Ser estudiantes significa muchas veces tener un presupuesto ajustado para cubrir cuotas escolares, además de aquellas del hogar, así que buscar la manera de economizar en comidas es una gran forma de no rebasarlo.

Puede ser un gran reto proponerte comer con sólo 200 a 300 pesos a la semana, pero es completamente alcanzable. ¿Qué puedes hacer para no gastar de más en comidas? A continuación te damos muchos consejos para cumplir con tus metas económicas.

Primero, necesitas elegir alimentos sabiamente. Por ejemplo, comprar un pollo rostizado completo cuesta alrededor de 85 pesos y con él puedes aprovechar toda la carne para diferentes comidas durante la semana: sándwiches, ensaladas, guisados, y lo más importante, en lugar de tirar los restos, o sea, los huesos, puedes usarlos para hacer caldo de pollo, que también te servirá para muchos otros platillos.

pollo comida barata
Aprovecha hasta los huesos del pollo para hacer caldo y evita el desperdicio. Fuente: Gabriel Garcia Marengo, Unsplash

Aprovechar de esta forma los alimentos no sólo es una gran forma de ahorrar en cuanto a comidas, sino que además evitarás el desperdicio innecesario de comida.

¿Sabías que en México se desperdicia 37% de los alimentos que se producen? Es decir, unos 10 millones de toneladas de comida al año.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), frutas, vegetales y productos de panadería son los alimentos más desperdiciados en términos de toneladas.

Otra forma de mantener un presupuesto ajustado es comer menos carne. Si crees que por esta razón te faltará la proteína en tus comidas, hay muchos otros alimentos que cuenta con ella y que son mucho más baratos, por ejemplo, el huevo, los frijoles, los garbanzos e incluso la crema de cacahuate, la cual acompañada de algún cereal es una proteína completa.

Una tercera forma de ahorrar dinero en alimentos es preferir preparar desde cero que comprar enlatados, por ejemplo, los frijoles, que aunque te tomarán un poco más de tiempo cocinarlos tú mismo, será más económico e incluso podrás congelarlos después.

Otro caso de alimento rendidor, como el pollo, son los huevos. Aprende a cocinar huevos (revueltos, omelettes, fritos, escalfados, cocidos). El huevo va bien con verduras o frutas o simplemente con una tostada y aguacate, además de que saben muy bien en sándwiches. Una docena de huevos regulares cuesta alrededor de 28 pesos, tienen alrededor de 100 calorías cada uno y 6 gramos de proteína. Si está tratando de perder peso y tienes poco dinero, huevos y verduras al vapor será una comida rápida, fácil y barata.

comidas faciles con huevo
El huevo es una gran fuente de proteína, es económico y va bien con muchos otros ingredientes. Fuentes: Modernista Magazine, Unsplash

Una opción para tener comida toda la semana y no gastar más es dividirla en porciones más pequeñas y congelarlas para usarlas después. Esto funciona muy bien con carnes, pero también es una gran forma de preparar comidas para estudiantes, pues si cocinas varios alimentos en un día y luego los porcionas, podrás tener varias opciones para comer sin un gasto extra en la semana.

Comprar alimentos de temporada también te ayudará a economizar, pues las frutas que no están en su momento del año suelen ser más caras.

Finalmente, tómate el tiempo de planear tus comidas caseras, aparta un día para prepararlas y guarda todas en porciones individuales para cada día de la semana. Todos estas pequeñas recomendaciones requieren de un compromiso contigo, pero te aseguramos que te ayudarán a comer comidas fáciles y baratas para estudiantes que tienen que cumplir con un presupuesto.

Congelar comidas para llevar un plan nutricional semanal

Congelar alimentos crudos, ya cocinados e incluso guisados tiene muchísimas ventajas para la vida estudiantil, como evitar tener que ir de compras cada día, planificar el menú semanal, limitar el desperdicio de alimentos.

Sin embargo, el congelador está infrautilizado en la mayoría de las casas, según un estudio de la FSA, la agencia británica de alimentación. ¿Por qué? Porque muchos de nosotros desconocemos qué se puede congelar, cuándo podemos hacerlo y cómo.

Casi todo se puede congelar, aunque se cree que alimentos como la leche, el huevo y ciertas frutas y verduras no se deben meter al congelador.

como congelar comida
No saber qué comidas se pueden congelar o como hacerlo es la razón por la que no se usa el congelador. Fuente: Dev Benjamin, Unsplash

Lo importante es cómo hacerlo. Para la leche, el truco está en darle tiempo de descongelarse dentro del refrigerador, mientras que para el huevo, el secreto está en hacerlo sin cáscara, en envases de vidrio con cierre de goma; después de descongelarlos en el refrigerador, lo más recomendable es comerlos lo antes posible.

Por su parte, las hortalizas de hoja verde también pueden meterse al congelador, siempre y cuando se hayan escaldado antes y se guarden en bolsas herméticas, al igual que las frutas, para evitar que pierdan el agua que las conforman.

Por último, aunque no es recomendable congelar, descongelar y volver a congelar, esto puede hacerse si el descongelamiento se hace de preferencia dentro del refrigerador; además hay que considerar que la descongelación aumenta el crecimiento bacteriano y, por lo tanto, en el recongelado la pieza estará más contaminada y deteriorada.

Lista de súper para comidas fáciles y baratas

Ir al supermercado a hacer las compras siempre sale mejor cuando lo planeas. Es bien sabido que si vas sin una lista, lo más seguro es que gastes de más y compres artículos innecesarios o de sobra, y no se diga si realizas estas compras con hambre, pues puedes tomar muy malas decisiones.

