanas sufren diabetes, posicionando tristemente a nuestro país en el noveno lugar mundial de los países con más personas diabéticas. Por eso existe una especial preocupación por mantener controlada esta enfermedad y por detener su crecimiento a nivel nacional. Según la información aportada por la Federación Mexicana de Diabetes, dentro de los principales métodos para mantener bajo control esta enfermedad, junto con promover un diagnóstico temprano, la atención oportuna y la constancia en el tratamiento, están: mantener una alimentación correcta, evitar el sedentarismo y practicar actividad física.

Sobrepeso, obesidad, mala alimentación, vida sedentaria y escasa actividad física son los primeros factores de riesgo de esta enfermedad crónica.

Los conocimientos sobre la diabetes, así como su campo de atención, continuamente están cambiando a medida que surgen nuevas tecnologías, investigaciones y tratamientos que contribuyen al mejor cuidado de las personas que padecen esta enfermedad. La Asociación Americana de Diabetes, ADA, (American Diabetes Association), es desde 1989 una líder especializada en la investigación sobre la diabetes.

Antiguamente se distinguían dos tipos de diabetes:

  • Diabetes de tipo 1: también conocida como diabetes insulinodependiente, que afecta al 6% de enfermos
  • Diabetes de tipo 2: que afecta al 92 % de pacientes.

Pero a partir del 2018, la ADA decidió cambiar esta tipificación por considerarla imprecisa. En lugar de clasificar los tipos de diabetes con nombres (como insulinodependiente), se decidió clasificarlas exclusivamente por número, ya que la denominación no es precisa, pues existen, por ejemplo, casos de personas que padecen diabetes tipo 2 y que también dependen de insulina para llevar su enfermedad. Además agregó tres tipos más de diabetes, existiendo hoy en día las siguientes cinco calificaciones. A continuación te dejamos las descripciones hechas por la BBC:

  • Diabetes tipo 1: diabetes severa autoinmune: a grandes rasgos, es la que normalmente se clasifica como de tipo 1. Afecta a las personas cuando son jóvenes y aparentemente saludables y se debe a una enfermedad autoinmune que imposibilita la producción de insulina. Con lo cual, no hay hormonas suficientes para controlar el nivel de azúcar en la sangre.
  • Diabetes tipo 2diabetes severa por deficiencia de insulina: estos pacientes inicialmente son muy parecidos a los del grupo 1, (también son jóvenes, con un peso y salud aparentemente saludables), pero tienen dificultades para producir insulina. La diferencia es que no hay un fallo en el sistema inmunológico sino un defecto en sus células beta, las que "fabrican" la insulina. Estos pacientes tienen el mayor riesgo de ceguera.
  • Diabetes tipo 3diabetes severa por resistencia a la insulina: quienes la sufren en general tienen sobrepeso y producen insulina pero el cuerpo no responde a la hormona. Estos pacientes tienen el mayor riesgo de enfermedades renales.
  • Diabetes tipo 4diabetes moderada relacionada con la obesidad: identificada principalmente en pacientes con mucho sobrepeso, pero metabólicamente más cercanos a los valores normales que a los del grupo 3.
  • Diabetes tipo 5diabetes moderada relacionada con la edad: es desarrollada por pacientes que son significativamente de mayor edad que los de los grupos anteriores.

La importancia de establecer estas cinco categorías de diabetes, es que permite adaptar los tratamientos con mucha más precisión y eficacia para cada tipo de paciente, ya que estas tipificaciones presentan considerables diferencias entre sí, relacionadas con variables de tipo etario, genético, de riesgo y de signos manifiestos de la enfermedad.

Los efectos de la diabetes, que es el resultado de un fallo en la regulación entre la insulina y el glucagón -estas dos hormonas pueden reducir la tasa de glucosa en la sangre-, pueden limitarse mediante el mejor tratamiento posible no medicamentoso: la actividad física y deportiva.

La actividad deportiva ayuda a reducir el riesgo de problemas de salud, sobre todo para las personas diabéticas, porque sus vasos sanguíneos son más frágiles que los de las personas no enfermas.

En este artículo, Superprof se centra en el deporte y la salud para preguntarse cuál es el impacto del entrenamiento deportivo en la diabetes.

Realizar un chequeo médico es fundamental antes de comenzar tu rutina de ejercicios

Antes de apuntarse al gimnasio o requerir los servicios de un entrenador personal, es importante solicitar la opinión de tu doctor. Debes, antes que nada, estar informada o informado sobre el grupo de diabetes en el que te encuentras y sobre todo, de tu capacidad física y de las exigencias a las que puedes someter a tu cuerpo.

Por un lado, puede que creamos tener una excelente salud y sin saberlo "incubar" una enfermedad grave asintomática.

Puede que no sepamos que nuestra salud está amenazada.

