«No consigo entender si es su hijo el que está haciendo progresos con el violín o si simplemente somos nosotros, que nos estamos acostumbrando» - Sommerset Maugham.

El violín tiene fama de ser uno de los instrumentos más difíciles de aprender. Los alumnos deben pasar muchas horas practicando para adquirir ciertas bases y todavía muchas horas más para conseguir dominarlo. Y los que quieren aprender desde casa se tienen que enfrentar muchas veces a un problema: que el ruido moleste a los vecinos.

Pero también existe una alternativa: aprender en una escuela o en un conservatorio de música.

Quizás el violín no sea uno de los instrumentos más populares entre los jóvenes, pero aun así sigue fascinando a muchos. En este artículo te explicamos cómo puedes aprender a tocar el violín en un conservatorio, la opción ideal para quienes buscan una formación oficial reglada y quieren iniciar su carrera en el mundo de la música.

Pero antes de adentrarnos en lo que necesitas para estudiar en un conservatorio, echemos un vistazo a los orígenes del violín.

Historia del violín

El violín es uno de los instrumentos más populares del mundo. Sus tonos expresivos se adaptan a una variedad de estilos musicales, desde rápido y furioso hasta lento y optimista. Al hacerse popular en el siglo XVI tanto con los plebeyos como con los nobles, el violín se ha mantenido como un instrumento universal y versátil.

El desarrollo del violín moderno fue gradual y complejo, evolucionando de una variedad de otros instrumentos de cuerda. La lira en forma de pera, encontrada en Europa en el siglo IX, se tocaba en posición vertical y se inclinaba.

La influencia del rabab de dos cuerdas, un violín árabe introducido en Europa occidental en el siglo XI, y el rebec de tres cuerdas, que apareció en España entre los siglos XI y XIII, probablemente como resultado de las Cruzadas, también se refleja en el violín moderno. La vielle francesa, como el rebec, generalmente se apoyaba debajo de la barbilla y era ampliamente utilizado por los trovadores en los siglos XIII al XV para acompañar el canto y el baile.

Los instrumentos de cuerda tienen una larga historia en la música folklórica, pero el violín se volvió más estandarizado después de ir a la corte.

La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que el violín de hoy surgió a principios del siglo XVI en el norte de Italia, un área que mantendría la tradición de fabricación de violín en los próximos siglos.

origen del violin
El sonido del violín ha fascinado al mundo durante años.

El arce y el abeto, los dos tipos de madera más favorecidos por los fabricantes de violines en ese momento y desde entonces, estaban fácilmente disponibles en la región de Lombardía. La ciudad de Brescia, ubicada al pie de los Alpes, fue la primera en sobresalir en la fabricación de violines, pero Cremona, hogar de los luthiers más famosos del mundo, Giuseppe Guarneri, Antonio Stradivari y la familia Amati, se convirtió en sinónimo de arte de hacer violín.

En febrero de 1539, el maestro artesano Andrea Amati arrendó (y luego compró) una casa y taller en Cremona que permaneció en poder de su familia durante 200 años y se convirtió en uno de los principales talleres de instrumentos musicales en Europa.

A principios de la década de 1560, Catherine de Médicis, la reina regente francesa, encargó a Amati que hiciera una variedad de instrumentos de cuerda para el Royal Ensemble. Se desconoce cuántos Amati fabricaron y entregaron, pero se cree que la escala de trabajo requerida finalmente estableció la forma básica y la construcción del violín moderno.

La creación de Amati tenía una caja de sonido de madera con dos aberturas en forma de F. Sintonizados para perfeccionar quintas, cuatro cuerdas se estiraron a lo largo del cuello del instrumento, donde se apretaron con clavijas. El taller de Amati fue una aventura familiar, ya que compartió los secretos de su oficio con sus dos hijos, Girolamo y Antonio. La dinastía se extendió a una tercera generación con el hijo de Girolamo, Nicolò, quien se convirtió en el maestro de dos de los fabricantes de violines más famosos: Andrea Guarneri y Antonio Stradivari.

El sonido del violín continuó expandiéndose a través de los siglos, abrazado por violinistas y virtuosos por igual. Durante el siglo XVII, el violín se convirtió en un instrumento importante en la orquesta, ya que compositores como Claudio Monteverdi lo incorporaron a sus composiciones. Compositores y músicos, como Antonio Vivaldi (1678-1741), Franz Joseph Haydn (1731-1809) y Niccolò Paganini (1782-1840), continuaron enfocándose en los sonidos de las cuerdas, dando mayor importancia al violín en el orquesta.