Por eso, lo mejor es prepararse con una lista de básicos para tener en la semana, además de planear tus comidas y saber qué ingredientes necesitarás para prepararlas.

Entre los básicos, puedes siempre apuntarte frutas y verduras, alimentos con proteína, granos y enlatados, por ejemplo:

  • plátano
  • manzanas
  • frutas de temporada
  • papas
  • chayotes
  • cebolla
  • jitomate
  • pepino
  • pollo
  • atún en lata
  • huevo
  • jamón
  • queso
  • pan de caja
  • frijoles, arroz o lentejas

Con estos ingredientes puedes hacer desayunos, comidas y cenas sencillas, y complementarlas con aquellos alimentos más planeados para tu semana.

Cocina fácil: recetas para estudiantes universitarios

Buscar recetas fáciles y baratas es una buena manera de comenzar a ahorrar dinero en comidas. Estas que te dejamos aquí te servirán mucho para aprovecharlas al máximo, como cocinar un pollo entero, y también para poner en práctica comidas sin carne, pero igual de sustanciosas, como las que te proponemos con verduras.

Pollo a la naranja en estufa

recetas con pollo para estudiantes
El pollo es la carne más consumida en México. Fuente: Tim Bish, Unsplash

El pollo es la carne por excelencia que prefieren los mexicanos y tan solo en 2018 representó 47% del consumo total de carne en el país, de acuerdo con el Consejo Mexicano de la Carne (Comecarne). Si te animas a probar esta receta, no olvides usar toda la carne del pollo y aprovechar después el hueso para hacer un poco de caldo y usarlo en otros guisados o comidas.

Ingredientes

  • 1 pollo entero
  • sal y pimienta al gusto
  • naranja en rodajas
  • limón en rodajas
  • ramas de romero
  • 2 cucharadas de ajo finamente picado para la salsa
  • 1 taza de mermelada de naranja para la salsa
  • 1/2 taza de salsa BBQ para la salsa
  • 1/4 de taza de salsa de soya para la salsa
  • 1/4 de taza de mantequilla derretida para la salsa
  • 1 1/4 tazas de jugo de naranja para la salsa
  • 1/2 taza de jugo de limón para la salsa
  • 3 cucharadas de mantequilla para dorar el pollo
  • 1/2 taza de cebolla morada en tiritas para el pollo
  • 1 1/2 tazas de papa cambray en mitades para el pollo

Coloca el pollo sobre una tabla y salpimienta por todas partes. Agrega unas rodajas de naranja, de limón y unas ramas de romero en el interior del pollo; con ayuda de hilo cáñamo, junta las patitas y amárralas para darle forma. Reserva.

Mezcla el ajo, la mermelada de naranja, la salsa BBQ, la salsa de soya, la mantequilla derretida, el jugo de naranja y el jugo de limón, hasta incorporar por completo. Reserva.

En una cacerola, derrite mantequilla, coloca el pollo y fríelo por ambos lados por unos minutos. Vierte la mezcla anterior sobre el pollo hasta cubrir por completo, coloca el resto de rodajas sobre la cacerola, incluye la cebolla, las papas cambray y el resto de romero. Tapa y coloca sobre la estufa, cocina por 75 minutos a fuego medio.

Chayotes con jamón, queso y crema

Un kilo de chayote cuesta alrededor de 20 pesos y esta es una verdura muy fácil de cocinar, con un gran sabor. Esta receta requiere de 4 ingredientes y se prepara en sólo 2 pasos.

Ingredientes

  • 6 chayotes cortados en cubos medianos
  • 2 tazas de crema
  • 1 taza de queso manchego rallado
  • 2 tazas de jamón cortado en cuadros medianos
  • sal y pimienta al gusto

En una olla con agua hirviendo, coloca los chayotes y cocínalos a fuego medio por 15 minutos. Enfría y reposa. Mezcla los chayotes con la crema, el queso manchego, el jamón, la sal y la pimienta.

Tortitas de papa con jamón

La papa es un alimento que da saciedad, además de que un kilo cuesta alrededor de 15 pesos. Cocina las papas con cáscara para que no absorban demasiada agua y no te cueste trabajo formar las tortitas.

Ingredientes

  • agua
  • 4 papas enteras, con cáscara
  • 1/2 taza de mantequilla derretida
  • sal y pimienta al gusto
  • 1/2 taza de fécula de maíz
  • 1 taza de jamón en cuadritos
  • 1 huevo
  • 6 cucharadas de aceite para freír las tortitas

En una ollita a fuego medio, cocina las papas con el agua por 25 minutos, o bien, hasta que estén suaves. Escurre, deja enfriar y reserva.

Sobre una tabla, pela las papas y con ayuda de un machacador, aplasta hasta tener una consistencia pastosa; añade la mantequilla, sazona con sal y pimienta, agrega la fécula de maíz, el jamón, el huevo y mezcla hasta integrar completamente. Forma tortitas con ayuda de una cuchara y reserva.

En un sartén a fuego bajo, calienta el aceite y cocina las tortitas hasta que estén doraditas. Coloca sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Con estas recetas tendrás siempre una opción para preparar comidas rápidas que cualquier universitario puede hacer y cumplir tu presupuesto sin tener que sacrificar una dieta saludable semanal.

¿Buscas un profesor de Cocina?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 calificación(es)
Cargando…

Eloísa

Redactora digital de estilo de vida.