El desayuno es sin duda la parte más importante del día. Tener un buen desayuno rompe con el ayuno nocturno y nos ayuda a reponer los niveles de glucosa en la sangre, pero no solo eso, los beneficios de tomar un buen desayuno antes de comenzar con nuestras actividades diarias son muchos…

Un buen desayuno contribuye a tener menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y obesidad, de la misma manera contribuye a ser más productivo en el trabajo, en la escuela y en las actividades diarias.

Destinar tiempo para planificar y llevar a cabo el desayuno es una actividad necesaria; una excelente opción para evitar retrasos u omisión del desayuno es levantarse con anticipación o preparar los alimentos desde la noche anterior.

Pero hay de desayunos a desayunos, y aunque la pizza fría del día anterior puede ser deliciosa, puede no ser la mejor opción para comenzar tus actividades, ya que no aportará los nutrientes necesarios.

¿Cuál podría ser una buena opción para desayunar?

Hay algunos alimentos que definitivamente son mejores que otros para comenzar el día: pan y cereales integrales que le brindan al cuerpo fibra y carbohidratos que aportan energía, vitaminas y minerales.

Las tortillas, avena o amaranto natural, lácteos bajos en grasa que aportan proteínas, calcio y vitaminas, quesos frescos, leche sin endulzantes o yogurt natural sin azúcar.

Frutas que proporcionan agua, vitaminas, minerales y fibra. De preferencia frutas acorde a la temporada.

Además, debemos incluir un alimento que sea fuente de proteína, ya sea de origen vegetal o animal, como: huevo, frijoles, garbanzos, lentejas.

En la cocina mexicana existe una gran cantidad de recetas que harán de cada desayuno una experiencia única y deliciosa.

Huevos Rancheros

Los huevos rancheros son un plato tradicional mexicano que podemos preparar en menos de 20 minutos. La receta tradicional y la más sencilla de huevos rancheros consiste en uno o dos huevos fritos con salsa roja picante sobre una tortilla que puede ir acompañado por maíz, aguacate o incluso guacamole, también lleva chiles serranos, salsa verde, un delicioso pico de gallo y frijoles refritos.

Ingredientes para unos deliciosos huevos rancheros:

  • 4 tomates rojos maduros
  • 2 chiles serranos
  • ½ cebolla blanca o morada
  • 1 diente de ajo
  • 2 huevos
  • 2 tortillas de trigo o de maíz
  • Aceite de oliva
  • Cilantro fresco
  • Sal al gusto, opcional sal o polvo de ajo molido
  • Acompañamientos clásicos: frijoles refritos, carne molida, aguacate, pico de gallo.
receta huevos rancheros
El huevo es una excelente fuente de proteína.

Preparación para la salsa de los huevos rancheros:

  1. Para empezar, lavamos bien los tomates y los pelamos. Pelamos el diente de ajo y hervimos en una cazuela durante 10 minutos con los chiles serranos y los tomates pelados.
  2. Aunque muchas recetas omiten este paso, pues podemos hacerlo todo a la sartén sin hervir, la salsa quedará más fina y sabrosa si realizamos este procedimiento.
  3. Retiramos de la cazuela y picamos todo en trocitos pequeños, a los chiles les retiramos las semillas, si te gusta el picante demasiado, siempre las puedes dejar, reservaremos para después.
  4. Pelamos la cebolla y la cortamos en trocitos pequeños, hacemos lo mismo con el cilantro y lo reservamos para el final
  5. En una cazuela o sartén grande añadimos el aceite de oliva y calentamos a fuego medio.
  6. Troceamos muy fina la cebolla y sofreímos en la sartén con una pizca de sal hasta que comience a cambiar de color. Ponemos el resto de ingredientes en la sartén y lo sofreímos lentamente. Removemos de vez en cuando, cuando esté en el punto de cocción que más nos guste, lo retiramos y reservamos caliente, dependiendo de cómo sean los tomates puede ser necesario añadirle agua a la cocción, pero si están maduros no hará falta, quedarán perfectos.