Alrededor de 1786, François Tourte creó el arco moderno, estandarizando su longitud y peso. La invención de la mentonera alrededor de 1820 hizo que el instrumento fuera más fácil de sostener y aumentó su rango para tocar. El mástil y el diapasón se alargaron e inclinaron en el siglo XIX, lo que permitió a los violinista tocar notas más altas, y la barra de graves se hizo más pesada para producir un sonido más grande y brillante.

Ya sea que suene dulce o triste, juguetón o sombrío, la capacidad del violín para evocar casi cualquier estado de ánimo ha ayudado a llevarlo hasta la cima.

Conservatorio para aprender a tocar el violín

Antes de nada debemos empezar por lo más básico: ¿Qué son los conservatorios? Bueno, los conservatorios son establecimientos públicos (y en algunos pocos casos privados) donde se imparten lecciones especializadas de música, y ocasionalmente de danza y otras artes.

Originalmente, los conservatorios surgieron para darle a los niños y jóvenes carentes de recursos u hogar, un modo de ganarse dignamente el sustento, enseñándoles a tocar uno o más instrumentos musicales.

Actualmente, los conservatorios, son establecimientos formales de enseñanza a donde acuden estudiantes deseosos de tomar lecciones dictadas por maestros o profesores de música profesionales. Entre los instrumentos que se aprenden a tocar en un conservatorio podemos encontrar el piano, la guitarra, el saxofón, el arpa, la trompeta, el clarinete, la flauta y dentro de la familia de cuerdas frotadas se encuentran el violín, el cello y el contrabajo.

Para poder acceder a un Conservatorio de música, la edad ideal y mínima es de 8 años; se ingresa pasando una prueba de aptitud en la que el aspirante no tiene por qué saber música pero sí debe demostrar que posee ciertas aptitudes musicales.

Una vez pasada esa prueba, y dependiendo de la puntuación alcanzada, cada aspirante puede elegir uno u otro instrumento, debido a que tienen preferencia los aspirantes que hayan sacado mejores resultados. A veces es frustrante para muchos pasar la prueba y tener que elegir el único instrumento que queda y no sea el que se desea aprender, esto debido a que las plazas son limitadas.

Aunque la metodología de enseñanza en los conservatorio ha cambiado y evolucionado con el tiempo, no hay que olvidar que la interpretación musical de este tipo de institución está enfocada en ciertos géneros musicales específicos por lo que las lecciones, piezas y métodos pueden parecer un poco arcaicos o demasiado estrictos particularmente en los grados más avanzados.

Los niveles/grados de enseñanza musical en un Conservatorio

Se necesita mucho estudio, dedicación y disciplina para poder llegar a dominar un instrumento. Erróneamente se cree que con el talento es suficiente y aunque esto tiene algo que ver, es mucho más importante la dedicación y empeño de cada alumno.

El tiempo invertido de un músico en su instrumento se ve reflejado en el escenario. Sin duda alguna, un violinista virtuoso ha comenzado con sus estudios musicales desde muy temprana edad. Considerando esto, los estudios musicales se dividen en tres grados o niveles que han sido establecidos por diferentes instituciones, y aunque cada conservatorio lleva su propio plan de trabajo, estos suelen ser casi idénticos en todos los conservatorios.

como entrar al conservatorio de musica
Estudiar en un conservatorio es el nivel más alto al que puedes aspirar.

El Grado Elemental, estudios para Iniciación Musical. Normalmente, los estudios de nivel inicial están conformados por dos programas educativos. El Centro de Iniciación Musical Infantil con duración de tres años y el Curso Propedéutico con duración de un año, este último está dirigido a personas sin antecedentes musicales. En el curso de iniciación infantil se estudian semanalmente cuatro horas de solfeo particularmente importantes para que los pequeños músicos se familiaricen con los símbolos del lenguaje musical, además de una hora de instrumento (en este caso violín) y dos de apreciación musical.

Para comenzar con los estudios musicales, la edad mínima de ingreso es de ocho años y es necesario realizar una prueba donde se evalúan la aptitud musical, la sensibilidad auditiva y la psicomotricidad de cada aspirante.

En el Grado  Medio Superior los estudiantes de violín reafirman sus conocimientos básicos y al mismo tiempo adquieren habilidades que les permitirán aprovechar al máximo su instrumento. La edad de ingreso para comenzar en esta etapa de formación musical oscila entre los 13 y 16 años (esto solo en caso de violín, en otros instrumento el rango de edad varía).