Para nuestra seguridad, más vale efectuar una revisión con el fin de limitar el riesgo de accidentes cardiovasculares durante el entrenamiento deportivo.

Además, si ya sabemos que sufrimos de diabetes, una consulta médica antes de comenzar un entrenamiento deportivo permite conocer cuál deporte es el más adecuado a la enfermedad.

Así, tu doctor te puede ayudar a:

  • Determinar el ritmo y la intensidad del deporte que practicarás
  • Prevenir la aparición de episodios de hiperglucemia o hipoglucemia
  • Plantearte realizar un test de esfuerzo
  • Conocer las precauciones pertinentes que debes tomar antes de practicar actividad física
  • Comprobar la ausencia de contraindicaciones con otros medicamentos prescritos
  • Llevar un carnet de salud: controlar la glucemia, horarios alimenticios y enfermedades
  • Saber adaptar la dosis de insulina según la intensidad de la sesión.

Moverse mejora la condición física y la glucemia de las personas que padecen diabetes de tipo 2.

El interés de consultar un médico antes de recurrir a un entrenador personal es que si la persona diabética tiene antecedentes familiares, el profesional médico podrá orientar a su paciente hacia un tratamiento adaptado.

Si bien hacer deporte puede servir de tratamiento para la diabetes de tipo 2, hay que respetar el ritmo y la intensidad del deporte -según la glucemia-, el tratamiento dietético en el plano nutricional y la dosis de los medicamentos.

Además, el deporte también puede ayudar a tratar la hipertensión y reducir sus factores de riesgo.

Diabetes y entrenamiento físico: tips básicos antes de comenzar

Almendras en recipiente blanco
Las almendras están especialmente recomendadas para los diabéticos

Todas las personas debiésemos practicar deporte, más aun si presentamos alguna condición que ponga en riesgo nuestra salud. En el caso de la diabetes, siempre será beneficiosa la práctica de actividad física, adaptando la intensidad a cada cuerpo y estado de salud, pero lo cierto es hacer ejercicio resulta aun más beneficioso en el caso de la diabetes tipo 2, pues sólo ésta se asocia a insulino-resitencia y la base de su tratamiento es nada menos que el ejercicio.

La Asociación Americana de Diabetes, así como el Colegio Americano de Medicina Deportiva recomiendan que los y las pacientes con diabetes tipo 2 practiquen al menos 150 minutos de ejercicio moderado a la semana, agregando entrenamiento de fuerza dos o tres veces por semana.

El consejo número uno que se entrega a las personas que sufren de diabetes, aunque de seguro ya lo saben, es que mantengan controlado sistemáticamente su nivel de azúcar en ayunas, durante y después del esfuerzo físico.

Es un poco como ir mirando los retrovisores cuando vas conduciendo...

El enemigo de los diabéticos es la hipoglucemia (bajada del nivel de azúcar en la sangre por debajo de 4 mmol/L), que puede producirse incluso varias horas después del entrenamiento físico.

Aquí tienes algunos consejos que tendrás que respetar si eres diabético:

  • Pedir consejo médico, sobre todo si has sido sedentario durante mucho tiempo,
  • Evitar todo esfuerzo violento de corta duración: sustituir un sprint de algunos segundos por el jogging, el ciclismo, el tenis o el senderismo y haz pausas regulares,
  • Llevar siempre algo dulce, con el fin de evitar indisposiciones o el riesgo de hiploglucemia,
  • Llevar siempre el móvil,
  • Llevar el lector de glucemia, bandas para tratar la hipoglucemia y el carnet de diabético,
  • Informar a los allegados y a nuestro entorno antes de empezar a hacer deporte,
  • Comer glúcidos simples durante el esfuerzo,
  • No dudar en intercambiar sensaciones con el entrenador, que tiene que estar diplomado y por tanto con la capacidad de informar a su cliente,
  • Hidratarse debidamente,
  • Adoptar un programa nutricional dietético draconiano: prohibidos los pasteles, los azúcares añadidos, el azúcar con el café, etc., consumir comida bio y optar por carnes y pescados que no sean ricos en grasas,
  • Formar a tus allegados para que sean capaces de inyectarte insulina, en caso de hiperglucemia.

Ya se trate de una diabetes de tipo uno, dos, tres, cuatro o cinco, siempre hay que vigilar el nivel de azúcar en la sangre.

¿Sabías que el ejercicio físico también es bueno para tratar la depresión?

Los beneficios de hacer ejercicio para el control de la diabetes

Persona trotando por el parque
El deporte siempre trae muchos beneficios a la salud

Algunos problemas diabéticos se caracterizan por la baja producción de insulina segregada por el páncreas cuando la tasa de glucosa aumenta en la sangre después de una comida: es la diabetes de tipo 1.