Preparación de los huevos rancheros y presentación final

  1. En otra sartén, ponemos unas gotas de aceite de oliva, la calentamos y doramos las tortillas. Una a una, por ambas caras. Las retiramos y las reservamos.
  2. Cascamos los huevos y los freímos en otra sartén con un poquito de aceite de oliva, no mucho, deben quedar como huevos al plato. Pero con cuidado de no molestar a la yema, la queremos entera y poco cuajada.
  3. Agregamos una pizca de sal y pimienta a las yemas del huevo, podemos añadirle polvo de ajo para añadir más sabor. Ya tenemos todos los ingredientes listos para montar nuestro plato.
  4. Colocaremos los huevos fritos encima de las tortillas calientes, que servirán a modo de plato y sobre ellos servimos la salsa.

Estos huevos admiten tantas variaciones como familias y cocineros, hay quienes le añaden unos frijoles refritos, arroz blanco hervido, carne molida, aguacate, todo depende del gusto de cada cocinero. Una variación de este delicioso desayuno serían los huevos divorciados; la diferencia consiste en que cada huevo va acompañado de una salsa distinta (verde y roja).

¿Te gustaría aprender a cocinar pastas?

Chilaquiles verdes

Los chilaquiles se preparan a base de trocitos de tortilla de maíz fritos (o tostados), y se bañan en salsa de chile verde o roja. Pueden llevar huevos, pechuga de pollo deshebrada, chorizo y hasta un buen trozo de cecina u otros tipos de carnes como cochinita pibil.

Los tipos de chilaquiles que encontrarás en México son muy diversos, ya que hoy en día los cocineros utilizan cualquier salsa, por ejemplo la salsa de mango con habanero, si te gustan los chilaquiles picantes o salsa de tamarindo para algo un poco dulce. Por supuesto, los chilaquiles más comunes son los que tienen salsa roja o verde.

Ingredientes para chilaquiles verdes:

  • 12 Tortillas cortadas en seis u 8 triángulos preferiblemente tortillas secas dejadas en la encimera la noche anterior.
  • 1/3 taza de aceite vegetal
  • 1 1/2 taza de pechuga de pollo cocida y desmenuzada
  • 1/2 taza de crema mexicana
  • 1/2 taza de queso panela fresco
  • 1/3 taza de cilantro picado para adornar
  • 2 rodajas de cebolla morada
  • 1/2 kilo de tomatitos verdes
  •  2 o 3 chiles serrano
  • 1 diente de ajo
chilaquiles verdes receta
Los chilaquiles puedes acompañarlos con pollo, chorizo, cochinita...

Procedimiento para la salsa verde:

  1. Cocina 1/2 kilo de tomatitos, 2 o 3 chiles serrano y 1 diente de ajo en una cacerola cubierta con agua; cocina a fuego lento durante unos 12 a 15 minutos hasta que estén suaves y cocidos, ahora debemos escurrir el agua, reservando 1/4 del líquido de cocción.
  2. En una licuadora, licúa los chiles, los tomatitos y el ajo, agrega el agua reservada si es necesario para obtener una textura menos espesa. Dejar a un lado por el momento.

Procedimiento para los chilaquiles:

  1. Calienta dos cucharadas de aceite en una sartén grande y empieza a freír las tortillas hasta que estén doradas y crujientes, por partes. Es posible que tengas que hacer 2 o 3 lotes para evitar que se amontonen en la sartén; escurre las tortillas sobre toallas de papel. Repite el proceso con el resto de las tortillas agregando aceite conforme se necesite.
  2. Limpia la sartén con una toalla de papel, a su vez coloca el fuego a medio y agrega dos cucharadas de aceite.
  3. Añade la salsa y deja cocer durante 5 minutos. Sazona la salsa con sal.
  4. Revuelve con cuidado las tortillas para evitar que se rompan. Añadir el pollo (si estás usando) y cubre con la salsa. Cocina durante 2 minutos más.
  5. Sirve adornando con queso desmenuzado, cilantro, cebolla y cubre con la crema, además puedes servir con "frijoles refritos". El aguacate es también una buena opción para acompañar.