En cuanto a habilidades prácticas con el instrumento, los requisitos de ingreso en este grado de estudios son:

  • Contar con la formación básica de teoría y práctica musical
  • Tener compromiso e interés hacia el estudio de la música de manera formal
  • Demostrar capacidad y aptitudes auditivas y de memoria musical
  • Contar con una adecuada coordinación psicomotriz
  • Conocimientos básicos de la 1 a la 4ta posición en las posiciones del violín
  • Uso de desmangues en escalas mayores y menores
  • Uso del arco con diferentes combinaciones rítmicas

El método para validar los puntos anteriores es generalmente un examen en tres partes: práctica, teórica y auditiva, adicionalmente cada aspirante debe tocar dos movimientos contrastantes de alguna de las sonatas de Handel, Vivaldi o Veracini, o una escala en tres octavas con sus respectivos arpegios en dobles cuerdas.

El Grado Profesional o Licenciatura en violín es el punto donde culminan los estudios musicales, la oferta en los conservatorios se reduce por lo que hay más demanda para los lugares que hay  disponibles, de igual manera que en el nivel medio superior, se accede tras superar una serie de pruebas que sirven para medir el nivel instrumental y de lenguaje musical de los alumnos.

La edad de ingreso para los estudios de licenciatura en violín es a partir de los 18 años, entre los temas recurrentes para el examen de admisión están:

  • Cualidades del sonido: altura, duración, intensidad y timbre.
  • Conceptos de frecuencia y amplitud de onda (sus unidades respectivas) y su relación con las cualidades del sonido.
  • Concepto de columna de armónicos (conocer el orden de los armónicos hasta el número 16, a
  • partir de cualquier sonido).
  • Nomenclaturas de los sonidos musicales: a) basado en letras y b) basado en sílabas. 
  • El sistema de claves musicales: claves de sol en 1ra y 2da líneas; claves de fa en 3ra y 4ta líneas; claves de do en 1ra, 2da, 3ra y 4ta líneas.
  • Índices acústicos. Concepto y nombre de diversos índices, incluyendo cómo se representa en cada uno de ellos al do central del piano.
  • Compases. Clasificación por su número de tiempos binarios, ternarios y cuaternarios
  • Conceptos de intervalo simple, compuesto, complementario, melódico, armónico y enarmónico.
  • Construcción y reconocimiento de cualquier intervalo (mayor, menor, justo, aumentado y disminuido) a partir de cualquier nota.

Además de los conocimientos teóricos referidos anteriormente; se deben presentar diversas piezas como audición, en el caso de violín, las piezas sugeridas cambian cada año y varían entre cada institución. Entre los más recurrentes se encuentran estudios de alguno de los siguientes métodos: Rode, Dont (Op. 35) o Mazas libro III Etudes d’artistes. Y destacan los conciertos: Bruch en Sol menor, Vieuxtemps o Wieniawski.

estudiar violin en conservatorio
Tu dedicación al estudiar violín debe ser muy grande.

Como puedes darte cuenta los requisitos aumentan bastante y, aunque la terminología parece muy compleja; todos esos conocimientos son adquiridos a detalle en los niveles anteriores de aprendizaje. Una formación constante desde una edad temprana asegurar tu lugar en alguno de los conservatorios más importantes no solo de México.

La duración de la licenciatura generalmente tiene una duración de 5 años (con un  año de propedéutico en la mayoría de los casos).

Tras la superación de cada grado, los alumnos obtienen una titulación oficial. De hecho, el certificado de Grado Superior equivale a una licenciatura o título universitario.

En México tenemos la suerte de contar con Conservatorios de Música (de distintos Grados) en casi todas las ciudades o núcleos urbanos, destacando la Ciudad de México y Guadalajara con el mayor número de estos.

Los primeros cursos (que constituyen el Grado Elemental y el Profesional) están pensados para que los alumnos reciban la formación instrumental necesaria. Para ello, cursan asignaturas muy diferentes y completas, como conjunto instrumental, coro, lenguaje musical, armonía, música de cámara, orquesta, composición, fundamentos de composición, improvisación, literatura e interpretación en el instrumento musical, acompañamiento, y un larguísimo etcétera.

Al igual que ocurre en los colegios e institutos, estas asignaturas están dividas en materias troncales, específicas (dependiendo de la modalidad elegida por el alumno) y optativas.

En el Grado Superior, los alumnos se pueden especializar en materias como composición, pedagogía musical, dirección de orquesta, etc.

Como ves, aprender a tocar el violín en un conservatorio no es únicamente una forma de disfrutar con la música y los instrumentos, sino que se trata de una formación pensada para formar músicos profesionales. De hecho, durante sus estudios, pese a que los alumnos tienen un instrumento principal, aprenden también a tocar otros: piano, guitarra, contrabajo, gaita, flauta travesera, oboe, etc.