Otros se caracterizan por una insuficiencia de receptores de las membranas celulares, de forma que la insulina no penetra en los músculos y vuelve a la sangre con una tasa de glucemia demasiado elevada.

Como ya hemos mencionado, hacer deporte contribuye en gran medida a regular este disfuncionamiento.

El deporte hace que el cuerpo humano posea más glucosa en la sangre antes de un entrenamiento deportivo de media hora que dos horas después.

El ejercicio físico influye en la diabetes: baja el nivel de glucosa en la sangre.

¿Quién no ha sentido hambre y sed después de una carrera relativamente intensa? Es porque el páncreas y el hígado reclaman azúcar y agua.

Moverse impide tener complicaciones con la diabetes, sea cual sea el tipo de deporte: cardio, stretching, pilates, step, ejercicios de refuerzo muscular, abdominales, zumba, natación, atletismo...

La actividad física contribuye a estimular la entrada de glucosa en las células musculares, porque el esfuerzo movilizado implica consumir más energía: las personas que sufren de diabetes de tipo 1 pueden reducir así la dosis de insulina.

Para la diabetes de tipo 2, el deporte -da igual el que sea o a qué nivel- tiene virtudes terapéuticas porque hace más eficaz la producción de insulina.

La frecuencia de enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y obesidad es menor entre los deportistas, porque el esfuerzo físico ayuda a crear tejidos musculares al tiempo que se queman las calorías nefastas para el organismo.

El sobrepeso o la obesidad son factores agravantes de la diabetes: cuanto mayor sea la cantidad de grasa en el organismo, más insulina necesitará el cuerpo.

Si el páncreas no logra producir la suficiente insulina para satisfacer esta necesidad, la persona corre el riesgo de desarrollar una diabetes: la grasa se fija a las células e impide que la glucosa penetre en los músculos.

Toda pérdida de peso, incluso limitada, tiene un efecto beneficioso para evitar la diabetes.

Para perder peso, hay que hacer deporte regularmente.

¿Qué rutinas de entrenamiento elegir cuando se padece diabetes?

Persona nadando en piscina olímpica
La natación mejora la aptitud cardiovascular, lo que es especialmente importante para quienes padecen diabetes, ya que tienen propensión a sufrir enfermedades al corazón

Según la OMS, el sedentarismo es un factor de riesgo mayor de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes.

Las personas que sufren de problemas de diabetes tienen que hacer deportes de baja intensidad que permitan realizar esfuerzos prolongados.

Ni sprints, ni escalada, salto en paracaídas, submarinismo...

Por el contrario, los diabéticos pueden practicar sin problema otro tipo de deportes:

  • Running
  • Caminata
  • Ciclismo
  • Natación
  • Tenis
  • Tenis de mesa
  • Deportes en equipo (fútbol, voleibol,  baloncesto, balonmano, etc.)

Es importante fijarse objetivos razonables según el metabolismo y el tipo de diabetes que se sufre.

Y si te interesa saber cómo el deporte ayuda a prevenir y tratar el cáncer, seguro que te gusta leer Deporte y Cáncer: ¿Entrenamiento Personal contra la Recaída?

Tomar entrenamiento personalizado para controlar la diabetes

Como te comentábamos, el tratamiento deportivo para la diabetes requiere de cuidados especiales y lo ideal, para que sea efectivo y para que reduzca al máximo el riesgo para tu salud, es que este conformado por una rutina especialmente diseñada para ti.

Pero, ¿dónde encontrar una escuela o institución deportiva que imparta rutinas personalizadas? Lo cierto es que es muy difícil.

Sin embargo, en Superprof contamos con cientos de personal trainers que trabajan a domicilio y que están disponibles en todo México.

Nuestra plataforma es precisamente un lugar virtual que reúne a todas aquellas personas que quieren recibir clases particulares y a todas aquellas que están disponibles para brindarlas, ¿no es genial? No tendrás sino que ingresar a nuestra página web, escribir el nombre de tu ciudad y a continuación escribir "Entrenamiento personal" en la pestaña que indica "Materia de clases".

A continuación se desplegarán ante ti todos y todas nuestros Superprofes de entrenamiento personal que estén disponibles en tu ciudad.

Contamos con nada menos que 6.042 profesores y profesoras particulares en todo México y cientos  de personas que se han inscrito para encontrar a través de nosotros a su profe ideal. Sólo en Ciudad de México tenemos 322 maestros de entrenamiento personal, mientras que en Ecatepec contamos con 236 maestros personal trainer, 78 en Monterrey y 58 en Guadalajara, por mencionar algunas.