Una receta, que más bien parece remedio mágico, para curar la resaca. Mira otras recetas de chilaquiles en nuestro artículo especial.

Huevos a la mexicana

Los huevos a la mexicana es un platillo típico del país, el cual consta en una fritada de huevos de gallina, tomate, cebolla y chile.

Ingredientes:

  • 6 huevos grandes
  • 4 cucharadas de aceite
  • 1 taza de jitomate finamente picados, sin pelar
  • 3 cucharadas de cebolla finamente picada
  • 4 chiles serranos finamente picados
  • Pimienta y sal al gusto
huevos a la mexicana
Un desayuno sencillo y rápido de preparar.

Preparación:

  1. Comenzamos por cascar los huevos y los agregamos en un recipiente, mézclalos con un poco de sal (no es necesario batirlos).
  2. En un sartén grande calentamos aceite y añadimos los tomates rojos, cebolla, chiles,  debemos mezclar bien, y freír a fuego lento. Será necesario revolver de vez en cuando, durante 3 o 4 minutos o hasta que la mayor parte del líquido se haya evaporado.
  3. Ahora sí, es momento de añadir los huevos y revolver constantemente hasta que estén firmes, como 4 minutos. Finalmente serviremos con tortillas de maíz y una porción de frijoles refritos a un lado.

Molletes de pollo al chipotle

Los molletes son un platillo muy rico e increíblemente rápido de preparar, perfecto para el desayuno. Los molletes con queso son un platillo versátil ya que puedes agregar diferentes ingredientes y hacer deliciosas variantes: con tocino, con huevo, chorizo o incluso cochinita pibil.

Esta receta de molletes con pollo y chile chipotle es perfecta para comenzar bien el día.

Ingredientes:

  • 1/2 taza de tocino finamente picado
  • 3 cucharadas de cebolla finamente picada
  • 1 cucharadita de ajo finamente picado
  • 2 tazas de pollo en cubos
  • al gusto de sal y pimienta
  • 3/4 de taza de crema ácida
  • 1/4 de taza de leche evaporada
  • 2 cucharadas de chile chipotle molido
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 taza de frijoles refritos
  • 1 cucharadita de comino
  • 5 bolillos
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 1 1/2 tazas de queso manchego rallado
  • 1 aguacate en rebanadas
  • 1/4 de cebolla morada fileteada
receta molletes con chipotle
Una receta que valdrá la pena el tiempo y esfuerzo.

Preparación:

  1. Para el relleno, en un sartén profundo a fuego medio fríe el tocino hasta que esté crujiente, a continuación agrega la cebolla, el ajo y cocina por 3 minutos. Añade el pollo, sazona con sal y pimienta y cocina hasta dorar.
  2. Agrega la crema, la leche evaporada y el chile chipotle molido y cocina hasta espesar, rectifica sazón y reserva.
  3. Calienta los frijoles con aceite en un sartén a fuego medio y sazona con comino, sal y pimienta. Reserva.
  4. Corta los bolillos por la mitad, retira el migajón si lo deseas y unta con un poco de mantequilla. Calienta en una sartén o en un comal y tuesta los panes a fuego medio hasta dorar.
  5. Para el armado, unta en cada bolillo un poco de frijoles, agrega el pollo y coloca el queso manchego.
  6. Coloca en una sartén por 10 minutos o hasta que el queso se derrita. Retira y sirve con rebanadas de aguacate, cebolla morada y la salsa de tu preferencia.

¡Salir de casa sin desayunar será cosa del pasado! Si quieres aprender a preparar más desayunos, busca un profesor particular de cocina en Superprof. El costo promedio de la clase es de $234 pesos, nuestros maestros dan su primer clase gratis.

¿Te gustaría aprender todo sobre el pozole? Aprende a preparar este platillo tan delicioso.

¿Buscas un profesor de Cocina?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5 - 1 calificación(es)
Cargando…

Sandra

Licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Editora web de cultura pop, viajes, educación, feminismo y estilo de vida.