De hecho, entre las especialidades instrumentales ofertadas en los conservatorios encontramos: acordeón, arpa, clarinete, contrabajo, flauta de pico, gaita, guitarra, oboe, percusión, saxofón, trombón, trompa, trompeta, tuba, viola, violín y violonchelo, por ejemplo.

Por otra parte, aprender a tocar el violín en un conservatorio te servirá para adquirir una buena base e incluso descubrir el solfeo, que te permitirá leer partituras de música como si de un libro se tratase.

¿Te gustaría apuntarte a un curso de violin?

Por qué estudiar violín en un conservatorio

Famosos por su carácter estricto y riguroso, los conservatorios de música son los lugares por excelencia para aprender a tocar el violín (o cualquier otro instrumento).

Una de las razones principales por la que la demanda es alta en los conservatorios de México es por su costo, en gran parte solventando por la Secretaría de Cultura, esto hace los estudios musicales prácticamente gratuitos (independientemente del costo de los exámenes de admisión).

Como ya se mencionó, las plazas suelen ser muy limitadas y se ajustan a la superación de una prueba de acceso para cada uno de los Grados formativos.

En los conservatorios, lo primero que se aprende es solfeo, que nos permite entender la música en su totalidad y conjunto, lo que luego nos permitirá no solo tocar con más facilidad, sino también componer e incluso improvisar, unas competencias clave en el mundo de la música. De hecho, el solfeo es clave: nos permite comprender la teoría musical, las gamas, los acordes, cada una de las notas, estimula nuestro oído musical.

entrar a un conservatorio
Aprender violín es una inversión para toda a vida.

A lo largo de su formación musical, los estudiantes deben superar distintas pruebas y exámenes, lo que les obligará a trabajar de manera intensa y regular.

Por otra parte, los conservatorios ofrecen una formación íntegra a un precio muchísimo más asequible que las clases particulares a domicilio, los cursos en escuelas de música o las academias particulares donde si es necesario pagar colegiaturas (aunque una de las ventajas es que no existen requisitos previos de ingreso).

El conservatorio es además el lugar ideal para crear un vínculo social con otros apasionados de la música; la mayoría  de ellos futuros músicos profesionales.

Es muy probable que al estudiar en un conservatorio seas compañero de clases de quién será tu futuro director de orquesta  o compañero en la sección de cuerdas. De hecho, muchos compositores buscan nuevos talentos en los conservatorios para llenar las sillas que quedan disponibles en sus respectivas orquestas, ¡puede ser una oportunidad estupenda!

La música es un arte que se vive en grupo, algo que quizás no permiten las clases particulares a domicilio. Otra forma de aprender en grupo es recurriendo a las clases de violín en asociaciones.

El desarrollo de las clases de violín en un conservatorio

Una vez superadas las pruebas correspondientes (tras el estricto escrutinio de un selecto jurado), los alumnos empiezan las clases de música de los conservatorios en el mes de septiembre, como cualquier otro curso académico.

En el primer ciclo, los más pequeños aprenden las bases de los estudios artísticos. El objetivo principal es que hayan empezado a conocer su instrumento, que tengan un buen equilibrio cuerpo-instrumento, que dominen la coordinación de ambas manos, que sujeten bien el arco, que sepan afinar el violín y que hayan aprendido a leer partituras (aunque sea de manera básica).

También deben saber cómo cuidar su instrumento de cuerda y deben haber aprendido a tocar en público algunas piezas, ya sea en solitario o acompañados.

En la segunda etapa, los alumnos van profundizando sus conocimientos y van adquiriendo ciertas técnicas (vibrato, pizzicato, col legno, etc.).

Musicalmente, en los conservatorios se hace especial hincapié en la teoría y en el aspecto estético de la música.

Durante la tercera etapa, los alumnos (que llegado este momento ya habrán estado tocando el violín desde hace unos 10 años), serán totalmente autónomos y habrán aprendido a interpretar piezas complejas con gran calidad.

Tras este pequeño recorrido por el aprendizaje progresivo de los conservatorios, entendemos por qué un alumno (a no ser que provenga de una familia de músicos, o que tenga un talento natural) no conseguirá adquirir un nivel plenamente profesional con el violín si aprende solo de manera autodidacta.

La mejor forma de incursionar de manera profesional en la interpretación del violín es definitivamente hacerlo cuanto antes.

Así, para los que prefieren aprender música sin formar parte de un conservatorio existen otras opciones, como las aplicaciones de violín, con las que aprendes a tocar a tu propio ritmo, de manera autodidacta.

¿Buscas un profesor de Violín?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5, 1 votes
Cargando…

Valeria Superprof

Superprofe, comunicóloga y apasionada del estilo de vida.