Al ingresar a nuestra plataforma, podrás encontrar a tu profe ideal con rapidez, pues tendrás ante ti toda la siguiente información de cada persona que imparte clases particulares de deporte en tu ciudad:

  • Nombre
  • Fotografía
  • Metodología de enseñanza
  • Trayectoria académica y profesional
  • Currículum Vitae
  • Precio por hora de clases

Además, podrás buscar de forma personalizada, filtrando según las siguientes categorías:

  • Modalidad: para seleccionar si buscas clases individuales, grupales o ambas.
  • Materias enseñadas: en este caso, entrenamiento personal, pero también puedes agregar otras especialidades si las tienes, como nutriciónmusculaciónfitnessacondicionamiento físico, etcétera.
  • Niveles: ya sea básicointermedioavanzado, para niños y niñas, adulto mayor, todos los niveles, etcétera.

Además de todo lo anterior, podrás acceder a una importante información que te ayudará a seleccionar con confianza a tu personal trainer: las calificaciones y comentarios de quienes han tomado clases con ese profesor o profesora previamente. De este modo, podrás tener acceso a información de primera fuente acerca de la efectividad de sus clases, su calidad humana, el tipo de metodología que utiliza, entre otras cosas, teniendo certeza de estar escogiendo a un profesional recomendado.

El precio de una sesión de entrenamiento

Si te has animado a tomar clases de deporte, de seguro estás sacando cuentas mentales respecto a cuánto invertir en ellas. Y es que es cierto: el precio de cada una de estas clases es muy variable y cambia según diversos factores:

  • El nivel de estudios y preparación de cada personal trainer.
  • Si tu profesora o profesor de deportes cuenta o no con certificación oficial.
  • Los años de experiencia que posea en la práctica deportiva.
  • Si cuenta o no con especialización en el área que te interesa: deportes y diabetes
  • Los años de experiencia que posea haciendo clases de deporte.

De partida, siempre es recomendable que conozcas cuál es el costo promedio que se cobra en tu ciudad por clases particulares de entrenamiento personal. Sabemos que suena como algo prácticamente imposible de saber, pero, aunque no lo creas, existe una respuesta. La plataforma con la que trabajamos en Superprof nos permite manejar la información respecto a,  al menos, cuál es el costo promedio que cobran nuestros Superprofes por clases de entrenamiento personalizado en distintas ciudades de México.

Para que tú también puedas acceder a dicha información, sólo debes ingresar a nuestra plataforma y seleccionar el buscador. A continuación deberás indicar el nombre de tu ciudad y de la asignatura en la que buscas tomar clases particulares (en este caso, entrenamiento funcional). Luego de ello, nuestra página te mostrará el perfil de cada profesor y profesora particular disponible en tu ciudad, indicando junto a su fotografía el precio que cada uno y cada una de ellos y ellas cobra por una hora de clases como personal trainer.

Pero hay más. Además de conocer cuánto cobra cada profesor y profesora de forma individual, si vas a la parte superior de la página, arriba de los perfiles de nuestros Superprofes, encontrarás varias pestañas que te ayudarán a filtrar tu búsqueda según diferentes criterios, entre ellos, el precio de las clases particulares, donde además de poder especificar cuál es tu presupuesto máximo y elegir buscar sólo a aquellos profesores y profesoras que ofrezcan una primera clase gratuita, se te indicará el costo promedio de una clase de personal trainer en tu ciudad.

Es gracias a esta fórmula que podemos establecer con total certeza que el costo promedio por una hora de clases de personal trainer que se cobra en diferentes ciudades del país. Así, te contamos en que, por ejemplo, en Ciudad de México es de $244, mientras que en Mexicali es de $142, en Monterrey de $216, el Ecatepec de $229, en León de $134, en Toluca de $221, en Ciudad de Juárez es de $143, en Tijuana de $216, en Puebla de $174 y en Guadalajara es de $175. Como Superprof trabajamos en muchas más ciudades de México y esta información es sólo parcial. Si quieres saber cuánto se cobra en tu ciudad, sólo bastará que ingreses a nuestra plataforma y sigas los pasos que te indicamos anteriormente!

Como ves, de aquí se desprende otro punto que influye en el valor que podrás establecer para tus clases particulares de entrenamiento personal: la ciudad o Estado donde te encuentres. En cada región del país el costo de la vida es diferente y tú no podrás pasar por alto dicha información a hora de fijar tu tarifa.

Por supuesto, a la variante de ciudad, se le suma tu expertiz en temas de deporte y diabetes, así como tu experiencia haciendo clases y tu preparación académica.

Anímate a probar tus clases de deporte, si padeces de diabetes es lo mejor que puedes hacer! Además de limitar los riesgos de enfermedades vasculares, diabetes y cáncer, el deportista ex-sedentario va a poder esculpir su silueta y tener un vientre plano y abdominales.

¿Buscas un profesor de Entrenador personal?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 calificación(es)
Cargando…

Gaspard

Superprofe ocasional apasionado por la música y las nuevas tecnologías